Miércoles. 21.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 21.11.2018
El tiempo

La LU-862 en Viveiro y la N-634 son las vías con más siniestros de A Mariña

Obras en la N-642. IRIA L.V. (AMA)
Obras en la N-642. IRIA L.V. (AMA)

Estas dos carreteras acumulan 37 de los 75 heridos leves registrados en los principales viales de la comarca hasta el pasado 31 de agosto

La carretera mariñana que más accidentes ha registrado en los tres últimos años es la LU-862, entre Viveiro y el Alto do Castelo. En la misma ciudad del Landro también le sigue a cierta distancia, en cifras de accidentalidad de carácter leve, la LU-540. Además muestran registros preocupantes la N-634, que este año experimentó un repunte; la N-642 y la Autovía del Cantábrico (A-8). Hasta el pasado 31 de agosto, la Jefatura Provincial de Tráfico contabilizó 19 siniestros con heridos leves en la N-634 y 18 en la LU-862. Es decir, estas dos vías acumulan 37 de las 75 incidencias registradas de este tipo. Las otras carreteras con más siniestros son la carretera de la costa (once) y la A-8 (siete).

La vivariense LU-862 parece, a tenor de estas cifras, la más peligrosa, puesto que ya en 2016 registró 25 accidentes de carácter leve; el año siguiente 19, y en lo que va de año, el número asciende a 18. Por lo que respecta al dato de siniestros con heridos graves, en esta vía ha habido tres en el presente ejercicio; cuatro, en 2017 y otros tres en 2016.

La LU-540, -que también discurre por Viveiro y donde hubo tres accidentes graves en 2016-, parece haber experimentado cierta mejoría al pasar de los once siniestros leves habidos hace tres años, a los seis del pasado ejercicio y a los tres del presente.

Bien es cierto que son vías que registran un tráfico denso, pero que adolecen de ciertas mejoras en el firme y en la señalización, lo que pone en evidencia la necesidad del demandado corredor.

La N-634 -por la que los conductores volvieron a circular más de lo previsto este año, en parte debido a los continuos cierres de la Autovía del Cantábrico (A-8) a su paso por Mondoñedo- ha experimentado cierto repunte en el número de accidentes leves registrados en los que va de año: 19 en total, frente a los ocho y a los cinco que hubo en 2017 y 2016, respectivamente. El dato la convierte en la carretera que más siniestros, aunque sean leves, ha acumulado en lo que va de año, seguida de la LU-862, antes mencionada. También se cobró este vial, la N-634, un accidente mortal el año pasado y otro de carácter grave, en el ejercicio anterior.

El deficiente estado de la carretera de la costa, la N-642, contribuye a que sea la tercera vía mariñana con más siniestralidad de carácter leve en lo que va de año, con un total de once accidentes hasta el pasado mes de agosto. En 2016 la cifra había sido de doce, sin embargo, el año pasado se habían reducido a cuatro, por lo que experimenta ahora un auge que debe preocupar a las distintas administraciones. Cabe también recordar que en 2016, en este vial hubo dos siniestros mortales; cuatro graves también en esa anualidad y otros tres de igual tipología al año siguiente.

En cuanto a la A-8 -que registró un accidente mortal y tres graves en 2016 y otro con heridos de gravedad en 2017- este año contabilizó dos siniestros graves y siete leves. Pese a la mayor seguridad que se les presupone a este tipo de vías, acumula 22 accidentes de carácter leve en los últimos tres años.

La LU-862 en Viveiro y la N-634 son las vías con más siniestros de...
Comentarios