El lobo mató nueve ovejas y dejó otra malherida en Lourenzá

El depredador atacó de madrugada a solo diez metros de la casa de los propietarios
Un par de ovejas que mató en el lugar de Pousada EP
photo_camera Un par de ovejas que mató en el lugar de Pousada EP

El lobo se cobró diez ovejas en el lugar de Pousada, perteneciente al concello de Lourenzá. El depredador mató cinco ejemplares adultos y cuatro corderos en la noche de este miércoles al jueves, dejando además otra tan malherida que deberá ser sacrificada.

El propietario de los animales, Daniel Pérez, indica que hallaron las ovejas muertas a las siete y media de la mañana de este Jueves Santo. Suponen que atacó de madrugada, porque ya estaban frías. Al descubrirlas en ese estado comunicaron la incidencia a través del 012 y como no pudieron contactar con el agente ambiental al ser jornada festiva, tuvieron que localizarle por medio de un guardarríos al que conocen.

El agente se desplazó por la mañana para inspeccionar los ejemplares, tomar fotos y las demás pruebas que consideró oportuno para realizar el informe correspondiente, dado que el dueño manifestó su intención de solicitar la indemnización establecida por la Consellería de Medio Ambiente para estos casos al perder sus animales, aunque desconoce cuánto cobrará y cuándo, dado que debe tramitarse el expediente administrativo. “O axente dixo que A Mariña era a zona onde máis lobos debía haber, porque é a zona onde máis ataques se rexistran”.

Daniel teme que ataque de nuevo, porque “o sitio xa o coñece”. “Dende a finca á casa hai só dez metros, témola pechada con malla de ovella de 1,25 metros de alto, pero entra por calquera lado. Cando paren deixoas dentro do establo, pero agora que xa son grandiñas están libres, entran e saen cando queren”.

El afectado indica que “haberá que tomar medidas, seguramente haberá que vender todo. Témolas porque a finca é grande, para tela limpa, pero estás traballando todo o ano para nada. Isto é gastar os cartos en penso, rolos e logo vén un día mátache a metade. É imposible gardar tanto animal, despois non se dá feito para sacar tanto esterco de dentro da cuadra”, explica Daniel.

El laurentino tenía 25 animales antes de este ataque, que es el primero que sufre en su cabaña. “É triste que non se poida poñer ningunha medida. Pola zona tamén atacou hai pouco por Vilamar, en Barreiros”, lamenta.

Comentarios