El lobo mata dos ovejas posiblemente preñadas y un cordero en un nuevo ataque en Barreiros

El afectado es uno de los hermanos que vio mermada su cabaña en los dos últimos meses en San Miguel de Reinante ► El depredador atacó de noche en una finca situada a 30 metros de su casa y cerrada con malla eléctrica de un metro de altura
nuevo ataque lobo San Miguel Reinante (1)
photo_camera Una de las ovejas muertas en San Miguel Reinante. EP

Uno de los hermanos de San Miguel de Reinante, en Barreiros, cuya cabaña ha mermado en las últimas semanas por ataques del lobo denunció este martes la muerte en la noche del lunes al martes de dos ovejas posiblemente preñadas y un cordero, a unos 30 metros de su casa en una finca con malla eléctrica de un metro de altura, que el depredador presumiblemente saltó. “Ou as tes pechadas con malla ou marchan. En menos dun mes levo nove mortas”, indica Miguel Vidal Rey, quien asegura que “ás doce da noite pasada —del lunes al martes— estaban todas. Mata, come o que lle parece, desfai máis do que come e marcha”.

Miguel Vidal cree que la solución é "desfacerse de todo, deixar todo a bravo e cando mate xente meteránlle man, mentras os que temos afección a ter animais deixaremos de telos e o que queira lobo que o manteña", decía esperando la llegada de los agentes de Medio Ambiente. Además de la muerte de los animales Miguel tiene que costear su recogida al no tener Agroseguro, la última vez pagó 40 euros por tres.

Desde hace dos meses los ataques se suceden. A otro vecino le mató ocho a 400 metros de la playa, a su hermano Diego, cinco, y a otra mujer, una. “Ela dixo que aquí nunca houbo lobo, non o acorda. Aos cazadores non lles deixan facer nada e os demais non temos maneira porque tocarlle a un lobo case está máis penado que tocarlle a un home. O lobo debería estar na montaña”. “Teño veciños que están deixando de levar os animais pacer prados porque teñen vacas con xatos novos e teñen medo”.

Miguel afirma que “a calquera gandeiro tíralle o traballo dun ano pola borda en menos dun mes”. Él teme por las siete ovejas, dos potras y una yegua que le quedan. Asegura que no puede construir una cuadra para cobijarlas cada día, porque “eses cartos non os sacas delas na vida. Se non queren que quede todo abandonado que miren pola xente que ten animais” reclama.

Comentarios