El lobo mata una novilla en una finca situada entre Ourol y O Valadouro

El mismo ganadero alfocense ya perdió otros siete terneros desde comienzos de este año
Terneros muertos en Ourol por ataques de lobo EP (1)
photo_camera Terneros muertos en Ourol por ataques de lobo este año. EP

Un nuevo ataque atribuido al lobo ocurrió en la madrugada del domingo al lunes, esta vez en Ourol, cobrándose una novilla de rubia gallega, de dos años y medio. La cabaña damnificada en esta ocasión pertenece a Marco Vázquez, vecino de Alfoz que tiene sus vacas en una finca de la parroquia de Miñotos, en el concello de Ourol, próxima a Vilacampa (O Valadouro), donde suma en lo que va de año ocho animales muertos por este tipo de ataques.

La finca donde atacó el depredador no tiene casas alrededor, pero está cerrada con alambre de espino hasta una altura de metro y medio, pero "pasa por debaixo e polo medio, atopas pelo en calquera sitio". El lobo atacó su cabaña en otras tres ocasiones este año. En enero mató un ternero, después se cobró otros tres y otros tantos en el tercer ataque, todos de raza cachena y de entre seis y ocho meses. 

Otros ganaderos de la zona sufrieron también pérdidas, a uno le mató una yegua y a otro, tres más. En Vilacampa también mató vacas y terneros, que aparecieron a medio comer y los restos desperdigados por la zona.

Este ganadero afectado, que tiene 43 vacas, asegura que "podía vivir medianamente delas e así non vives. Estás traballando para nada, poñendo diñeiro doutro lado para isto". Lamenta que al estar protegida la especie no se puede hacer nada para su control. "Se te collen, vas preso e por iso ninguén lles fai nada e eles campan ás súas anchas. Aquí levamos dende xaneiro con ataques continuos, cando non é un día é outro. A outro veciño quitoulle trozos das cachas dun xato. Mata, come e dalí a un día ou dous volve buscar os restos, porque acaban desaparecendo os que quedan".

Vázquez avisó al agente de Medio Ambiente, que hizo fotos y muestreó las huellas para que pueda solicitar la indemnización. "Despois pagan cando pagan, se tardasen un mes ou dous, pero ás veces é máis tempo. A axuda nunca compensa a perda do animal. Esta xata tiña dous anos e medio, daquí para diante empezaba a producir, cada ano vendías un becerro, pero agora só queda criar outra ou comprar, e cachenas tamén terei que comprar porque non me chegan para as reses autóctonas que teño declaradas, que debo conservar durante cinco anos para obter as axudas da PAC". 

Avistamiento de lobos

Marco Vázquez explica que vio cinco lobos juntos en el lugar de Os Rubás (Ourol). "Son bastante grandes e hai algún novo, algúns son grandes coma os mastíns, teñen as patas case coma a miña man. O axente estivo medindo as pisadas e dixo que dous tiñan que ser enormes. Outros veciños din que anda unha manda de oito ou nove".

"Algúns son grandes coma os mastíns, teñen as patas case coma a miña man"

Asegura que otros vecinos que acuden a diario al monte con el ganado, los ven casi todos los días. Transitan por una zona de monte con campos y ruinas de casas, donde las viviendas más próximas están en Vilacampa, a un kilómetro de distancia.

El afectado asegura que todos los ganaderos de la zona tienen la misma problemática. "Eu non vivo só disto, pero moita xente vive só das vacas. O lobo come primero os poldros, porque cólleos máis fácil; ao pouco de nacer asbestas xa quedan sen eles, e cando non ten, como acontece agora, tírase ás vacas".