La lluvia y una elevada humedad convierten A Mariña en un oasis

El nivel del embalse de Río Covo aumentó y no hay carencias en una comarca en la que hubo precipitaciones en varios momentos del verano 
Personas con paraguas en Viveiro. JOSÉ M. PALEO
photo_camera Personas con paraguas en Viveiro. JOSÉ M. PALEO

A Mariña esquiva la sequía que afecta a media España. Augas de Galicia declaró la prealerta hace varios meses, pero ninguno de los municipios más poblados tiene problemas de suministro por ahora, aunque recuerdan los consejos de la Xunta para ahorrar agua. La comarca ha resultado bendecida durante la primavera y en varios
momento del verano con lluvias, aunque a finales de junio y en el pasado mes de julio las olas de calor también rozaron la zona, siendo meses más secos que otros años, pero sin alcanzar cotas de otros puntos del país.

La estación de Meteogalicia en Pedro Murias (Ribadeo) registró en junio y julio la mitad de precipitaciones que en los mismos meses del año pasado. En concreto, en junio registraba 3.520,4 litros de lluvia acumulada por metro cuadrado frente a los 2.695,3 de 2021. En junio cayeron 58,9 litros y en julio 14 frente a los 128,3 y 27,2 del año anterior.


En el área occidental de la comarca, la estación de O Penedo do Galo (Viveiro) sumaba en junio 4.536,1 litros de lluvia acumulada por metro frente a los 3.475,6 de 2021. En junio de este año cayeron 121,1 litros frente a los 270 del mismo mes de 2021 y en julio se registraron 59,7 litros frente a los 41,7 de ese mes del año pasado. Otro dato significativo es la elevada humedad relativa media, que en julio alcanzó el 94% en  Pedro Murias y el 87% en  O Penedo, siendo del 90 y el 88%, respectivamente en junio.

Tomando como referencia los datos del embalse de Río Covo, del que se surten la  factoría de Alcoa y los concellos de BurelaCervo, y que está al 77% por ciento de su capacidad, un 10% por debajo del volumen total, según los datos que figuran en el  último informe de Augas, se descartan dificultades salvo un cambio brusco, pues aumentó su nivel desde comienzos de año.

Los municipios costeros desconocen cuál es el incremento del consumo en el estío, momento en que la población crece de forma considerable al atraer cada vez más turismo. La alcaldesa de Barreiros, Ana Ermida, estima que su concello puede triplicar
los 3.000 habitantes habituales, ya que cuenta con mucha vivienda de segunda residencia.

Las ganaderías del concello no acusan carencias, pero sí perciben que hay menos agua, aunque el abastecimiento no se resintió por ahora. Tampoco hay problemas por el momento en Foz o Viveiro, concellos turísticos con gran afluencia. El regidor  ribadense, Fernando Suárez Barcia,  constata que "hai moitísima xente, coma en toda A Mariña, porque agora está de moda pasar as vacacións nos lugares que teñen 22 graos de temperatura", destaca.

Comentarios