lunes. 16.05.2022 |
El tiempo
lunes. 16.05.2022
El tiempo

Una lanzadora de sangre muy fría

Cilene posa con un balón en uno de los puntos de penalti del pabellón de Vista Alegre. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Cilene posa con un balón en uno de los puntos de penalti del pabellón de Vista Alegre. JOSÉ Mª ÁLVEZ
La burelista Cilene no ha fallado ningún penalti desde que está en España y siempre se ofrece para lanzar el quinto en las tandas

Pese a que dicen que mediterráneos y latinos son de sangre caliente, cuando se trata de librar un mano a mano con una portera desde el punto de penalti, la sangre de la brasileña Cilene Pereira prácticamente se congela. "Desde que estoy en Burela no he fallado ningún penalti y creo que el último fue en el año 2011 en Brasil, en una competición universitaria", señala una deportista que fue designada en 2008 como la mejor jugadora del mundo.

El dato de no haber errado ningún penalti en su trayectoria en la liga española podría no ser algo extraordinario, pero sí lo es teniendo en cuenta que ya acumula seis temporadas vistiendo la casaca ‘laranxa’ y que es la habitual en esta faceta durante el campeonato liguero. "Esta temporada creo que llevo cinco, así que la media andará por esas cifras", explica.

La jugadora del Pescados Rubén Burela fue la encargada de ejecutar el pasado fin de semana el quinto lanzamiento, a la postre decisivo, en las tandas de penaltis con las que las burelistas resolvieron el pase a la final y el partido por el título. Cilene no falló en ninguno, al igual que tampoco lo hizo en el año 2019 en Burela, cuando el cuadro mariñano inició su fantástica racha de títulos derrotando al Futsi desde el punto fatídico.

DECISIÓN PROPIA. Cilene explica que la decisión de tirar el quinto suele ser suya. "Lo decidimos entre las jugadoras y a mí me gusta tirar de última", reconoce, al tiempo que asegura que en la Copa de Ourense, tanto ante Alcorcón como ante Fusti, estaba muy tranquila: "Tenía mucha confianza, porque además Jozi ya había parado alguno y no pensé en ningún momento en que podía fallar. Cuando tiré el penalti ya me giré y llamé a las compañeras para celebrar", rememora.

La internacional brasileña no esconde que sufrió más en la tanda de 2019. "Estaba un poco más nerviosa porque fue un año en el que el estuve mucho tiempo lesionada y luego tener la responsabilidad de tirar el último no era fácil. Ese penalti entró llorando y se puede decir que nuestra afición fue la que acabó empujando el balón para que entrara", admite.

Cilene explica que no se le pasan demasiadas cosas por la cabeza cuando se dirige al punto de penalti. "La verdad es que solo voy con la sensación de que tengo que marcar porque es el último y si lo hago el título es nuestro. Cuando vas tranquila siempre salen mejor las cosas", valora.

La de São Paulo señala que solo se fija un poco "en como se mueve la portera en los primeros penaltis", mientras reconoce que su lugar de seguridad es lanzar a la izquierda abajo, donde localizó el penalti de la tanda del 2019 y el de las semifinales ante Alcorcón. "Siempre suelo tirar a esa zona, pero como el del Alcorcón fue allí, pensé en tirar de manera distinta el de Futsi, porque estaba segura de que Marta (Balbuena) había visto el penalti del sábado y seguro que se iba para allí", comenta.

Y, efectivamente, la guardameta tapó el hueco de su derecha abajo, "pero yo tiré arriba", recuerda Cilene. "Ahora se retransmiten todos los partidos y las porteras cada vez conocen mejor a qué zonas solemos tirar", concluye.

Una lanzadora de sangre muy fría
Comentarios