Judas Priest celebra en el Resu 50 años con una catarsis colectiva

Miles de seguidores del grupo acudieron al concierto entusiasmados por vivir una experiencia que puede no repetirse más
Concierto de Judas Priest en Viveiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Concierto de Judas Priest en Viveiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Judas Priest es una leyenda de la música que desde este jueves queda vinculado para siempre a la propia historia del Resurrection Fest. El mítico grupo de heavy metal —considerado uno de los padres del género— arrastró hasta Viveiro a 35.000 seguidores de todas las edades para ver un concierto enmarcado en la gira mundial con la que celebra su 50 aniversario y que hizo temblar el campo de Lavandeiras con himnos como Breaking The Law.

En el recinto del festival había una legión de camisetas delataban la relevancia histórica del momento y el público vivió una catarsis colectiva por disfrutar de la que creen que puede ser la última gira de conciertos del grupo, nacido en Birmingham en 1969.

"Para mí son los que inventan el heavy, rompen con lo que hacía Black Sabbath, que tenía influencias del rythm & blues y estos no; meten el doble ataque de guitarra y sientan para mí lo que es la base del heavy metal", aseguró David de Vigo, un fan con conocimiento de causa. Añadió que por su veteranía "siempre está ahí el gusanillo de una cancelación, pensando que será la última vez que se les pueda ver".

Concierto de Judas Priest en Viveiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Concierto de Judas Priest en Viveiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ

"Muchos de los que hay hoy aquí no habían nacido", comentó a su vez María, llegada desde la cercana Ribadeo. Cuando ella descubrió a los Judas en su adolescencia: "Ahora soy joven, pero antes lo era más", dice, en referencia a los 30 años que pasaron desde aquella época. "Los vi muchas veces y puede ser la última que los veamos. Vengo básicamente por ellos".

Reconoció sus grandes expectativas sobre el concierto por su duración, pues "con las dos horas y media que van a tocar" esperaba un buen repaso a su trayectoria.

"Es uno de los platos fuertes del festival, una de las bandas más grandes de heavy metal a nivel mundial y vienen aquí con su producción completa y a repasar toda su carrera de grandes éxitos", avanzaba el director del festival, Iván Méndez.

Judas Priest está compuesto por Rob Halford, Ian Hill, Scott Travis, Richie Faulkner y Glenn Tipton, quien en esta gira fue sustituido por Andy Sneap al padecer la enfermedad de párkinson.

El set list de estos conciertos incluye temas tan reconocibles y coreados como Breaking The Law, Painkiller, Turbo lover o Electric Eye, que se pudieron escuchar anoche en Viveiro con la potente y aguda voz de Rob Haldford (1951), apodado The Metal God, El Dios del Metal.

El grupo tiene 18 discos —el último Firepower publicado en 2018 con muy buenas críticas— y ha vendido más de cincuenta millones de copias. Los Judas Priest recalaron en Viveiro en su gira mundial —retrasada por la pandemia— por sus cincuenta años como formación procedentes de Münich.

Tras tocar en el Resu, Barcelona será su única parada este año en España en el Rock Fest de Santa Coloma. Después pondrán rumbo a Suiza, para acabar en agosto su periplo por Europa y retomar en octubre la gira en Estados Unidos. Volverán a España en 2023, para un concierto en el WiZink Center de Madrid el 10 de mayo.

Comentarios