Investigan los daños causados por una retroexcavadora de cadenas en una pista de Foz

La Policía Local busca al maderista causante de los destrozos ► El vial asfaltado sirve de acceso al núcleo de Brea, el más aislado del concello en Nois
pista de acceso a Brea en Nois EP
photo_camera Destrozos en la pista de acceso a Brea, en Nois. EP

La Policía Local de Foz ha iniciado esta semana una nueva investigación para dar con el autor de los daños causados por una máquina retroexcavadora de cadenas, que destrozó parte de una pista asfaltada que da acceso al núcleo de Brea, que es el más aislado del concello en la parroquia de Nois –está a más de dos kilómetros del siguiente núcleo–. Las indagaciones, que se realizan a raíz de un aviso vecinal que recibieron en el consistorio focense este lunes pasado, tienen como fin dar con el maderista responsable de los desperfectos.

El daño en el vial municipal es importante y llama la atención más si cabe porque el acondicionamiento de la pista concluyó en el mandato pasado. Las procesadoras de madera, como la que ha causado estos destrozos, no pueden circular por viales asfaltados, sino que debe ser transportada en una góndola o camión. Puede circular por caminos de tierra, pero los destrozos que produzca deben ser reparados tras la saca de madera, indican fuentes municipales.

Desde el Concello de Foz se mantiene la vigilancia de las buenas prácticas en la saca de madera, especialmente en pistas asfaltadas y en las zonas donde hubo incendiosSanta Cilla y San Acisclo—, para que "se produza unha actividade económica importante, pero coa responsabilidade que requiere". Por esta razón, se exige la comunicación previa, para comprobar el antes y el después de los caminos que se van a utilizar para la saca.

Reconocen que recibieron avisos de rotura de cables y de daños diversos en pistas, por lo que están aumentando el control sobre los caminos, sobre todo en zonas pobladas, que es donde mayores molestias causan estas actuaciones, dado que pueden coincidir trabajando varias empresas en una misma zona. Además, este invierno está siendo muy lluvioso, por lo que es necesario tener más cuidado para reducir la afección a los bienes públicos.

La ordenanza municipal recoge sanciones cuantiosas para los maderistas que incumplan, tanto la comunicación como la posterior reparación de los daños ocasionados. Las últimas que impusieron están entre los 1.500 y los 3.000 euros. Precisan que el objetivo no es recaudatorio, sino garantizar con vigilancia que las faenas forestales se lleven a cabo con los permisos oportunos y con cuidado, siendo conscientes de que "non se pode condicionar a vida diaria por unha mala práctica na actividade".

En este sentido, añaden que no puede cortarse un camino de acceso a viviendas y menos sin autorización de la Policía Local, hay que avisar de las incidencias y dejar las pistas, aunque sean de tierra o zahorra, en el estado original, dado que los viales no se usan solo para sacar madera, sino que por ellos deben pasar servicios y  también vecinos. "Non se poden prexudicar outras actividades". Para ello es aconsejable usar calzas bajo las patas de los camiones, hay que señalizar la zona de trabajo y avisar de las cortas.