miércoles. 28.10.2020 |
El tiempo
miércoles. 28.10.2020
El tiempo

Institutos arrancan con todo el espacio ocupado y más profesores con los que desdoblar las aulas

El IES Perdouro, de Burela, colocó una carpa y valla para el acceso. X.L
El IES Perdouro, de Burela, colocó una carpa y valla para el acceso. X.L
Los equipos directivos organizan los horarios tras la concesión de más docentes para iniciar el curso el miércoles 23

Los equipos directivos de los institutos de A Mariña perfilan los últimos detalles para iniciar el nuevo curso escolar, que arrancará el próximo miércoles 23 con las primeras presentaciones. Los centros afrontan el primer año del covid con los espacios completos, más profesores para hacer desdobles, y algunos con pérdida de servicios al tener que redistribuir las dependencias.

Los centros han definido sobre el papel el protocolo covid y reajustado las aulas tras la concesión esta semana de profesorado adicional por parte de la Consellería de Educación.

El IES María Sarmiento de Viveiro, cuya matrícula superará los 750 alumnos, debido a la amplia oferta del centro, dispondrá de cuatro profesores adicionales para poder realizar desdobles de aulas. "La ocupación del espacio es del 100%", señala la directora, María Elena Pérez Inés, quien indica que la biblioteca y el salón de actos serán utilizados como aulas, debido a que el centro cuenta con "pocas aulas grandes".

El instituto reforzará el control en los recreos con más docentes, a fin de vigilar las entradas y salidas para que los estudiantes mantengan las distancias, utilicen gel hidroalcohólico o limpien el calzado. En aulas para impartir música o plástica colocan mamparas al no existir 1,5 metros de distancia entre las mesas. Los diversos trayectos del transporte escolar impiden la entrada escalonada, por lo que han optado por accesos y lugares de paso diferenciados.

Algunos centros reducen el uso de servicios como el de biblioteca, al tener que habilitar clases en esas dependencias

El IES Vilar Ponte de Viveiro, cuya matrícula es de 358 alumnos, ultimaba ayer los horarios y el sistema de acceso a las instalaciones, para lo que se emplearán las cinco puertas disponibles en los dos edificios de que se compone el centro. La directora, María Jesús Balseiro, cree que no habrá problema con los entradas, porque "non chegan todos xuntos".

El centro dispondrá también de cuatro docentes más para desdoblar aulas, aunque tiene varias completas de 20 alumnos. "Usamos as máis grandes, pero nalgún curso quedan xustas, mentras que noutros aínda queda alguna praza", señala.

AJUSTES. El Monte Castelo de Burela, que prevé unos 400 alumnos entre todas las enseñanzas, incorpora a dos profesores. "Agora xa podemos avanzar na organización dos horarios, ao poder facer os desdobres temos solucionadas moitas actividades", explica el director. Alberte Rodríguez reconoce que "queda traballo por facer, o martes teremos a formación dos docentes no protocolo covid-19 e o mércores haberá unha reunión cos país, na mesma xornada das presentacións". Añade que el protocolo covid es "un documento vivo, pero hai que ver como funciona de xeito práctico» y cree que "xurdirán situacións que requeri- rán axustes, aínda que está todo pensado".

El IES Perdouro burelés, que espera unos 425 alumnos, tendrá cinco docentes más para reducir la cifra de estudiantes por aula. El director, Santiago Pérez Docobo, confiesa que "temos problemas de espazo, tódalas aulas están ocupadas cun nivel de alto de alumnado" Esto motivará, por ejemplo, que la biblioteca se use poco como tal. El centro opta porque los alumnos suban a las aulas al llegar para evitar aglomeraciones en el exterior.

El IES de Foz, que reunirá a unos 500 estudiantes, contará con un docente adicional para desdoblar los grupos más numerosos. El director, Nicolás Asensio, explica que "tenemos todo encajado y estamos con los últimos flecos. Pudimos hacer el reparto en las aulas sin sacrificar espacios comunes, como la biblioteca o el aula de música, pero está todo organizado a la espera de que funcione y llegamos en plazo", considera.

El director constata una bajada de matrícula en ciclos y primero de Eso, pero dice que en estas circunstancias "no importa tanto tener menos alumnos", aunque en primero de Bachillerato subió. La distribución por aulas se pudo hacer en este caso respetando la distancia y sin colocar mamparas de separación. "La semana de retraso en el inicio del curso nos vino bien, dado que hemos podido reunirnos con las familias, ya que ahora eso se ha vuelto complicado, porque los grupos deben ser pequeños".

Mamparas en el comedor y cambios de espacios en el Dionisio Gamallo

Como muestra de que cada centro tiene sus peculiaridades están los de Ribadeo, donde el IES Dionisio Gamallo dispondrá de 2,5 profesores más para atender a los 442 alumnos matriculados, pero además para cumplir con la medidas de prevención se ha visto obligado a colocar mamparas en el comedor, ya que resultaba inviable realizar dos turnos, aunque la entrada y la salida será escalonada y la comida se servirá en la mesa, según explica la directora, María Jesús Besteiro Cabanas, quien también indica que han tenido que adaptar aulas específicas, como las de tecnología, laboratorio o biblioteca como aulas normales y colocar mamparas en la de informática.

El equipo directivo del CIFP Porta da Auga, que encabeza Isidro Berdeal, ha redistribuido los grupos evitando desdobles de aulas y formación semipresencial, todo "a costa de cambiar o uso das aulas". El centro, que tendrá cerca de 400 estudiantes, realizará entradas escalonadas por niveles educativos, sistema que también empleará para salir a los recreos. El instituto ribadense amplió además la entrada para facilitar el acceso del alumnado, que podrá disponer del antiguo pabellón cubierto para resguardarse antes de entrar a las aulas respetando la distancia de seguridad establecida en 1,5 metros.

Piden un equipo profesional de covid en Cervo
La dirección del IES Marqués de Sargadelos de San Cibrao, que tendrá 1,5 docentes más y unos 150 alumnos, ve necesario un equipo profesional de covid, "porque é un traballo a maiores, sen reducción horaria e de moita responsabilidade, ademais o curso formativo é precario cuns vídeos que calquera pode atopar en internet".

PORCHE PARA ALFOZ. La reparación del porche del IES de Alfoz, pendiente de arreglo desde marzo pasado, es la principal demanda del centro que dirige María José Barro, que tendrá 0,5 docente más para sus 80 alumnos. Pondrá mamparas en la única aula que no cumple la distancia. 

POR TURNOS. En el Illa de Sarón de Xove, que tendrá 140 alumnos, habrá turnos para acceder a la cafetería y retiraron elementos para facilitar la limpieza, según la directora, Sara Jul. En el IES San Rosendo de Mondoñedo solo precisan mamparas en el comedor y arreglaron sin refuerzo de profesorado.

Institutos arrancan con todo el espacio ocupado y más profesores...
Comentarios