La implantación del sentido único en una calle de San Tirso divide al pueblo

La obra la ejecuta la Consejería de Medio Rural para ganar seguridad, pero muchos vecinos se quejan de falta de información ► El alcalde rebaja el impacto y dice que será algo beneficioso
Zona de San Tirso de Abres en la que se están ejecutando las obras. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Zona de San Tirso de Abres en la que se están ejecutando las obras. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La pequeña localidad asturiana de San Tirso de Abres, muy próxima tanto a Trabada como a la localidad de A Pontenova, está viviendo una pequeña conmoción. La sacudida la provocó un proyecto de la Consejería de Medio Rural presupuestado en casi 350.000 euros que implica la creación de un recorrido de sentido único en lo que es la principal arteria de la localidad. Para cuando los vecinos se enteraron algunos hicieron una recogida de firmas que recabó más de 200, esto es, casi la mitad del padrón. Pero por ahora esta obra, que en realidad forma parte de un proyecto más amplio, se puso en marcha según el plan original convirtiendo en sentido único ascendente ese vial de acceso a El Llano.

Medio Rural apeló a la seguridad para la obra y el alcalde, Clemente Martínez, trasladó a los vecinos que había solicitado una paralización de los trabajos y un informe para buscar alguna alternativa. Pero el informe técnico que recibió de vuelta fue concluyente y determina que para garantizar la seguridad de los peatones cumpliendo la normativa actual es necesario el sentido único. Clemente Martínez también recalcó la gran cantidad de vecinos que sí ven la obra con buenos ojos.

Pero los que no comparten ese criterio se quejan de que esto les obligará a muchos a dar un rodeo de casi un kilómetro que consideran innecesario y se sienten "engañados y defraudados por la desinformación que ha habido sobre el tema". Dicen que un problema es que las calles "se están considerando carreteras y no calles del centro de un pueblo".

El alcalde santirseño, sin embargo, rebaja el impacto porque considera que acabará siendo beneficioso para San Tirso ya que la obra se combinará con la de la circunvalación, que en este momento está pendiente del derribo de una casa junto a la iglesia. Para poder ejecutarla será necesario expropiarla y esto se hará en un consejo de gobierno urgente porque dice que el proyecto está listo y la partida para pagar la expropiación ya la tienen. Así, conseguirá sacar el tráfico pesado del centro de San Tirso.

Por otro lado, hay una queja vecinal a mayores consistente en que durante la ejecución de esta actuación no se aproveche para hacer otras obras subterráneas al tener que levantar el asfalto, porque ven necesario mejorar el abastecimiento y el saneamiento, sobre todo en dos puntos en los que aseguran que se generan muchos problemas cuando llueve.

Comentarios