Una ilusión hecha realidad

Maite ha conseguido tras años de esfuerzo regentar su propia peluquería y pretende ahora revolucionar el concepto sobre cuidado capilar
Maite Gómez en su peluquería en Xove. JM PALEO
photo_camera Maite Gómez en su peluquería en Xove. JM PALEO

Maite Gómez Pernas lleva desde los 17 años trabajando en lo que es su pasión -la peluquería y la estética-, sin embargo cuando comenzó en el mundo laboral no fue por voluntad propia: "Cando eu tiña 17 anos meu pai morreu e a posibilidade económica que había na casa non me permitía só estudar, había que axudar". Pese a tener que trabajar fue avanzando en su formación hasta conseguir el título de peluquería y esteticista. "Traballaba e estudaba, funo sacando pola academia, era aprendiz", recuerda.

Su trabajo y su constancia hicieron que poco a poco fuera adquiriendo puestos de mayor responsabilidad en las peluquerías en las que trabajaba, "nos sitios nos que estiven en Burela estaba de encargada, coma quen di levando o salón de peiteado, por sorte sempre tiven a posibilidade de conseguir o que quixen nese sentido", dice Maite, que asegura que sus superiores confiaban en ella. "Cando tiven que coidar da nena volvín ao mesmo sitio e ao mesmo posto de traballo, deixáronme as portas abertas e sempre é de agradecer", subraya.

Después de trabajar en peluquerías en Burela y en Xove decidió emprender su propia aventura. "Empecei a ser autónoma en agosto, collín o salón de peiteado no que estaba traballando", peluquería Carlos Unisex. "En Xove comecei a traballar cubrindo unha baixa durante dous anos e a xente comezou a falar de min e do meu traballo, por iso cando Carlos (el anterior propietario) decidiu alugar o salón de peiteado porque tiña outros negocios e non podía con todo, deixoumo a min para que cando pasara por diante o vira cheo de xente". Esta es una nueva y gran oportunidad para Maite, que ve cumplida la ilusión de tener un proyecto propio y viene pisando fuerte: "O meu traballo é máis que un soño para min, síntome realizada como muller e como profesional, fago feliz á xente, súbolles a autoestima", destaca.

Esta burelesa está convencida de que el anterior modelo de peluquería ha muerto y que los centros estéticos deben renovarse. "O salón do futuro non é ir todas as semanas para retocar o cabelo, agora as mulleres e os homes traballan e non teñen tempo para iso" manifiesta. Con esta idea plantea una revolución para su clientela: "Temos que analizar ao cliente, darlle un tratamento personalizado, tomar o tempo necesario para analizalo e que o corte e o peiteado o poidan manter na casa durante moito tempo". Maite cree que aunque el cliente tarde un mes o dos en volver, regresará a la misma peluquería porque el trabajo bien hecho al final se premia.

Los tratamientos capilares no son los únicos que ofrece en su local. "Facemos presoterapia, que son drenaxes linfáticos, no propio salón e mentres os clientes están recibindo outro tratamento poñémolos na cadeira e dámoslles unha masaxe para eliminar líquidos e sentir as pernas relaxadas". Asimismo, brindan a sus clientes limpiezas de cutis superficiales para que puedan sentirse bien. Por todo ello, la clientela está dando una buena acogida a Maite en su nueva aventura empresarial: "A xente recoñéceme e veñen dende Burela e San Cosme", dice, y esto es para ella el mayor orgullo.

Comentarios