La honda huella de Álvaro Cunqueiro

Claudio Rodríguez Fer fue distinguido como Cunqueiriano de Honra coincidiendo con el aniversario de la muerte del intelectual mindoniense, un reconocimiento que el profesor y escritor lucense recogió con profunda emoción
Manuel Otero entrega la placa a Rodríguez Fer (izquierda). JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Manuel Otero entrega la placa a Rodríguez Fer (izquierda). JOSÉ Mª ÁLVEZ

El profesor y escritor lucense Claudio Rodríguez Fer protagonizó este miércoles los actos del 43 aniversario del fallecimiento de Álvaro Cunqueiro (1981), organizados por el Concello de Mondoñedo y la Casa Museo del intelectual coincidiendo con la tradicional ofrenda floral en el Cemiterio Vello, a la que siguió la entrega de la distinción al Cunqueiriano de Honra, que este año recayó en el profesor lucense.

Rodríguez Fer -elegido por unanimidad Cunqueiriano de Honra por destacar su labor de divulgación de la figura de Cunqueiro así como por su contribución a la literatura y poesía en lengua gallega contemporánea, de las que es uno de los mayores exponentes- fue ensalzado por el secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, que lo felicitó y expresó su alegría por estar en esa fiesta literaria.

También lo elogió Armando Requeixo, coordinador de actividades y publicaciones de la Casa Museo Álvaro Cunqueiro. En clave cunqueiriana y valiéndose de sus personajes, Requeixo creó un relato lleno de fantasía en el que repasó los múltiples méritos de Rodríguez Fer, quien ofreció una disertación emocionada de lo que supone para él este reconocimiento al ser un cunqueirófilo.

Rodríguez Fer incidió en que su caminar fue en paralelo a Cunqueiro, como investigador, profesor y escritor, pues lleva más de 40 años ensalzando su figura. De hecho, acumula numerosas publicaciones y libros sobre el mindoniense y su obra.

El acto incluyó la intervención de la vicepresidenta del Parlamento gallego en funciones, Elena Candia, quien se congratuló de la celebración de la jornada cunqueiriana y de que el propio Rodríguez Fer obtuviese la distinción.

LECTURA. El alcalde de Mondoñedo, Manuel Otero Legide, cerró las intervenciones agradeciendo la presencia de todas las autoridades y felicitando a Claudio Rodríguez Fer, quien inició la lectura pública de una obra de Cunqueiro que él mismo seleccionó.

Se trató, en este caso, de Poemas do si e do non, del que Claudio Rodríguez Fer leyó el prólogo, dando paso a otros asistentes y a un numeroso grupo de estudiantes del Instituto de Educación Secundaria San Rosendo que, acompañados de varias profesoras, se sumaron de manera entusiasta a la lectura.

La foto de familia cerró la ceremonia, que tuvo como prólogo la ofrenda ante la tumba de Cunqueiro, con asistencia de las autoridades y del Cunqueiriano de Honra.

CAMPOSANTO. En el camposanto hubo intervenciones breves. El concejal de Cultura de Ferrol, Xosé Antonio Ponte Far, profesor, ensayista y también estudioso de su obra, fue el primero en destacar su huella literaria y depositó una corona de flores.

Igual que Valentín García, en representación de la Xunta, quien felicitó a los mindonienses y alabó la figura del universal Álvaro Cunqueiro resaltando sus raíces, pero también la proyección gallega e internacional de su obra literaria.

Asimismo estuvo presente, en estos actos, su hijo César Cunqueiro, quien saludó a los asistentes y depositó unas flores ante la tumba de su padre.

De la misma manera la popular Elena Candia, oriunda de Mondoñedo, se alegró de que el acto congregase a tantas personalidades insignes.

El alcalde de Mondoñedo les dio la bienvenida a todos los asistentes y abrió los actos, amén de depositar junto a Claudio Rodríguez Fer un ramo de flores como broche.

Como remate, Claudio Rodríguez Fer expresó, en este acto, la emoción "de atoparme ao pé da campa do insigne escritor que tanto admiro nun día tan simbólico", señaló el nuevo Cunqueiriano de Honra.

La comitiva caminó hasta la tumba del también escritor Manuel Leiras Pulpeiro, sobre la que dejaron una rosa roja en recuerdo de este prócer, del que habló el cronista oficial de la ciudad, Antonio Reigosa.

Comentarios