El niño de 7 años herido grave en Viveiro al ser arrollado por un tren permanece en el Chuac

El pequeño se escapó de casa mientras su familia celebraba el bautizo de la hermana y se adentró en las vías hacia el túnel situado cerca del apeadero de Pontelabrada
undefined
photo_camera undefinedMomento en que los sanitarios atienden al menor en la ambulancia. ANTÍA

Un niño de 7 años de edad resultó herido de gravedad este viernes al ser arrollado por un tren de Feve en Viveiro. El pequeño se escapó de casa mientras su familia, de origen peruano, celebraba el bautizo de la hermana y se adentró en las vías del ferrocarril por el túnel situado en las inmediaciones del apeadero de Pontelabrada, momento en que un tren que circulaba hacia la estación de Viveiro lo arrolló.

Los servicios sanitarios lograron estabilizar al pequeño, que fue evacuado intubado pero con un importante traumatismo cerebral, debido al golpe que sufrió al impactar con la máquina del tren y las vías. Los servicios de emergencias desplazados a la zona pudieron comprobar que el niño respondía a las llamadas, movía los ojos e incluso articulaba alguna palabra. Estuvo consciente en todo momento mientras lo atendieron en el lugar. La Policía Nacional avisó a los padres de lo sucedido.

El maquinista del tren manifestó a los agentes que había reaccionado con rapidez accionando el freno al encontrarse de repente con el niño dentro del túnel, pero le resultó imposible evitar que la máquina lo golpease.

A expensas de poder realizar una investigación más exhaustiva, al cierre edición se desconocía cómo se produjo el impacto exactamente.

AMPLIO DISPOSITIVO. Los agentes de la Policía Local, que llegaron al lugar junto a los de la Policía Nacional, coordinaron el dispositivo que asumió la investigación de este accidente fortuito, además de alertar a los servicios del 061 que enviaron dos ambulancias y médicos a la zona, así como a los bomberos de Viveiro, cuya actuación no fue necesaria al no estar atrapado. También se pidió un helicóptero para su traslado por la gravedad de sus lesiones.

La Policía Local buscó la vía de evacuación más rápida, parando el tráfico en la travesía de Viveiro y el puente de A Misericordia para facilitar el paso de la ambulancia hasta el estadio de O Cembedo, donde pudo aterrizar el helicóptero, que hacia las nueve de la noche salía hacia el complejo hospitalario de A Coruña.

La detención de la circulación de vehículos por Viveiro ocasionó retenciones muy importantes, por lo que después hubo que esperar un cuarto de hora hasta que logró restablecerse con una cierta normalidad.

Comentarios