El hemisferio de la aventura noruega

Ceferino Martínez y Jorge Aguirre, los dos viajeros que partieron el 28 de mayo de Lourenzá a Nordkapp en Noruega a bordo de una Vespa 200 y una Dyane 6, culminan este jueves su aventura e inician el viaje de regreso
Aguirre y Martínez. EP
photo_camera Aguirre y Martínez. EP

La aventura que emprendieron Ceferino Martínez, a bordo de una Vespa 200, y Jorge Aguirre, en un Dyane 6, el pasado día 28 en Lourenzá camino de Nordkapp, en Noruega llega este jueves a su ecuador. Será por la mañana cuando se hagan la foto en Cabo Norte en la que llevan pensando los últimos once días.

"Estaremos allí antes de las nueve de la mañana para que no haya nadie y poder hacer la foto con el coche y la moto debajo de la bola", explicó este miércoles Martínez desde el camping en el que hicieron noche a 24 kilómetros del punto exacto que pondrá punto seguido a su aventura. 

A sus espaldas llevan 5.924 kilómetros en una travesía hecha en tramos de entre 485 y 490 kilómetros a una velocidad media de entre 90 y 100 kilómetros por hora y cargada de anécdotas, de la que se quedan con la hospitalidad de toda la gente que se encontraron en el camino. "Al ir en estos vehículos somos un imán para la gente, que se sorprende de vernos y siempre nos ayuda", explica Martínez, que reconoce que alcanzar Cabo Norte es una meta cumplida: "Es cierto que siempre confiamos en que llegaríamos, pero siempre hay imprevistos como pinchazos, camiones que te pasan cerca y siempre tienes dudas de lo que pueda pasar, pero al final podemos decir que lo hemos logrado". 

Entre todos los momentos que vivieron estos días, los dos viajeros, socios del club Vespa&Faba Clásicos, destacan dos. Uno el día que pararon en un anticuario a comprar unos esquís antiguos de travesía y para tener un detalle con él le sacaron embutidos que llevaban y él les sacó pan y les regaló unos calcetines. "La gente es muy hospitalaria, te ofrece su casa para descansar o resguardarte del frío y comida", indica Martínez.

El otro momento fue cuando cruzaron el lunes la línea del Círculo Polar Ártico, indicado en un cartel verde. "Impresiona porque cruzas la línea del Círculo Polar Ártico, pero en realidad es una carretera con algo de nieve a los lados", bromea. Y también destacan que llegaron a pagar la gasolina a 2,89 euros, "lo que deja claro que aquí la gente tiene poder adquisitivo y claro, vernos a nosotros en estos coches, también les llama la atención". 

Este mismo jueves empezarán el camino de vuelta que serán otros más de 5.000 kilómetros. Regresarán por Finlandia cogiendo un ferry en Helsinki hasta Tallín, en Estonia y seguirán por Letonia, Estonia y Polonia para volver a cruzar Europa y regresa a A Mariña.  

Comentarios