Hacer virtual lo físico

Ginzo Moda compagina las tiendas de Foz y Ribadeo con una potente web, con envío y divulgación gratuita, y gran presencia en redes
tienda foz
photo_camera José Ginzo en una de sus tiendas de Foz. ÁLVEZ

"Hai que mirar cara adiante, pois non podes parar en medio da viaxe", asevera José Ginzo, responsable de dos tiendas físicas en Foz, de moda para hombre y mujer, y de otra con dos pisos en Ribadeo, para explicar su fuerte apuesta por el mundo online. "Hai que ir cos tempos, non queda outra, porque internet veu para quedarse e hai que estar a golpe de clic", confiesa sobre una revolución como la que cree que fue en sus tiempos la venta por catálogo.

Una apuesta que incluye una potente página web en la que continuamente están insertando contenido porque es la clave de un buen rendimiento. "O traballo que dá, é como o dunha tenda física, cunha persoa encargada de velar polo produto, subir as cousas á web e expoñelas nas redes sociais, pois Facebook e Instagram son un complemento imprescindible", asevera el empresario.

Online: los pedidos tardan entre 24 y 48 horas y aceptan Bizum

"É un produto físico que hai que facer virtual", reflexiona Ginzo y en muchos más casos de los que parece, "permite que o cliente chegue cos deberes feitos e coa foto do artigo que quere no móbil e como as pantallas dos TPV dos locais están conectados coa web é fácil localizalo", asevera el experto, quien coincide en que "hai un segmento importante de xente que ve o que colgas, que está pendente do produto que chega, das tallaxes, os prezos... Hai unha entrada de novas ferramentas para expoñer o produto que é brutal, polo que hai que estar en mans de profesionais, como cando dimos o paso hai 35 años de apostar por escaparatistas para os nosos negocios", asevera.

En la web de Ginzo, además, tanto los pedidos como las devoluciones son gratuitas y los productos llegan a casa en 24 horas dentro de Galicia y en 48 en el resto de España, "algo que che abre un mundo de posibilidades e que é unha maneira de facerse un oco no mercado do comercio", reconoce José Ginzo quien, como curiosidad, destaca las compras hechas desde Andalucía el pasado marzo de parkas de otoño invierno por el mal tiempo de la zona.

Cambios: menos del veinte por ciento de los pagos son en efectivo

Unas compras online —que a los pagos tradicionales añaden la opción de Bizum— a las que se suman otras de gente de la comarca que apuesta por la recogida en tienda, pues "veñen e proban por se hai que facer arranxos", algo que también hacen los turistas cuando están por la comarca "e mandámosllelo ao seu lugar de orixe sen coste engadido".

GAMA ALTA. Una clientela que tiene en Ginzo Moda una amplia selección de textil, complementos y calzado. Todos ellos, artículos de una gama media alta, con una variedad de marcas de reconocido prestigio. Una filosofía con la que ya nació el comercio abierto por sus padres y del que José se hizo cargo hace 36 años, aunque fue de esos niños que se crió casi detrás del mostrador.

"Meu pai era xastre e miña nai modista e abriron un pequeno obradoiro en Foz, no que incluso tiñan unha máquina para confeccionar prendas de punto porque daquela non existía o ‘pret a porter’. Co tempo, abriron unha tenda, Galerías Ginzo, na Avenida da Mariña e o gran salto, como no resto da comarca, foi coa chegada de Alúmina-Aluminio que é cando montan unha tenda de muller de dúas prantas".

José tiene claro que el mantenimiento de las empresas potentes cercanas, "Ence, Alcoa, os estaleiros, a pesca, e Altri, se viñera" son vitales para el futuro de una comarca "punteira" de Galicia. "Se a maiores diso temos un turismo que nos descubre e nos visita, perfecto, pero non podemos basar o noso crecemento en dous meses e temos que pensar tamén nos que veñen detrás, e que os mozos se poidan quedar na comarca porque haxa emprego e que só marche o que queira", manifiesta.

Tradición: José se crio en un negocio que impulsaron sus padres

José apostó por quedarse y coger las riendas del negocio familiar que fue implementando con la apertura hace dos décadas de una tienda en Ribadeo y ahora de la apuesta online. "Está claro que o cliente actual quere as cousas fáciles e igual que hai anos era impensable pedir de comer para levar á casa, ou que a xente pagara con tarxeta, hoxe en día só menos dun vinte por cento das compras se pagan en efectivo, son moitos os cambios que nos agardan aínda. É outra forma de vivir e hai que adaptarse", asegura.

Comentarios