miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

El guardián de Cantarrana

Dino, en el campo que cuida con esmero desde hace más de 30 años. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Dino, en el campo que cuida con esmero desde hace más de 30 años. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Dino lleva 36 años ejerciendo de utillero y jardinero del Viveiro, al que llegó para jugar, pero un ascenso le dio un giro total a su vida

Si hay una institución en el Viveiro CF, ese es Dino, que ejerce la función de "multiusos" desde hace más de 35 años, un tiempo en el que lleva "facendo de utilleiro, lavando toda a roupa, coidando da herba e facendo os labores de mantemento do campo de Cantarrana" para que los integrantes del primer equipo celeste trabajen con la mayor comodidad posible.

Bernardino Correia Fonseca, portugués nacido en Porto en el 1960, aunque fiel aficionado del Benfica, arribó a Viveiro en el 1985 para jugar al fútbol, pero un ascenso le cambió sus miras por completo. "Eu tiña 25 anos, xogaba no Gondomar da Terceira de Portugal e cheguei ao final dunha campaña para xogar na seguinte na Preferente, pero o Viveiro ascendeu a Terceira e aí xa non podía competir porque aínda non eramos comunitarios, así que non cheguei a debutar", rememora.

Al no poder jugar al fútbol, Álvaro Val, O Padriño, por aquel entonces directivo de la entidad, le ofreció "entrar a traballar coidando o campo", explica. Dino, al que unos pocos todavía le llaman Futre, ya que su llegada casi coincidió en el tiempo con la del astro luso al Atlético, no lo dudó. Después montó un negocio de lámparas que mantuvo abierto durante nueve años para posteriormente entrar en una auxiliar de Alcoa "na que levo 22 anos ", pero ya sin volver despegarse nunca más de Cantarrana.

"O fútbol antes era moito máis físico e agora é máis técnico e os xogadores xa non queren facer exercicio sen balón"

"Esta é a miña casa, porque practicamente boto máis tempo nela que na que vou durmir. Durante a temporada saio de traballar, como e xa veño para aquí ata as once da noite. Son o último en saír sempre e logo as fins de semana tamén paso moitas horas porque a herba dáme moito que facer", asegura.

Mantener el campo en buen estado es su mayor quebradero de cabeza "porque isto non é un campo de fútbol, senón un xardín ben coidado e hai que facerlle moitas cousas porque o Concello non manda os seus operarios a botar unha man", afirma.

Durante sus 36 años en la entidad, Dino ha hecho también de delegado, ha visto pasar a decenas de directivos, a cientos de jugadores y ha vivido en primera persona la evolución del fútbol: "Agora é menos físico e máis técnico. Antes adestraban coma lobos correndo polo parque ou a praia e agora faise case todo con balón e os xogadores volvéronse máis señoritos".

Igualmente, lamenta la falta de compromiso de los más jóvenes. "Antes aburríanse e viñan encantados a adestrar, pero agora están todo o tempo co teléfono e non hai paciencia se non xogan", critica.

"O mellor recordo son os ascensos a 3ª e o peor, as mortes de Tarrío ou Soto, que foi como un pai para min"

Para él, el Viveiro "é unha familia". Y como una buena familia, "ás veces hai cousas que ves e te fastidian, pero tes que calar". Son muchas las vivencias y buenos momentos que se le agolpan en la memoria, pero destaca "todos os ascensos a Terceira e as cinco fases de ascenso a 2ªB, sobre todo aquela do Zamora na que estivemos a punto de ascender", relata.

Entre los peores recuerdos aparecen la muerte de Tarrío o de la del expresidente Soto, "que era case como un pai para min porque me axudou en todo", destaca.

En cuanto a los técnicos remarca el trato con el ferrolano Molina: "Estivo cinco anos e falabamos moito de fútbol. Viña e preguntábame por como vía as cousas, ás veces parecía un axudante seu".

A pesar de tener cierta fama de "rosmón", todos los jugadores que pasan por el Viveiro destacan al marcharse las comodidades que han tenido. "Un ás veces ten un día malo, pero son amigo de todos. Entre os xogadores hai de todo, santos e outros máis difíciles de levar. A min gústame facer as cousas ben e ás veces cabréome se deixan todo desordenado, pero saben que ao final esquéceseme todo rápido", concluye.

El guardián de Cantarrana
Comentarios