martes. 21.09.2021 |
El tiempo
martes. 21.09.2021
El tiempo

El gobierno requiebra en Ferreira

Fina Geada. JOSÉ Mª ÁLVEZ (AEP)
Fina Geada. JOSÉ Mª ÁLVEZ (AEP)
Por segundo mandato consecutivo afloran las disensiones entre ediles de peso en el PSOE, como en este caso Fina Geada

A CUERNO quemado olía el gobierno municipal de Ferreira de O Valadouro. Hubo tregua entre PSOE y BNG para la toma de posesión municipal pero, finalmente, la entrada de los nacionalistas en la coalición está resultando muy chusca para sus socios. El voto contrario de Fina Geada al reparto de dedicaciones y concejalías del alcalde y ediles del Bloque aflora definitivamente el distanciamiento y diferencias de una izquierda a la que le cuesta mucho sumar y poco dividir. Es una plaza complicada, como la de A Fonsagrada, donde se juntan dinámicas políticas y personales muy fuertes.

Pero esta situación no es nueva en Ferreira porque ya durante el anterior mandato el alcalde socialista, Edmundo Maseda, tuvo una baja importante en el equipo de gobierno, Pedro Paz, que acabó a última hora yéndose a los independientes, movimiento que a este no le salió bien al no conseguir plaza en el pleno municipal como segundo de otra lista. En ese trance, tampoco repitió en la candidatura socialista Luis Maseda.

Ahora la "díscola", como la llama el cabeza de lista del BNG, Eduardo Chao, es Fina Geada, que una vez ratificado el acuerdo de gobierno bipartito, según ella precipitadamente y con la urgencia de sacar adelante unos nuevos presupuestos, se ha plantado, al estar en desacuerdo con cesiones como su propia área de responsabilidad, la de cultura, que pasa a manos de los nacionalistas. "El señor alcalde ha preferido firmar un pacto de gobierno con el BNG y apartarme a mí", dijo Geada sobre la reorganización municipal.

La dimisión de la hija de Geada, María Mon (la relevó Pilar Vázquez), levantaba mar de fondo para el regidor —ayer esta redacción intentó contactar infructuosamente con Edmundo Maseda para conocer su parecer— de cara al pleno. El momento es complicado para este tipo de movimientos de despachos municipales, pues el PSOE no solo retoma el curso político, está en período precongresual y los equilibrios son muy delicados. Desde el federal valenciano, al gallego con su ruxe ruxe de primarias y avales.

Además, no siempre las alcaldías comulgan con las secretarías. Así, a la vuelta de la firma de un convenio en la Diputación, Maseda se topó con el lío del pleno, que ahora tiene compungida a toda la parroquia socialista valadourense.

No ha sido sorpresa y deberá aclararse en una próxima ejecutiva y asamblea pero ya en las virtudes de la lista local socialista estaban sus penitencias. Fina Geada, a la que muchos compañeros de partido tienen por una trabajadora nata y con gran capacidad de abordar los retos locales, de lo que ella también presume, estuvo más de 40 años en el Concello como funcionaria.

No solo conoce a fondo y ha tratado a todo el mundo, resolviendo problemas, sino que se jubiló hace año y medio y tenía ganas de seguir mandando. Una dura rival tanto para amigos como enemigos que quieran cambiar el orden de las cosas en el Concello en los próximos comicios. Y a la que ahora habían dejado sin funciones de "gestión".

Edmundo Maseda pensaba en asentar unas bases de coalición más sólidas, tras dos años de tregua. Pero el único que se manifestó ayer oficialmente y "ratificando o seu compromiso coa veciñanza do Valadouro", fue el portavoz del BNG, a pesar de ver esfumarse su dedicación parcial y la de su compañero Eliseo Teijeiro, nuevo concejal de obras y deportes.

El nacionalista Eduardo Chao entra como primer teniente de alcalde y dice sentirse ilusionado para gobernar incluso sin sueldo

Al final, Chao hasta coincide con la "díscola" en que es posible gobernar, aún sin sueldos (20.000 al año para el regidor y 8.000 para cada uno de ellos, según pactaran). El ya primer teniente de alcalde y concejal de cultura en lugar de Geada, dice que "entramos a formar parte do goberno municipal con moitas ganas de traballar polo Valadouro igual que fixemos no mandato anterior, e ratificando o noso compromiso con todas e todos os veciños do concello".

Sobre el revés al acuerdo inicial con el PSOE, señaló: "A nosoutros non nos move o interese por unha dedicación parcial, preocúpanos o Valadouro e os problemas e as necesidades da súa veciñanza, e ese traballo imos facelo independentemente de se percibimos algún tipo de salario parcial ou non".

lamenta el alineamiento de la socialista con el PP y la concejala independiente de Udival tras firmar en julio el acuerdo de gobierno bipartito. Recuerda Chao que en 2011 el BNG votó a favor del salario del alcalde del PP y deja su amarga reflexión: "Nada se pode esperar desta xente, que supedita a súa actuación na política municipal a escuros intereses e, sobre todo nun partido coma o PP que navegou e navega sempre moi ben polas cloacas do transfuguismo".

Aparte de larvadas diferencias políticas y personales, quizás lo que esté aflorando en Ferreira son las próximas elecciones locales, donde todos tratan de colocarse y tocar algo de poder. Los comicios siempre destapan por las parroquias purgas y díscolos pero el tiempo dirá si en O Valadouro tensaron demasiado la cuerda.

El gobierno requiebra en Ferreira
Comentarios