El local Flora se caracteriza por una fusión exótica con tradición

Esta discoteca bar de Area tiene una amplia oferta para todos los públicos, en la que destacan sus típicas copas artesanas de helado
undefined
photo_camera Aitor Losada y Roxana Bares, en el exterior del Flora de Area.JM ÁLVEZ

La discoteca bar Flora de Area, en Viveiro, funciona desde 1968. Aitor Losada Pereira es el gerente desde 2016 tras relevar a su padre, que llevó el negocio 40 años, y a su abuela, que lo abrió. El local tiene fama por sus copas de helado artesano, que ampliaron con nuevos sabores. También hubo cambios en la cocina, al frente de la cual está Roxana Bares Soto, que en el confinamiento decidió introducir platos chinos en la carta, pues a ella le encanta esa cocina y faltaba. Funcionó bien. Explica que después pensaron en retirarla para simplificar la carta en verano, pero al final "decidimos mantenerla porque la gente la pide igual". También cocía pan chino y prepara rollitos de primavera. La cocinera comenta que se adentró en este mundo "a base de leer, ellos aplican el yin y el yang en la comida, por eso todo lleva algo de azúcar, jengibre y sustituyen la sal por salsa de soja".

La oferta se completa con las típicas exquisiteces gallegas, como langostinos, zamburiñas o berberechos, tres tipos diferentes de raxo, recetas con pollo o carne de cocodrilo, que tiene una gran aceptación. Roxana comenta que empezaron a cocinarla en unas jornadas de carnes exóticas. Hasta hace tres meses la prepararon, pero la gripe aviar impide ahora su comercialización. "Solemos servirla en brochetas, pero ya están demandando que pongamos filetes". Los comensales indican que sabe como el churrasco. El pollo kung pao, un poco picante, lo cocinan no obstante al gusto del comensal y es un plato chino muy solicitado.

El local tiene fama por sus copas de helado artesano, que ampliaron con nuevos sabores

La clientela es muy amplia, desde los 15 años hasta los jubilados. El local dispone de juegos como futbolín, billar o dardos, que atraen a jóvenes y adultos, pero también permite tomar cafés, vinos o cervezas, además de copas. "El abanico es grande", comenta Aitor, quien añade que también acogen cumpleaños. "Este local es un mix para toda la familia, cada uno tiene su sitio". Además de la clientela de la zona notan que desde la pandemia aumentó el turismo de proximidad durante los fines de semana y destacan el tirón de lugares como O Fuciño do Porco y la ruta jacobea del camino costero del Cantábrico. El disfrute de la amplia terraza es otra posibilidad que tiene gran afluencia en verano.

La discoteca triunfa los fines de semana. Pinchan de todo, a gusto del cliente. El establecimiento abre desde las diez de la mañana hasta el cierre, más amplio en verano. Descansan los martes. El local también tiene mucha amplitud fuera, lo que posibilita prolongar las sobremesas o disfrutar de un refrigerio.

Comentarios