Frustradas dos tentativas más de okupar casas en Foz

Un grupo de personas pateó puertas de casas de la localidad focense durante varios días buscando alguna a la que acceder
Puerta forzada. AEP
photo_camera Puerta forzada. AEP

Las fuerzas y cuerpos de seguridad de Foz con la colaboración vecinal lograron frustrar en los últimos días dos nuevas tentativas de ocupación de sendas viviendas situadas en los números 13 y 15 de la Avenida de Lugo de la localidad. El mismo grupo de personas trató de okupar otro inmueble hace algo más de una semana en la calle Eduardo Pondal.

El último intento se produjo este lunes pasado. Los autores de los hechos patearon puertas de varias casas para ver si les resultaba posible acceder, una actuación que realizaron durante los últimos diez días. En este momento, se desconoce si continúan en la localidad focense.

Buena parte de las viviendas que tratan de okupar en Foz pertenecen a constructoras que en su momento las compraron para demoler con vistas a la creación de edificios nuevos, aunque también accedieron alguna particular.

En su mayoría son viviendas abandonadas y adquiridas por constructoras con la intención de crear nuevas edificaciones

Los okupantes son familias o grupos de personas que se encuentran en una situación marginal y no tienen vivienda, por lo que el acceso a una de ese modo les proporciona luz, agua y otros servicios de manera gratuita.

Fuentes policiales recalcan la importancia de presentar denuncia cuanto antes para atajar el posible problema que ocasiona la ocupación. Eso facilitar que el juzgado active de manera inmediata una orden de desokupación, ya que cuanto más se dilata el proceso los okupantes adquieren unos derechos y resulta más difícil su desalojo.

Los cuerpos policiales apuntan la importancia de comunicar a los vecinos la marcha temporal del domicilio por vacaciones para que estén pendiente, además de contar con sistemas de seguridad como cámaras, alarmas o videollamadas a los cuerpos de seguridad en caso de que se produzca la intrusión en el domicilio para que se puedan comprobar los hechos y actuar a tiempo.

También cabe la posibilidad de que no se trate de una okupación, sino que sea un allanamiento de morada para cometer un robo u otro acto delictivo.

Los cuerpos de seguridad también recomiendan no dar dinero a las personas que piden ayuda en la calle, sino comprarles comestibles, en caso de tener la buena voluntad de ayudarles.