Foz llora la muerte de Suso Fernández, Suso do Bahía

Era hijo predilecto de la localidad, donde destacó en los ámbitos cultural, social y del comercio ► El Concello declara este jueves día de luto oficial
Jesus Fernandez. JM ALVEZ
photo_camera Jesús Fernández. JMª ÁLVEZ

Foz llora la muerte de Suso Fernández, más conocido como Suso do Bahía, quien dejó huérfana a su amada localidad con 85 años. El fallecimiento, que se produjo este miércoles, está causando una honda pena en toda la comarca y el mundo de la cultura, dado que era muy conocido al ser una persona muy dinámica que se implicó en diversos ámbitos durante su trayectoria vital.

El funeral será este jueves a las ocho de la tarde en la iglesia parroquial de Santiago de Foz. La capilla ardiente está instalada en el tanatorio Rodríguez Dorado y la incineración será en la intimidad familiar.

El Concello focense ha decretado día de luto oficial la jornada de este jueves, en la que las banderas de los edificios municipales ondearán a media asta.

Jesús Fernández López, quien hasta que pudo fue colaborador habitual del periódico El Progreso, fue cronista oficial de Foz durante dos décadas hasta que renunció al cargo en diciembre de 2020 por motivos de salud. El traspaso de poderes a su sucesor, Xoán Ramón Fernández Pacios, se produjo en julio de 2021 en un acto muy emotivo que congregó a una nutrida representación de la sociedad mariñana, así como a múltiples amigos suyos.

El funeral será en la tarde de este jueves

El focense fue nombrado hijo predilecto por el Concello y recibió numerosos reconocimientos durante su dilatada andadura, siendo Cabaleiro da Orde do Camiño de Santiago y también de Pardo de Cela, asociación de la que formaba parte. 

Suso Fernández siempre estuvo muy vinculado al mundo de la escritura fundando la primera imprenta de la villa en 1963, además de regentar la librería Bahía, con la que siguen sus hijos. Su insaciable inquietud salió a relucir asimismo en libros como la guía histórica sobre San Martín de Mondoñedo, Foz, o mar e as xentes o Foz, un lugar de ensueño. De hecho, cantó como nadie alabanzas a su villa, por la que se desvivió y a la que amó, igual que a su familia, que llora la pérdida con amigos.

Destacó como impulsor de diferentes eventos culturales, como la Feira do Libro, y por la participación en colectivos de este ámbito, como O Feitizo o la asociación Pardo de Cela. Sus amplias relaciones sociales le granjearon amistades con destacados intelectuales.

Asimismo ejerció un papel muy activo en el mundo del comercio, el turismo y la promoción de su localidad, dado que fue el primer presidente de la asociación de comerciantes focense, que fundó y dirigió durante 15 años.

Comentarios