El foro educativo de Vegadeo premió a médicos especialistas en trasplantes

Un grupo de cirujanos de Asturias advirtió, en la clausura de los encuentros, sobre la necesidad de que todos los ciudadanos españoles donen, por la elevada demanda que existe

Médicos responsables de la coordinación de trasplantes de Asturias, premiados en la clausura del foro vegadense. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Médicos responsables de la coordinación de trasplantes de Asturias, premiados en la clausura del foro vegadense. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La novena edición del Foro Comunicación y Escuela que organiza cada año el Instituto de Enseñanza Secundaria Elisa y Luis Villamil de Vegadeo quedó ayer clausurado tras premiar a colaboradores y entidades, y en especial este año, a los médicos que coordinan en Asturias la donación de órganos. El evento sirvió para que los especialistas hiciesen desde el Occidente asturiano un llamamiento a la ciudadanía con la finalidad de que todas las personas donen, ya que incluso con un 100% de donantes no se llegaría a completar la demanda actual.

"Es importante educar en valores como el de la solidaridad a la hora de donar órganos", recalcó Dolores Escudero, la coordinadora Autonómica de Trasplantes del Principado. "Solo un 12% de la población asturiana se negó el año pasado a donar y en lo que va de año la cifra descendió al 7%", matizó. Entre los motivos de las negativas figuran muchos relacionados con convicciones religiosas. Aparte de que no todos pueden: por ejemplo, no pueden hacerlo quienes hayan sufrido enfermedades infecciosas. Aunque España está a la cabeza en el ránking mundial en cuanto a donaciones, se necesita más. 

"Los médicos intensivistas que trabajamos en las unidades de cuidados intensivos con pacientes que están a punto de sufrir una muerte cerebral, mantenemos artificialmente el cuerpo cuando ocurre el deceso y se solicita a la familia permiso para la donación. No hace falta dejar constancia escrita, ni tener un carné de donante, basta con haberlo expresado verbalmente en vida", matiza. 

El jefe del área de trasplantes renales del Hospital Universitario Central de Asturias, Miguel Hevia, recordó que la diálisis no evita con total seguridad la mortalidad del paciente, por lo que la mejor solución es la del trasplante, que además le cuesta menos a la Seguridad Social. "Una diálisis clásica puede suponer 45.000 euros en un año al sistema de salud, mientras que un trasplante reduce cuatro veces el coste".

Recordó que siempre hay lista de espera. "En Asturias hacemos 60 trasplantes renales anuales y cada año se empieza con unas cien solicitudes, un promedio similar al del resto de España". Lo mejor para los pacientes más jóvenes sería que otro donante vivo cediese un riñón, "porque una persona sana puede vivir perfectamente con uno". El aumento de la esperanza de vida está haciendo que aumente la demanda.

Comentarios