miércoles. 08.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 08.12.2021
El tiempo

La flota merlucera vuelve a afrontar una situación de reducción de cupos y precios

Flota del Gran Sol amarrada este miércoles en el puerto de Burela. JOSÉ MARÍA ÁLVEZ
Flota del Gran Sol amarrada este miércoles en el puerto de Burela. JOSÉ MARÍA ÁLVEZ
Los pincheiros pescan menos merluza, varía mucho su cotización y en las plazas se vende hasta por el triple de lo que se paga en lonja

La merluza sobre un pil pil de encurtidos fue el plato principal del menú ofrecido el martes por los Reyes al presidente de Italia, Sergio Mattarella, en Madrid. El convite recuperaba la "mesa imperial" del Palacio Real y habla del prestigio culinario del producto estrella de la pesca mariñana que, sin embargo, observa otro fin de año cómo los bajos precios en lonja, los recortes de cuotas en Gran Sol y en el litoral junto con el fallo en algún caladero como el de Escocia pueden deteriorar el sector en 2022 -otro más de la comarca- si dentro de un mes la Comisión Europea no acierta con el acuerdo de compromiso que garantice la sostenibilidad económica y ambiental.

La base para fijar las posibilidades de pesca partió de una fuerte reducción del 27% en la merluza de Gran Sol, una propuesta científica del ICES (International Council for the Exploration of the Sea) que intentarán modular, como todos los años, el Ministerio de Pesca y la Xunta y que armadores como el cedeirés Luis García, con varios pincheiros y volanteros con base en Celeiro, no comprenden.

"É certo -explica-, que no pincho levamos pescado algo menos co ano pasado pero en cambio a volanta vai moi ben; non é problema de cantidade de peixe senón que vai menos ao anzuelo ao ter moita sardiña e comichón no mar". Argumenta además, sobre el estado del caladero de la merluza norte que "se comparamos o que se pescaba a primeiros de século, cando era cíclico e había meses en que non collías nada, respecto a agora que se pesca todo o ano, vemos que isto da baixada de cotas non ten sentido".

"Antes un gransoleiro saía para a marea con trinta e pico mil euros de gasóleo, víveres e carnada e agora xa estamos nos 40.000"

El principal problema, en su opinión, es la inestabilidad de precios que sufre la flota pues un día la media de la merluza en lonja puede salir a 5 euros y dos días más tarde otro barco venderla a 2 euros. "Vendemos bastante peor -agrega-, quizais pola incerteza dos mercados e logo que non hai lóxica en certas cousas. Como é posible que unha merluza en lonxa saia como moito a 6 euros o quilo e logo a atopes no mercado en Santiago a 18,5 euros?". Algo inasumible para un producto caro respecto a otros pescados.

Para García no pinta bien el 2022 porque, además, los precios del gasóleo están ya sobre los 0,58 euros el litro y supone un gran desembolso en barcos que surten 18.000 litros de una tacada para salir de marea. "Antes un gransoleiro saía de porto con trinta e pico mil euros de gastos entre combustible, víveres e carnada e agora estamos en 40.000 euros", lamenta. Aunque reconoce que peor lo tienen sus colegas de los barcos pequeños de litoral. El tajo que pretende aplicarles la Comisión Europea es del 18%, lo que ha disparado las alarmas políticas por todo el Cantábrico, desde el PNV hasta el PP gallego, por el número de embarcaciones afectadas.

Después de 20 años con planes de gestión de la pesquería y de múltiples vueltas para alcanzar el rendimiento máximo sostenible, reduciendo notablemente el arrastre, a pesar de que tratan de maximizarse las cuotas a las lanchas con topes de 1.500 kilos a la semana, la situación no mejora. "Llevamos todo el año sufriendo con la merluza sur", reconocía en Burela Héctor Villa, del Mapa.

EL FALLO EN ESCOCIA. Quien confirma el desplome de las capturas de merluza en los caladeros escoceses es el celeirés Eugenio Regal, uno de los armadores con barco británico, el palangrero Brisca. Se pesca mucho menos -algo que también le confirmaron arrastreros escoceses que faenan cerca de Aberdeen- y además pesan las trabas derivadas del Brexit.

"Vendemos en Pasaia porque o peixe de alá arriba é grande e págase ben en San Sebastián pero o peixe fallou e aparte fréase a comercialización", señala Regal. Si a los que descargan en Irlanda para transportar por camión el pescado del mar céltico les afecta el papeleo fronterizo, el transporte desde Escocia a Santander también tiene tela aduanera.

"Devolvéronnos de Francia un camión con peixe fresco de Escocia e quixemos traelo por Santander pero tivemos que esperar ao día seguinte polo certificado veterinario", lamenta Regal. Sobre las cuotas, en cambio, no ve extraño que se reduzcan un poco: "Hoxe sobra moita cota de merluza, a min vanme sobrar 400 toneladas nun barco e cento e pico noutro; hai menos peixe e o caladoiro non está como hai dez anos".

La flota merlucera vuelve a afrontar una situación de reducción de...
Comentarios