sábado. 08.05.2021 |
El tiempo
sábado. 08.05.2021
El tiempo

Fiestas históricas en A Mariña: se caen o se reinventan

Un concierto en el Ribadeo Indiano. AEP
Un concierto en el Ribadeo Indiano. AEP
La Festa Castrexa de Burela, A Queimada de Cervo y A Maruxaina de San Cibrao tampoco se celebrarán este verano

Las fiestas inspiradas en otras épocas históricas o recreaciones como las de A Queimada y A Maruxaina forman parte de la identidad del verano en la comarca de A Mariña. El año pasado todas ellas se cayeron del calendario festivo sin remedio debido al covid-19. Sin embargo para este verano algunas apuestan por formatos reducidos con actos simbólicos y sobre todo culturales, en los que se pueden controlar los aforos y respetar las medidas sanitarias que estén marcadas en el momento de la celebración. Otras volverán a caerse del calendario festivo por segundo año.

Una de las primeras fiestas inspiradas en el pasado local es la Festa Castrexa de Burela, que acostumbraba a ser entre finales de junio y principios de julio. Este año no se celebrará. La presidenta de la asociación Burela Castrexa, Marta Basanta, explicó que dadas las circunstancias optaron por anular la cita: «Se houbera festa xa teríamos que estar traballando, pero non nos podemos meter a organizar nada cando non sabemos cal será a situación no momento no que se celebre».

También en Cervo optaron por anular dos de sus fiestas más significativas. A Queimada de Cervo y A Maruxaina de San Cibrao quedarán un verano más en silencio, a la espera de que 2022 pueda devolverlas al calendario.

En otros casos las organizaciones apuestan por no dejar pasar la fecha sin recordar la celebración, aunque eso sí, con distintos actos simbólicos y culturales.

El mercado medieval de Alfoz, por ejemplo, que se celebra a mediados de julio, tendrá este año un nuevo formato. "O mercado clásico non se poderá facer, pero queremos organizar algo simbólico para que non se perda de todo", explica la concejala de turismo, Arantxa Incera, que avanza que están trabajando en una actuación de música tradicional o unas jornadas de historia local, entre otras actividades. "Queremos que sexan actividades culturais no entorno do castelo", indica.

La misma apuesta es para el Mercado Renacentista de Viveiro, que suele celebrarse entre finales de junio y principios de julio. "Temos unha liña de traballo de señada para levar a cabo algunha actividade simbólica para que non quede no esquecemento", reconoce la concejala de cultura, Lara Fernández Fernández-Noriega, "en 2020 non se puido facer nada, pero agora que temos algo máis de tempo queremos darlle forma para lembrar a festa".

Lo mismo ocurrirá en Foz con la Festa Normanda, que cierra el verano en la localidad. Desde la organización, Pablo Fraga, avanza que "algo vaise facer". "Como en 2019 é imposible que se faga e a estas alturas xa deberíamos ter todo listo, pero en función de como vaia evolucionando a situación organizaremos algo", indicó.

INCERTIDUMBRE. La incertidumbre todavía planea sobre otras fiestas. Por ejemplo el Ribadeo Indiano, una de las recreaciones históricas más multitudinarias y con gran ambientación. "Dada a situación cambiante e as poucas expectativas de cara a permitir aglomeracións na época estival non temos nada decidido", aseguró el alcalde, Fernando Suárez Barcia, que indicó que esperarán algo más para tomar una decisión.

En la misma tesitura están en O Vicedo con la Romaxe Vikinga. "Non quero unha romaría con limitacións, así que a idea en principio é non facela, pero non descarto que máis adiante podamos pensar en facer algo simbólico", dijo el regidor, Jesús Novo.

En Mondoñedo tampoco hay nada decidido sobre su mercado medieval. La decisión final se consensuará con las asociaciones que colaboran en la organización, aunque lo más probable es que se plantee algún acto simbólico y cultural, como el concierto de música medieval del año pasado.

O Valadouro: un Mercado de Primavera virtual
Un evento de recreación histórica de las antiguas ferias es el Mercado de Primavera de O Valadouro, que debería festejarse el próximo día 27. Debido a la imposibilidad de celebrarlo como en años anteriores, desde el Concello optaron por una versión virtual a través de las redes sociales recordando las ediciones anteriores con fotografías y vídeos.

Desde el Concello también optaron por dar publicidad a esta edición diferente usando una cara conocida del panorama artístico gallego, el actor Rubén Ríos, que protagoniza el vídeo promocional.

Para implicar a la ciudadanía, están convocados tres concursos, cuyos bases se van publicando en las redes sociales. Uno de zocas, con categoría infantil y de adultos con cuatro premios de 200, 100, 50 y 30 euros en cada una de ellas; otro de fotografía y un tercero de vestimenta con tres premios de 100, 50 y 30 euros cada uno. Todos los premios son en vales de compra para el comercio local con el objetivo también de apoyar a los negocios del municipio en estos momentos

Fiestas históricas en A Mariña: se caen o se reinventan
Comentarios