miércoles. 12.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 12.08.2020
El tiempo

Feijóo y Pontón, grandes triunfadores en Burela, epicentro de la pandemia

Votación en el pabellón de Os Castros, de Burela, con alta abstención. D.V.
Votación en el pabellón de Os Castros, de Burela, con alta abstención. D.V.
El desplome de la participación, hasta el 58,9%, marcó los comicios en A Mariña

El efecto Alcoa y el brote de coronavirus prometían marcar las votaciones mariñanas tanto en los apoyos como en la participación. El patrón de voto mantiene la tendencia gallega, dada la clara victoria del PP y el meteórico ascenso del BNG, pero la progresión de los nacionalistas como segunda fuerza política en la comarca es muy notable en concellos como Xove, principal perjudicado por el anunciado cierre de las cubas de Aluminio, o Cervo, municipio donde se asienta Alúmina y la legión de trabajadores de la fábrica de San Cibrao. 

1Muchos de estos hicieron cola desde el mediodía en la Casa del Mar para depositar su voto en las dos mesas habilitadas y otros muchos compañeros se presentaron en ropa de trabajo o con diversas camisetas y mascarillas reivindicativas en contra del apagado de Electrolisis. El PSOE no ha sabido remontar en las canchas el anuncio de la multinacional y los electores mariñanos podrían haber castigado esta agónica situación de Ere. Los socialistas solo resisten el embate del BNG en Trabada, Ourol o A Pontenova. Pero en Foz, donde la participación ha caído desde el 65,15% al 57,72% (3.453 vecinos no fueron a votar), el Bloque es la segunda formación más votada y cosecha 877 apoyos nuevos respecto al 2016. 

Ha sido una campaña agitada pero con los candidatos sin cercanía. Resaltar que la cabeza de lista que más se prodigó en A Mariña fue la líder nacionalista, Ana Pontón, quien empeñó su palabra de evitar el cierre de Aluminio de llegar a la Presidencia, algo que si bien algunos interpretaron demagógico, ha calado con firmeza en el ánimo de la olla a presión laboral y sanitaria que es ahora la comarca. La coordinadora comarcal, Ana Ermida cree que el aluvión de votos tiene más explicación que el descontento: "Reflicte o traballo evidente que fixo o BNG, presentando unha altenativa e un proxecto que convenceu á xente; é un bo resultado para o Bloque pero insuficiente para Galicia". 

Auténtico agente tóxico de la campaña ha sido la pandemia y las prohibiciones o cierres según concellos. Las presiones sobre los alcaldes en plena campaña estival, y de estos para aminorar la debacle, han sido notorias. En Burela, municipio más afectado, un hombre rasgó la papeleta delante de su urna en el colegio electoral de Vista Alegre, en protesta por todos los que no pudieron votar al estar contagiados y no facilitársele el sufragio por correo.

Pero la noticia en Burela, aparte de la destacada victoria popular en el epicentro de la pandemia, fue la baja participación, de tan solo el 51,69%. Los contagiados tenían prohibido hacer acto de presencia aunque no puede achacársele solo a ellos. Entre los 3.435 vecinos que se abstuvieron pesa el difícil momento actual de un pueblo aislado y pendiente del goteo de casos. La desmovilización socialista es patente, quedándose en 510 sufragios frente a los 1.250 votos del BNG (867 más que en las elecciones del 2016). 

2

Esta vez el mensaje de ‘as cifras non cadran’ que a diario cuestionan el parte de enfermos se ha cebado en el partido de gobierno municipal, de donde salió precisamente la cabeza de lista provincial, Patricia Otero, confinada durante la campaña, como recordó Gonzalo Caballero. El escaño de Otero, como el que en su día defendió Ismael Rego, mantiene el peso burelés pero la plaza está muy tocada por el ascenso nacionalista. 

El ribadense Daniel Castro del BNG y los populares Elena Candia, José Manuel Balseiro y Daniel Vega (que siguieron la recta final de la campaña también confinados) toman la iniciativa, sobre todo teniendo en cuenta que la continuidad de Vega en el Parlamento ya no dependerá de la renuncia de Balseiro en el número 5, si este continúa como delegado provincial de la Xunta. En los comicios de hace 20 años, cuando todavía era primer teniente de alcalde en Cervo, Balseiro completaba la lista de las mayorías de Fraga, en el puesto número 13 por Lugo. Una larga carrera. 

3

Las elecciones se recordarán por el confinamiento, las insulsas videoconferencias y escasas propuestas ante abrumadores problemas. En la votación las mascarillas y el hidrogel con el lema de ‘bótame máis’ que entonaban los electores al higienizar las manos en la entrada de los colegios, parecían tan importantes como las propias papeletas. 

Los miembros de las mesas, y apoderados llevaron con distancia y resignación los artilugios protectores frente al coronavirus, aunque no era la primera vez que A Mariña lidiaba con estas protecciones en campaña. 

4

En las autonómicas del 2001, el ribadense Alfonso Rodil Veiga se presentó como presidente de mesa con mascarilla y guantes "semiprevenido contra o carbunco ", pues entonces había cierta psicosis sobre que alguien depositase polvos de ántrax en algún sobre. 

BAJA PARTICIPACIÓN. El lunes será el día de las valoraciones menudas sobre el elevado porcentaje de abstención registrado en los municipios más poblados de la comarca ya que en Foz, Ribadeo, Viveiro, Burela e incluso Mondoñedo, O Valadouro y Alfoz ha superado el 41%. La participación ha caído en A Mariña al 58,9% . 
 

PP y PSOE bajan apoyos en todos los concellos
El PSOE pierde apoyos en todos los concellos y el PP gana en los 16 mariñanos pero también retrocede votos en todos ellos respecto al 2016. Desde el BNG, que ha multiplicado apoyos por 4 en Burela o Viveiro y suma 914 votos en Cervo por 1.087 del PP, su coordinadora comarcal, Ana Ermida, dice que "o PP ten moito que explicar nese concello sobre a postura de que non ten ningunha responsabilidade no que ocorre con Alcoa".
71,78%
Participación de los censados en Cervo, la más alta de A Mariña junto con la del municipio de Xove (67’40%).

Feijóo y Pontón, grandes triunfadores en Burela, epicentro de la...
Comentarios