Jueves. 20.09.2018 |
El tiempo
Jueves. 20.09.2018
El tiempo

La fábrica de Kraft en Ribadeo se derruirá y se regenerará esa zona del río Grande

Estado actual de la antigua fábrica de Kraft, en Reme. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Estado actual de la antigua fábrica de Kraft, en Reme. JOSÉ Mª ÁLVEZ

El Concello inioció la tramitación hace diez años y acabó encontrando la colaboración de sus dueños, Industrias Lácteas Asturianas ►Las instalaciones funcionaron en los años 70 y 80, aunque la centralización del trabajo en Reny Picot en Navia cerró las instalaciones

RIBADEO. Toda una década de tramitaciones le costó al gobierno municipal de Ribadeo conseguir sacar adelante el expediente de derribo de la antigua fábrica de Kraft en Reme, sobre el propio río Grande. Ayer concedió la licencia de obra ya definitiva para que los propietarios de esas instalaciones, Industrias Lácteas Asturianas, firma dueña de Reny Picot en Navia, pueda acometer las obras no solo de derribo de los restos de la fábrica, sino también la regeneración de todo el entorno, que cuenta con numerosas figuras de protección ambiental.

La junta de gobierno municipal ribadense fue la encargada de conceder la licencia de obra para eliminar los tétricos esqueletos que afean los últimos meandros del río Grande antes de su desembocadura en el Eo, en una zona pantanosa de gran belleza, pero enturbiada desde hace décadas por esta fábrica abandonada.

El alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, fue el encargado de promover esta actuación hace ya una década, en el año 2008, cuando comenzó a solicitar de forma amistosa a la empresa propietaria que acometiese las obras de derribo. Recuerda que el proceso iniciado acabó derivando «nunha situación administrativa moi complexa, polo espazo medioambiental sensible onde está ubicado. Pero finalmente pola perseveranza do Concello, a propiedade actuou correctamente e como se esperaba, a verdade é que queremos valorar positivamente a súa actitude». El regidor ribadense reconoce que a día de hoy esa instalación ruinosa «é un perigo e un atentado á paisaxe».

SIN DESTINO. La factoría de Kraft no tenía ya ningún destino posible más que el de continuar pudriéndose y afeando un entorno natural protegido. Por eso el alcalde dice que no había más destino «que a súa demolición e a rexeneración absoluta dese entorno sensible e natural, á beira do río Grande e xusto na desembocadura da ría de Ribadeo, nunha zona de especial protección ambiental».

Ahora es cuestión de ir agotando plazos administrativos, una vez que ya hay acuerdo con Industrias Lácteas Asturianas para la ejecución de los trabajos de derribo primero y regeneración ambiental después.

Aunque Suárez Barcia no ofrece fechas concretas, considera que será cuestión de «meses» que el río recupere su estado natural «e esa zona volva ser un sitio marabillosos, como sempre foi».

HISTORIA IMPORTANTE. Esta fábrica de Kraft fue muy importante para la zona. En un momento en el que en cientos de kilómetros a la redonda había infinidad de explotaciones agrarias, recogía la leche de esas granjas y allí se trabajaba para la conocida marca Kraft. Se embotellaba y también se hacían derivados lácteos.

A finales de los años 80 la empresa fue a parar a Industrias Lácteas Asturianas que decidió cerrarlo todo para irse a producir a Navia. Más de un centenar de empleos directos se perdieron con aquella decisión que generó serios episodios de protesta social en aquel momento.

La fábrica de Kraft en Ribadeo se derruirá y se regenerará esa zona...
Comentarios