Miércoles. 21.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 21.11.2018
El tiempo

La extracción de ostra rizada sostiene el marisqueo en la cofradía de O Vicedo

Mariscadoras vicedenses recogiendo ostra rizada de la playa de Arealonga. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Mariscadoras vicedenses recogiendo ostra rizada de la playa de Arealonga. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Las mariscadoras vicedenses recogen este producto para su inmersión en bateas o para la exportación a África

La extracción de ostra rizada sostiene la actividad del marisqueo en O Vicedo, donde las escasas trabajadoras que quedan en activo tienen casi como recurso exclusivo la explotación de este producto, que los compradores destinan a su inmersión en bateas para un posterior aprovechamiento o para la exportación a África, donde desconocen su destino y si es objeto de elaboración.

Las cuatro mariscadoras que ayer bajaron a la playa de Arealonga para recoger el también denominado ostrión reunieron 860 kilos de este molusco de gran tamaño con la ayuda de un hombre que acarreó los sacos llenos de producto desde el arenal a tierra. La vicepatrona primera de la cofradía vicedense, Marisol Martínez Río, explica que "hai bastante por toda a praia, recollémola, pero logo volve. Cando empezou a quitarse estaba sobre todo pola zona da mexilloeira, logo retiramos de Vilabril e Creximil. Estes días estivemos recollendo da praia de Moledos e hoxe —por ayer— de Arealonga".

El cupo diario por mariscadora alcanza los 200 kilos, que extraen entre seis y siete días por mes, con un límite de 50 días anuales. "Págana mal, o comprador da que recollemos luns e martes pagou a un euro o kilo, mentras que o de onte e hoxe —miércoles y jueves— pagou a 0,90 euros. O primeiro díxonos que ía para África, aínda que outras veces lévana para inmersión en bateas, e a destes días foi para a depuradora".

Marisol Martínez indica que con los ingresos que consiguen por su venta "gañamos para pagalo seguro e pouco máis. Desta vez aínda collemos, a pesares de estar poucas, pero as próximas mareas son máis pequenas e non dá tempo a pillar tanta. Todas facemos outras cousas, porque disto só non se vive", señala la mariscadora.

La escasez de otros recursos motiva que su extracción sea testimonial. "Ao berberecho hai moito tempo que non imos, hai pouca cantidade porque os biólogos din que chega a unha medida e morre, e tamén a pouco prezo, ao mellor pagan a 4 ou 5 euros o quilo e leva máis tempo xuntalo", por lo que apenas lo recogen.

En el caso de la almeja japónica, primero deben sembrarla, pero tienen el problema de que la semilla escasea, "dannos algo no minicriadoiro, pero reparte para todas as confrarías e esgótase, despois hai que esperar seis ou sete meses para recollela. E a pouco fina que hai vendémola no verán ou no Nadal, que é cando a pagan algo", indica.

La extracción de ostra rizada sostiene el marisqueo en la cofradía...
Comentarios