domingo. 05.04.2020 |
El tiempo
domingo. 05.04.2020
El tiempo

El eucalipto requiere una ordenación sostenible y de más provecho industrial

Leonardo de Moraes, con los responsables del vivero forestal de Mañente, en Foz. J.Mª ÁLVEZ
Leonardo de Moraes, con los responsables del vivero forestal de Mañente, en Foz. J.Mª ÁLVEZ
El experto brasileño Leonardo de Moraes colaborará en el programa de nutrición forestal de Viveros Mañente en Foz

Galicia debería abandonar dogmas y preconceptos sobre las plantaciones de eucaliptos y adoptar una visión más científica y sostenible de esta actividad económica, no solo para lograr mayor rentabilidad, que podría doblar la producción maderera por hectárea, sino también para equilibrar el medio ambiente y conseguir una ordenación más sostenible entre la vegetación nativa y la explotación forestal. Lo dice con rotundidad el profesor de la Universidade de Sao Paulo José Leonardo de Moraes Gonçalves tras tomar contacto con los montes mariñanos y antes de abordar con el sector aspectos sobre la nutrición de este árbol en una conferencia prevista para el jueves en Foz. La idea de plantar eucaliptos y olvidarse de ellos hasta su corta, debería desecharse de raíz. 

En opinión de Gonçalves, investigador y asesor de numerosas empresas forestales brasileñas, el potencial aquí es grande pero desaprovechado: hay buenas infraestructuras y la demanda de celulosa en la UE crece pero la cultura forestal está poco desarrollada en comparación con países que lo lograron de la mano de pequeños propietarios. Prueba de ello es, a su juicio, algo inconcebible en otras latitudes como quemar biomasa cuando los restos de corta triturados —residuos leñosos—, son el mejor abono orgánico al reponer nutrientes en los turnos de corta, o que no haya en A Mariña un polo industrial del eucalipto lo suficientemente potente como para transformar y aprovechar madera que, incluso ahora están comprando empresas chinas para laminarla en el país asiático. 

ABONADO. En una breve charla en O Asador de A Cruz do Lobo y a la vista de los camiones que transportan madera para pasta, también le asombra el importante diámetro que se destina para ese uso. "En otros países esos grosores son para tabla", señala, pero su principal preocupación —y la de la firma Viveros Mañente—, es inculcar la idea del abonado para equilibrar el suelo y hacer más rentable la actividad forestal. Desde el vivero mariñano, que ahora tiene demanda de eucalipto nitens en Portugal, País Vasco e incluso las Landas francesas, dar relevo al productor forestal gallego es indispensable pues ahora su edad media supera los 70 años. 

De Moraes colaborará con Viveiros Mañente en adaptar el abonado a los suelos ácidos y poco fértiles de Galicia y detecta déficits en calcio, fósforo, nitrógeno o cobre que es imprescindible cubrir en las rotaciones. Una diferencia fundamental entre Galicia y Brasil —donde tienen plantadas entre siete y ocho millones de hectáreas de eucalipto—, es la temperatura y la pluviometría. 

Recomienda directrices claras y un mejor aprovechamiento: "Es una buena opción pero necesita un plan estratégico"

PLAGAS. En el área tropical deben vigilar el estrés hídrico de las plantas que las hace más susceptibles al ataque del percebejo brozeado, prílideo-de-concha y la vespa-dagalha, pero el calor activa la descomposición de materia orgánica y el crecimiento se dispara. En latitudes como las mariñanas el agua no es problema pero con el frío los microorganismos están latentes y el reciclaje de nutrientes es más lento, por eso un abonado correcto al plantar, y de refuerzo al segundo año, estimula la madurez de la planta y su mejor defensa pues al problema del gorgojo gonipterus se ha unido el hongo micospharella. 

La variedad nitens es menos susceptible al ataque del hongo pero hay que vigilarlo. "Aquí se pueden diseñar abonos adaptados, como en otros países que mejoraron las plantaciones; si falta nitrógeno y cobre, ataca mucho más, por eso la fase juvenil del árbol debe ser lo más rápida posible". En ese camino avanzarán en Mañente, que ya ensayaron un compuesto NPK para los suelos de origen granítica o sedimentaria. 

Pero no solo la fertilidad, sino también la adaptación genética para aprovecharlos influye en la productividad y en la supervivencia al plantar, pues un mal manejo o enraizamiento puede derribar buena parte de la plantación tras un vendaval. Y pone de ejemplo a Chile, donde desarrollaron eucaliptos híbridos de glóbulus y nitens muy adaptados. 

El experto brasileño no solo hablará de su papel de alquimista forestal, también ve importante la unión de los productores para producir madera de mejor calidad y valor añadido. El cooperativismo, dice, es para compartir costes, riesgos y hacer negocios.

"El equilibrio de flora nativa y exótica es clave para el medio y evita plagas"
Leonardo de Moraes visitó este lunes el vivero focense con sus responsables, Enrique y María Candia y dio algunas claves sobre la ordenación de plantaciones en Brasil, que en un 25% pertenecen a propietarios privados y el 75% está en manos de grandes empresas forestales. Una importante es que todas deben estar certificadas por FSC o Cerflor —el sistema de certificación brasileño—, y cumplir unos requisitos de distancias a los ríos y de superficie reservada para la flora nativa: "El orden entre flora nativa y exótica es clave; equilibra el medio y evita plagas. No es que todo sea una maravilla allí, pero aprendimos mucho y estamos mejorando". 

Aprendieron, por ejemplo, a dejar un 20% del territorio del Mato Atlántico para la flora autóctona y en la sabana del país los eucaliptales deben dejar otro 35% de reserva a lo que llaman "flora activa", con lo cual el impacto paisajístico de plantar en mosaico es menor y hay un mejor equilibrio natural. Eso reduce el uso de fitosanitarios y las plagas, pues la diversidad biológica tanto de animales como de plantas es la mejor defensa de los cultivos. Según Gonçalves, el porcentaje de selva que no se puede tocar en la Amazonía es, según la reserva legalmente establecida, del 80% y se vigilan sobre todo las distancias a las cabeceras fluviales. Esto rige también para los pinares, asimismo con amplias extensiones en Brasil. 

La apariencia actual de los eucaliptales gallegos le parece desordenada y aconseja criterios claros sobre dónde se puede y no plantar. Su preocupación es máxima ante la desorganización forestal en Portugal que parece emanar del propio Estado. 

En Brasil las variedades de eucalipto más usadas, con turnos de corta de hasta seis años —la mitad que en Galicia— son el urophylla, grandis, un híbrido clonal de estos dos, el dunii y el benthamii. La mayoría se destina a producir pasta de papel pero un 40% es para hacer carbón vegetal para siderurgias locales y de Estados Unidos o Europa. La chapa de madera es el tercer uso más extendido.

El eucalipto requiere una ordenación sostenible y de más provecho...
Comentarios