Martes. 18.06.2019 |
El tiempo
Martes. 18.06.2019
El tiempo

Una especie de medusa dificulta la pesca al taponar redes de arrastre y volanta

Marineros recogen aparejos obturados por la medusa. AMA
Marineros recogen aparejos obturados por la medusa. AMA

Las aguas del litoral lucense están plagadas de este animal marino, más propio del final de la primavera y del verano

La presencia de la medusa conocida popularmente como "augas malas" frente a las costas de A Mariña lucense está impidiendo desde mediados de la semana pasada la pesca a los barcos que emplean redes de arrastre y volanta. Esta especie de animal marino del grupo de los celentéreos lo describe el experimentado vivariense José Pino como "unha capa espesa de xelatina a media auga non deixa traballar ás redes, taponándoas".

Este pescador indica además que "hai moita xarda na zona zona de Xixón, pero polo de agora non avanza cara o oeste, seguramente porque o mar está cheo de augas malas". Pino asegura que "nestas datas nunca houbo esta especie de medusa, que é máis propia da primavera chegando ao verán con correntes fortes e por zonas. Agora non hai correntes e está toda esta zona pragada delas", señala.

Este hecho se atribuía en los últimos años al posible calentamiento de las aguas derivado del cambio climático, que motivaba la aparición de esta medusa. "Aparecía movida polas correntes co cambio de temperatura, pero agora non parece que se den os motivos. Nunca recordo isto así", afirma el veterano capitán.

En cambio, Pino si recuerda que "ten habido o que chamamos "marmoca", unha especie de fango que impregna as redes e non deixa traballar. Algúns anos hai moita, non deixa de ser augamar cando cae ao fondo e deposítase como lodo, pero que ocupe tanta zona a propia augamar non se recorda, está por toda a costa", apunta.

SOLO EN GALICIA. De momento, solo se encuentra en el litoral gallego y Asturias parece estar libre de su presencia, razón por la cual los pescadores empiezan a plantearse la posibilidad de trasladarse la próxima semana hacia las aguas de la comunidad vecina, donde además cuentan con el aliciente de que están localizando caballa -xarda- en cantidades importantes, a la altura de Gijón.

Los perjuicios que causa la considerable presencia de esta medusa son importantes para la flota pesquera que trabaja en la costa mariñana. "As redes quedan taponadas, é como unha bágoa que tapa as mallas como se fora silicona acuosa, que tamén afecta á volanta", señala Pino al tiempo que asegura que el aparejo o red sube a bordo en esas condiciones obliga a "largar outra rede e pasarlle a mangueira a esta, o que lévalles un bo rato", dice en referencia al tiempo que pierden los tripulantes de los barcos con esas labores.

El capitán explica que "tapónase a rede, empeza a pesar e o barco perde velocidade, as portas de arrastre pechan e a boca da rede abre, polo que non hai paso de fluxo de auga e o peixe non entra na rede". José Pino comenta que "a rede coa que se pesca a xarda é unha rede que ten maior abertura vertical, ao largala xa non chega ao fondo porque vai por media auga baixando e vai xa enchéndose desta película acuosa", relata.

MIGRACIÓN. El sector pesquero desconoce cuanto tiempo puede prolongarse su presencia en la costa mariñana, dado que "xa estivo mal tempo e rolou o vento pero non a botou para fóra, a ver se co cambio ao nordés para a semana que vén marcha algo, pois senón teremos que ir pescar xarda para Asturias, fronte a Xixón, onde de momento está limpo".

Las lonjas mariñanas registran entretanto pocas descargas de caballa, según indica el jefe de cancha de la que gestiona Armadores de Burela (Absa), Justo García, quien precisa que "a noite pasada -por la de este miércoles al jueves- un barco desembarcou uns 9.500 quilos no porto, pero hai pouca cantidade aínda na costa luguesa", indica.

Una especie de medusa dificulta la pesca al taponar redes de...
Comentarios