viernes. 07.05.2021 |
El tiempo
viernes. 07.05.2021
El tiempo

Equilibrio constante al borde del precipicio

Cafetería Linares, en Ribadeo. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Cafetería Linares, en Ribadeo. JOSÉ Mª ÁLVEZ
La hostrelería mariñana afronta esta nueva etapa de restricciones ajustándose a la normativa autonómica, aunque reconoce que la rentabilidad de sus negocios sigue a la baja, ya acumula muchos meses de números rojos y pueden llegar a cierres

La vuelta a la actividad de la hostelería implica ciertas novedades, parte de las cuales entran en vigor este viernes. Además de los ya habituales carteles indicando el aforo y los horarios, ahora también será obligatorio que los locales cuentan con un código QR para rastrear los posibles contagios en caso de producirse un positivo, aunque debido a los problemas que se registraron para hacerse con él por la saturación que sufrió la página de la Xunta esta obligatoriedad se pospone una semana más. Las interpretaciones de la norma, las nuevas obligaciones o los distintos aforos crean un caldo de cultivo que los hosteleros intentan sortear adaptándose lo mejor posible a la ley. En A Mariña, la mayoría de los locales ya están perfectamente adecuados a la normativa para poder seguir trabajando y evitar nuevos cierres que acentúen la falta de rentabilidad de sus negocios, pero los hosteleros afrontan las mismas dudas, incertidumbres y problemas.

Bar A Ribeira, Viveiro

José Villarquide. JOSÉ Mª ÁLVEZ


El gerente del bar A Ribeira, en Viveiro, José Villarquide, cree que calcular por persona el aforo de los locales perjudica al sector: "Se dixeran podes ter cinco mesas con distancia sería máis sinxelo, pero isto descuadra completamente, non sei quen é o que pensou isto porque é inexplicable. Son normas esaxeradísimas, así isto é inviable". Villarquide asegura que "a hostalería non contaxia, aínda que axude á propagación, pero polo menos que paguen os gastos do local e dos empregados no Erte se hai que pechar, non se poden soportar gastos así sen ingresos, senón chegará un momento no que teremos que pechar".

El vivariense cree que quienes hacen las normas nunca trabajaron en el sector, por lo que piensa que al menos deberían sentarse para consensuar estos temas. "Quen está na comisión que sexa hosteleiro? Fanas de oídas ou de vista? Non hai ningunha cabeza pensante que teña idea do que é a hostalería, que falen con nós aleatoriamente para mellorar isto ou que se xunten cunha asociación do sector", opina.

El clima también influye en la situación de la hostelería mariñana, puesto que durante el invierno los días de mal tiempo se prodigan, lo que dificulta incluso acudir a las terrazas. "Cando chove non se pode poñer, os locais soen ser pequenos, de 60 a 70 metros, e así non compensa", dice Villarquide. La reducción de los horarios, solo pueden abrir hasta las seis de la tarde, también escuece entre muchos hosteleros. "Só se infecta un de dez a seis? Isto é igual que saír correr todos nunha hora, se hai un horario máis amplo a xente non se concentra tanto, sae escalonadamente, senón todos van á mesma hora, non se pensa", añade el vivariense.

El hostelero explica que "cando se podían completar as mesas con distancia a actividade era rendible, pero agora non. Algúns xa non abren porque non teñen terraza. Eu teño dúas terrazas e non podo trasladar xente dunha para outra. Se isto dura tres ou catro meses máis, a metade da hostalería pecha, porque isto non ten razón de ser, cunha media de 2.000 euros de gastos mensuais non se aguanta".

Villarquide asegura que "co diñeiro dos Ertes tampouco viven, custa chegar a fin de mes, pero polo menos cobran. As axudas para os establecementos son insuficientes. De momento cobrei 1.100 euros e 2.000 as dúas veces que estiven pechado, porque co temporal que había e as medidas non compensaba abrir. Teño un crédito do Ico e soportarei as débedas ata que non poida máis, pero estes días decidirei se pecho ou sigo cunha persoa, se lle podo pagar á xente xa non pido máis, porque necesitan traballar. Eu estou xubilado, pero quero que as empregadas cobren e cubrir gastos. Se sigo aquí é porque levo 20 anos con isto e gustame, senón houberao deixado. Estou loitando porque os empregados meréceno, pero sería máis sinxelo pechar e mandalos para o paro». El hostelero pide además que el Concello abra un poco más la mano y permita ampliar las terrazas para dar facilidades al sector, «pero tamén depende do que diga a Xunta".

«Agora hai que ter un código QR que a xente non vai usar, moita é xente maior que non sabe como utilizalo, a quen se lle ocurreu, é obrigatorio para os locais pero non para a clientela, iso é ilóxico», opina Villarquide sobre los nuevos códigos QR.

Restaurante O Muro, Viveiro

Víctor Valenzuela. J.Mª ÁLVEZ


El gerente del restaurante O Muro de Viveiro, Víctor Valenzuela, está también muy enfadado. Calcula que puede tener siete personas dentro, incluido el personal. "Vas a la carnicería y hay esas personas en cuatro metros, solo falta que miren si las camareras están embarazadas. Es terrible, si fuese para todos, pero llegas al supermercado y la gente hace lo que le da la gana, por muchas cintas que coloquen en el suelo no hay medidas ni control". La intención de este hostelero es instalar las mesas de la terraza. "Hay que ponerlas cada día para que se vea que estás al 50%. A nosotros nos controlan la Policía Nacional y la Local, esto es de chiste", indica.

Valenzuela efectuó los cálculos por metros útiles. "Pensaba incorporar una persona el viernes pasado, pero viendo esto no puedo, porque no me da. El otro día fui al hospital y a la entrada de una consulta había doce personas apiladas delante de la puerta. Estuve muy callado siempre, pero esto es la gota que colma el vaso. Si tienes separación y ventilación, por qué no puedes tener más gente", interroga. También expone que los locales pequeños, de 15 o 20 metros podrán tener una persona, "que será el camarero. Al final lo que hacen las empresas es volver atrás, volver al Erte y cerrar los bares. Y además solo podemos estar abiertos hasta las seis de la tarde, por qué no podemos estar hasta las diez de la noche, esto es tremendo, no entiendo nada".

El hostelero mantuvo abierto el negocio con el servicio a domicilio. "Compré una moto eléctrica y estuve trabajando con un repartidor y personal de cocina desde que reabrí el 11 de mayo del pasado 2020. Me adapté e invertí para seguir funcionando, verse activo también ayuda a nivel personal y psicológico, motiva, porque es malo caer en la desidia y estar parado. Por eso, opto por otra actitud, aunque tengo a la mitad del personal en Erte. Cuando hablan de apertura piensas en reactivar, porque a todos les hace falta trabajar, son extranjeros y vienen a eso, pero es imposible".

Víctor Valenzuela solo accedió por ahora a las ayudas del Concello y a otra para la colocación de mamparas, y tiene solicitadas otras de envases y reparto. "Las ayudas no dan ni para el alquiler, son escasas, como no te busquees la vida no haces nada", asegura.

Cafetería Vista Alegre, Burela

Miguel López. JMª ÁLVEZ


El propietario de la cafetería Vista Alegre de Burela, Miguel López Neira, señala que perciben que "todo está máis regularizado e, dende logo, moito máis controlado porque as autoridades están moi pendientes de que se cumpran as normas, sobre todo as restriccións do aforo están moito máis vixiladas. "A ver como responde a xente co do código QR porque ata agora como non foi obrigatorio rexistarse só un porcentaxe baixo da clientela o fai", indica, "penso que hai bastantes dúbidas respecto a isto porque case todo o mundo nos pregunta como ten que facer".

El hostelero burelés afirma además que "cada vez resulta máis complicado aprovisionarse de comida e alimentos sen que se boten a perder porque hai moitas incógnitas da xente que podes ter cada semana e tamén hai que estar pendente dos cambios de restriccións ou de medidas, incluso se chega outro peche". "Nós facemos compra dúas veces á semana, case se pode dicir que hai que pensar só no día a día, sobre todo nos produtos perecedeiros. Neste último peche o que fixemos foi repartir os produtos que nos caducaban", reconoce.

Casa Damián, Foz

Antonio Castro. JMª ÁLVEZ


Antonio Castro, propietario de tres locales -Casa Damián, A Funcional y O Lar- reconoce que la nueva normativa no dista mucho de la anterior, por lo que no resultó muy complicado adaptarse. "A novidade é que antes podías ter montadas unicamente as mesas que usabas e eu optei por facer mesas máis grandes para que a xente estivera máis cómoda e con máis distancia e agora tes que montalas todas e inutilizar as que non se poden usar, polo que a xente estará máis incómoda", reconoce Castro. Indica que "sempre se intenta facer o mellor posible, pero esta situación para a hostalaría é unha ruína porque hai locais que non teñen espazo para nada e resulta moi complicado facer os negocios rendibles". "No meu caso teño locais espaciosos e vou tendo capacidade, pero aínda así é complicado sacarlles rendemento porque aínda que traballes doce horas non lles sacas beneficio a todas e nas que traballas, tes que facelo a medio gas", explica. Por eso cree que muchos locales optan por no abrir con las restricciones impuestas, "porque aínda que perdas os gastos fixos, polo menos sabes o que perdes e si abres non sabes o que che vai supoñer a merma de clientela nos ingresos que fagas".

Castro reconoce que la apertura de la movilidad el fin de semana ya se notó en el trabajo con la presencia de personas de otros puntos de la provincia de Lugo que acudieron a la comaca para cambiar de aires: "Aínda que só se poda achegar xente da provincia, xa é importante porque traballando só ca xente de Foz non tes movemento". Por eso espera que a medida que la movilidad se vaya recuperando, también lo haga el trabajo. En sus locales ya están disponibles los códigos QR.

Agarimo, Foz

Adrián Berdeal. JMª ÁLVEZ


En Agarimo de Foz también funcionan ya desde el pasado viernes con la nueva normativa para los locales de hostelería en la mano. "Cando reabrimos o venres xa o fixemos cos carteis de aforo e co código QR, que foi algo complicado de conseguir porque a páxina estivo bastante saturada", asegura el propietario del local, Adrián Berdeal, que explica que él además de tener el código en la puerta también lo tiene en las mesas. "Os clientes pensan que é a carta", reconoce, pero apunta a que al no ser obligatorio para las personas que acceden al local descargarlo su efectividad no será la esperada.

Agarimo cuenta con terraza desde hace unos días y aunque por el momento el tiempo no permitió utilizarla mucho, eso da una mayor capacidad al negocio: "Cumprindo coa normativa, non hai problema para traballar, aínda que na fin de semana houbo algún malentendido cos aforos, pero finalmente quedou claro que é o 30% do aforo e non das mesas".

O Caseto de Copa, Cervo

Iago Casas. JOSÉ Mª ÁLVEZ


El plena Praza do Souto de Cervo, Iago Casas dice que O Caseto de Copa puede acomodar 24 personas en la misma y ya ha previsto toldos pero, aparte de la inversión que hay que realizar, hay que tener en cuenta la prohibición de fumar o vigilar que los clientes usen las mascarillas. "Comprendo que multen a quen incumpra a obriga pero andar eu enriba dos clientes ou que me sancionen a min polo seu comportamento, non o vexo lóxico", señala.

Esta semana ha estado poniéndose al día con los códigos QR, con trámites que en principio no funcionaban, al no tener la Xunta actualizados datos del negocio, pero confía en seguir ofreciendo un buen servicio, a pesar de lo difícil de cuadrar cupos y grupos de gente para cumplir con la normativa impuesta. No obstante, su local es espacioso y en las semanas de cierre optó por servir cafés para llevar y comidas para casa los fines de semana. "Hai que reinventarse incluso con pizzas e hamburguesas pero se hai que botar así todo o ano...", dice Casas, que coincide con sus compañeros en las dificultades que asume el sector.

Equilibrio constante al borde del precipicio
Comentarios