Ence inició una parada técnica que implica a más de 1.500 trabajadores en Navia

Invertirá más de 14 millones e incorporará nuevas tecnologías para reforzar la eficiencia y la excelencia ambiental de la planta
Biofábrica de Ence, en Navia.
photo_camera Biofábrica de Ence, en Navia. AEP

La biofábrica de Ence en Navia (Asturias) inició este lunes su parada técnica anual, que se prolongará hasta el próximo día 22, cuando recobrará su actividad habitual. Hasta entonces invertirá más de 14 millones e incorporarán nuevas tecnologías para reforzar la eficiencia, fiabilidad y excelencia ambiental de la planta, unas tareas que implican a más de 1.500 trabajadores.

La seguridad y la salud de todas las personas representa una prioridad para la compañía. Por ello, se supervisará el cumplimiento de todas las medidas en la biofábrica, en la que operarán este mes más de 1.500 trabajadores, casi un centenar de empresas colaboradoras que trabajarán de forma simultánea. Ence materializa los ejes de su modelo gestión: desde la excelencia ambiental a la mejora continua de sus resultados e instalaciones y el compromiso social con el entorno.

El fin es que Ence Navia continúe a la vanguardia del sector, como una de las biofábricas más competitivas de Europa, y que siga impulsando al grupo en un contexto marcado por las fuertes subidas de la celulosa —que se ha incrementado más de un 50% desde otoño—. La interrupción técnica se aprovechará asimismo para potenciar la sostenibilidad en lo tocante a descarbonización de los procesos, la reducción y la optimización del consumo de agua.

En este sentido, el complejo tiene reconocimientos como la etiqueta ecológica Nordic Swan, el certificado Residuo Cero de AENOR, y su celulosa dispone de la EU Ecolabel. Asimismo, su biomasa tiene la acreditación del esquema SURE, que asegura su sostenibilidad.

Comentarios