viernes. 14.05.2021 |
El tiempo
viernes. 14.05.2021
El tiempo

Embarazos con todas las precauciones a causa de la pandemia

MARIA JOSE SACIDO , VECINA DE BURELA QUE SALE A PASEAR POR LA COSTA DE BURELA DURANTE SU EMBARAZO EN PANDEMIA-JM ALVEZ
María José Sacido, en Burela. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Las preocupaciones de las madres son habituales pero se agudizan con la actual pandemia por miedo al contagio por covid-19. Temen más por el bebé que por ellas mismas, que se cuidan especialmente en esa situación y restringen su vida social

Las embarazadas son uno de los colectivos que están en el limbo de la inmunización, debido a que se desconocen los posibles efectos al encontrarse en estado de gestación. De momento, se opta por aplazar su vacunación hasta que superen el parto, lo que les obliga a tomar hasta ese momento todas las precauciones posibles para evitar un posible contagio a causa del covid-19.

María José Sacido, de Burela, indica que al principio vivió la situación con mayor inquietud, pero a medida que pasó el tiempo y al ver la evolución favorable del embarazo durante esta pandemia lo lleva cada vez mejor. Primeriza y de ocho meses, trabaja de cara al público, adoptando todas las precauciones. "Teño máis coidado coas relacións sociais, case non quedo con xente e cando o fago é coas mesmas persoas, reduzo as saídas e a vida social, polo bebé e por min, pero tampouco me obsesiono. Teño precaución e intento que pasen os meses, penso que agora xa pasou o pior, pero cando me enterei tiña máis medo, pois viña o inverno encima. No Nadal tivemos xuntanzas reducidas, só cos papás e os irmáns, e alternando unha semana cunha familia e outra coa outra, non quixemos ter moitos contactos, porque din que é onde máis te podes contaxiar. Na rúa se vexo a alguén ao estar coa máscara podo estar un cacho, pero en xeral non cabe relaxación".

María José indica que adopta las mismas prevenciones que cualquier otra persona, usando mascarillas FPP2, gel, manteniendo la distancia y controlando todo lo que toca y hace, además de los cuidados habituales del embarazo.

La burelesa sigue unas clases preparto online "para poñerme ao día, porque non teño idea, aínda que non me obsesionei mirando cousas e sigo traballando. Pero algo tes que saber, polo menos como chegar alí, a respiración e algún exercicio pélvico para fortalecer ao final, que é cando máis falta fai".

"Tiven máis medo co brote do verán pasado. Aínda que os primeiros meses tiña medo, despois de pasar o Nadal quedei máis tranquila"

Sacido se queja de que a las revisiones en el hospital tiene que entrar sola, porque no permiten el acceso a las parejas. "Paréceme bastante triste". Por su trabajo de cara al público coincide con otras mujeres en su situación y dos amigas suyas también están embarazadas, pero "a relación de quedar e verse non a tés, só falas por teléfono e Whatsapp, e tamén con algunha clienta que che comenta como foi o seu parto. De todo se aprende".

María José pasó por una cuarentena antes de estar embarazada debido a un contacto con una persona positiva, pero ella dio negativo. "Sempre queda iso aí de que hai que ter moito coidado, isto tócalle a calquera aínda que teñas un círculo de contactos pequeno. Tiven máis medo co brote do verán pasado. Aínda que os primeiros meses tiña medo, despois de pasar o Nadal quedei máis tranquila".

A la espera del parto explica que "agora deixan dar a luz sen máscara, porque a situación está máis estabilizada e a embarazada non ten que tela, como pasaba o ano pasado. Tamén din que che fan unha proba PCR antes do parto". Asegura que es difícil abstraerse de la situación actual de pandemia y que al estar embarazada el riesgo es mayor, "porque se producen uns cambios hormonais que non sabes como che poden afectar, e tamén estás ignorante do que vai pasar, porque cada 15 días cambian as cousas, e se a situación está estable e non hai rebrote tés menos probabilidades de pillalo, pero sempre estás un pouco á expectativa".

MARI CRUZ , CHICA EMBARAZADA EN EL PASEO DE LA RIA DE VIVEIRO POR DONDE PASEA HABITUALMENTE-FOTO JM ALVEZEn avanzado estado de gestación también se encuentra Mari Cruz Méndez Mejuto, (en la imagen) natural de Viveiro y vecina de A Pontenova. Su sensación es de "unha época moi feliz, pero tamén con moita preocupación, confiando en que todo saia ben; sempre tés inquietude por algo e nestas circunstancias máis. Xa antes tiña medo a saír e quedar coa xente, pero desde que me enterei que estaba preñada aínda máis, pois non se saben ben os efectos que pode ter no bebé", comenta.

Esta maestra señala que si no estuviera embarazada ya estaría vacunada. "Primeiro dicían que non nos podíamos vacinar, despois que había que sopesar o risco e o beneficio da vacina e logo recomendáronme non facelo. Estou de baixa por problemas médicos e cando ma deron quedei máis tranquila, porque traballo con nenos de 3 a 12 anos, os máis pequenos non levan máscara e sempre estás cunha preocupación a maiores, sobre todo tíñalle medo ao covid, porque aínda que o colexio das Nogais é pequeño, nunca se sabe".

A Cruz también le llama la atención que no se permita el acceso de los padres a las consultas médicas. Ella también es primeriza y realiza las revisiones en el Hula, donde solo dejaron entrar al progenitor en la ecografía de la semana 32 del embarazo. "É algo que botabamos en falla, porque tamén ten ganas de ver á súa filla e non se lle estaba permitindo", explica esta gestante.

En la recta final del embarazo piensa en que la situación epidemiológica no empeore, le inquieta la posibilidad de dar positivo en la PCR de ingreso para el parto, sobre todo porque "non me vaian separar da nena. Eu xa son unha persoa preocupada e con isto aínda máis, a ver se non hai peche perimetral e se os avós poden vela".

"Agora evitas ir a urxencias o máximo posible, e estar en sitios pechados, a vida cambiou moito"

La vivariense asegura que toma las mismas precauciones que tenía antes de estar embarazada. "Non vou á casa de ninguén, quedo en terrazas con máscara FPP2 e cun círculo pechado de xente íntima, desinfecto todo o que traigo para a casa cando vou ao supermercado. Dinme que a probabilidade de contaxiarse así é mínima, pero todas as precaucións son poucas".

Cruz pasó semanas sin mantener reuniones sociales. "Só saía pasear o can arredor da casa, polo menos tés un motivo para saír. Agora que a situación sanitaria está mellor quedo con unha ou dúas amigas, as de sempre, con distancia e a máscara posta». Insiste en que «sempre tés o medo a contaxiarte, moito medo e moita precaución ao quedar con alguén; ao hospital teño que ir, pero dáche medo poñerte mala por outra cousa, agora evitas ir a urxencias o máximo posible, e estar en sitios pechados, a vida cambiou moito", señala.

Entre sus rutinas anteriores figuraban las visitas al gimnasio, que la pandemia cortó. "Deixei de ir nin con cita previa nin sen ela, só saio pasear ao aire libre por sitios onde non hai xente. Antes había clases de preparación de balde co Sergas, pero cancelaron todo e hai que buscarse a vida. Sempre che dá tranquilidade e ao enterarme de que as había online anoteime hai un mes. Temos unhas horas e dános uns exercizos, mellor iso que nada. A matrona intenta mirar que o fagamos ben, pero vería mellor se fose presencial, bótase de menos falar e intercambiar opinións. Se tivera experiencia nisto sería diferente, pero tés un montón de dúbidas".

Las mujeres tienen miedo y prefieren asistir a clases online

2021050213181379501Las clases preparto son una vía de escape de las futuras madres, aunque la situación sanitaria actual canceló esta posibilidad en la Costa lucense, la matrona Beni Martínez, vecina de Viveiro y con consulta en el centro de salud de Vilalba, ofrece las mismas sesiones en formato online. La especialista considera que las clases son necesarias porque «quitan estrés a la paciente». Por ello aconseja a todas las interesadas que busquen profesionales, dado que cuentan con cuatro años de enfermería y dos de especialidad.

Martínez destaca la importancia de guiarse por profesionales a la hora de realizar gimnasia para embarazadas o cualquier otro tipo de ejercicio para recibir una buena atención y tener todas las garantías.

La matrona indica que las féminas en ese estado «tienen miedo ante la actual pandemia y la mayoría prefieren asistir a clases online por no estar en contacto directo con otras mujeres. Si alguien está siendo responsable durante esta crisis son las embarazadas, quieren que les salga bien, mirar por su bien y el de su bebé, es la población más responsable a la hora de cuidar las medidas de prevención del virus». Beni reconoce que uno de sus principales temores reside en la posibilidad de que las separen del bebé, de que la pareja no pueda pasar o de que les recorten derechos por el covid. En este sentido, invita a mirar el plan de parto del Servizo Galego de Saúde (Sergas), porque «hay muchas cosas que pueden elegir, es un derecho que tienen las pacientes», precisa.

La matrona Beni Martínez aconseja acudir a profesionales para realizar esa gimnasia

Beni comenta que da a sus pacientes la posibilidad de escoger entre acudir a la consulta presencial o mediante la llamada telefónica. "La mayoría eligen la revisión presencial, salvo cuando se trata de conocer los resultados de una analítica. Creo que hay que preguntar a los pacientes, porque las mujeres embarazadas quieren cuidarse y que se cuide el entorno donde van a estar y que sea seguro", indica.

La matrona considera que en la actualidad se hace todo lo que sea necesario para brindar la asistencia personal. "Ahora tenemos muchos medios para ofrecer la educación maternal y para las embarazadas, otra cosa es que el Sergas nos ponga los medios, a mi me lo facilitan y me dan la posibilidad de hacerlo incluso desde casa", razón por la que se muestra encantada. Reconoce que la diferencia puede tener relación con la profesional que les atiende. "Si tiene interés buscará todas las formas posibles para que lleguen preparadas al momento del parto. En este momento creo que no se pueden perder derechos ni escudarse en la pandemia", apunta.

La preocupación de las embarazadas va más allá de un contagio por coronavirus, puesto que también les inquietan las consecuencias que esto pueda tener para el bebé, que "las familias les presionen para ir a ver al recién nacido y no ser capaces de decirles no a esos familiares que insisten tanto en verlo. Por ello, es importante lanzar el mensaje de que respeten ese espacio, que necesitan tiempo con su criatura, incluso los que se han hecho una PCR y tienen un resultado negativo, deben esperar, que no arriesguen porque tengan ganas de estar allí, hay que esperar a que pase esta crisis. Ahora hay más medios que permiten mantener el contacto a distancia, mientras tanto hay otras maneras de conocer al bebé", destaca.

Embarazos con todas las precauciones a causa de la pandemia
Comentarios