domingo. 15.09.2019 |
El tiempo
domingo. 15.09.2019
El tiempo

"El mejor control parental es el de casa"

Ramón Peña y Héctor Méndez. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Ramón Peña y Héctor Méndez. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Agentes de la Guardia Civil imparten charlas preventivas a alumnos para frenar las adicciones ► Las de las nuevas tecnologías aumentan en niños y jóvenes

Ramón Peña y Héctor Méndez son dos de los agentes de la Guardia Civil de la provincia de Lugo que imparten charlas preventivas en los centros escolares para concienciar a los más jóvenes, pero también a los profesores y los progenitores, destinatarios de varias de sus ponencias "y que nos trasladan sus inquietudes". Un esfuerzo a varias bandas que es necesario para conseguir el objetivo de frenar las adicciones en niños y jóvenes y es que "el mejor control parental es papá y mamá, el de casa", aseveran en este sentido los agentes.

Las jornadas varían en función de la edad de los estudiantes, aunque algunas de las más demandadas en la actualidad son las relacionadas con las adicciones sin sustancia, en especial las que tienen que ver con las nuevas tecnologías y es que las de este tipo, llamadas comportamentales, son de las que más están aumentando llegando incluso a niños de muy corta edad.

"En los colegios nos estamos centrando en la adicción a los videojuegos", explica Peña, quien reconoce que se ha encontrado casos como el de "un niño de segundo de primaria jugando a Fortnite", uno de los videojuegos de moda, u otro de quinto "que se levantaba de noche a jugar sin que se enteraran sus padres y fueron los profesores quienes advirtieron que llegaba cansado a clase".

Unos ejemplos que no son más que la punta del iceberg y con los que se busca ejemplificar el cambio en la sociedad, pero para nada demonizar a los videojuegos siempre que se haga uso de ellos con moderación. "Si el niño hace deporte, estudia y se comporta bien, pues una partida no es malo, igual que vamos al cine", asevera Ramón Peña, quien recalca que "los juegos son para divertirse, pero cuando provocan un problema ya no son una diversión".

"Me he encontrado en más de cinco ocasiones con escolares de primaria que se han gastado más de mil euros en el juego", reconoce Ramón que logra confesiones como esta gracias a que los niños y jóvenes se olvidan rápido de su uniforme porque les habla en su mismo idioma. "Yo soy jugador de videojuegos y empatizo bien con ellos porque les hablo de algo a lo que yo he jugado y juego, como es Fortnite, pero también les digo que nunca me he gastado un euro", señala.

Los teléfonos móviles, y su uso, centran también varias de sus charlas. "No es negativo que los chavales tengan teléfono, pues las relaciones entre los niños van por redes sociales, sobre todo Instagram, y al que no lo tiene le supone quedarse de lado, aunque tampoco es normal que se lo den de regalo en la primera comunión", reflexiona el agente, quien asegura que "si regalas un teléfono, estás regalando una responsabilidad, pues es una puerta de entrada a muchas cosas".

El guardia civil es claro a la hora de afirmar que "detrás de ese teléfono tiene que haber un adulto para formar adecuadamente al niño" y a todos los estudiantes les da el mismo consejo: "No colguéis en Instagram nada que no valga para ver vuestros padres".

Una década impartiendo charlas le ha servido a Peña para ser testigo del boom de las redes sociales, que es en la actualidad el acceso a otra adicción en los más jóvenes: las apuestas online. "Es un problema parecido al del alcohol, pues los mayores que lo compran no ven que haya un problema; los menores tienen prohibido jugar, pero la estadística dicen que sí lo hacen, tanto en locales de apuestas como a través del móvil, donde el control es casi nulo".

Música de Marshmello a Rozalén para abordar el tema del acoso escolar
Con música empiezan y terminan las charlas que el guardia civil y psicólogo Héctor Méndez imparte en los centros de enseñanza sobre el acoso. Un arranque que permite acercar a los jóvenes a su terreno, pues es una sorpresa inicial que un agente de la autoridad pinche un tema de uno de los DJ más famosos del mundo y que tuvo cerca de diez millones de espectadores en un concierto exclusivo en Fortnite.

Con un público aún pensando en el tema de Marshmello, el agente aborda "el aspecto de la convivencia y buenas relaciones, incidiendo en el tema de los testigos y en que no deben quedarse sin hacer nada cuando ven que alguien está actuando mal", explica.

Una cuestión sobre la que no cree Héctor Méndez que se hayan incrementado los casos. "No es que haya más; el problema ahora es que los casos son más graves y lo que antes quedaba en el aula, ahora con las nuevas tecnologías el acoso puede seguir a todas horas en las redes", explica, insistiendo mucho en que cualquier persona en un momento dado puede ser objeto de acoso y que el problema nunca está de ese lado, "sino en el acosador, que es el que tiene ciertas carencias de conducta o actitud".

Ejemplos como el envío de fotos sensibles es un asunto recurrente en las charlas. "Quien lo envía puede cometer un error, pero el que comete el delito es quien lo comparte e incluso más de uno, pues puede tipificarse como violencia de género o distribución de pornografía infantil, que son muy graves, y es que a veces no saben a lo que se exponen".

"Precisamente", recalca, "el objetivo de las charlas es abrirles los ojos a la realidad de la que a veces no son conscientes", reconoce Méndez, quien tampoco elude el 'porno suave’ que circula por Instagram o las consecuencias de copiar lo que se ve en Tic Toc, pero al que siempre le gusta terminar con un "trasfondo positivo", para lo que apuesta por las canción ‘Girasoles’, de Rozalen.

 

"El mejor control parental es el de casa"
Comentarios