Otro dragado en Mirasol

La Xunta expone al público el estudio de impacto ambiental de la mejora del calado del puerto de Ribadeo y de su canal de acceso
Puerto comercial de Ribadeo. ÁLVEZ
photo_camera Puerto comercial de Ribadeo. ÁLVEZ

La Dirección Xeral de Calidade Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático hizo pública la declaración de impacto ambiental del proyecto de dragado del puerto comercial de Ribadeo y el acceso al mismo, que se compatibiliza también con el comercial, y que supondrá cuando se lleve a cabo una inversión de unos 3,7 millones de euros.

Se trata de unos trabajos que resultan fundamentales para el funcionamiento de Mirasol y que es necesario ir acometiendo con cierta periodicidad debido a que la acumulación de arena hace que esta se colmate en ciertas zonas de la ría y acabe por suponer problemas graves para la navegación de los mercantes que entran en el puerto comercial, tanto a descargar como, sobre todo, a cargar la producción que la fábrica de Ence saca desde dicho muelle.

Por el momento solo está disponible el estudio de impacto ambiental y por lo tanto todas aquellas personas, colectivos, empresas e incluso administraciones que así lo deseen pueden consultarlo con el fin de presentar alegaciones al proyecto en el caso de que lo estimen oportuno. La obra tendrá un importe total de unos 3,7 millones de euros aunque no se ejecutará de forma conjunta sino que se repartirá en una ejecución trienal.

Aunque ahora es Portos de Galicia, que preside Susana Lenguas, quien promueve el proyecto, este también tendrá que contar con permisos de otros departamentos de la Xunta, todos ellos vinculantes. La aprobación final es de Medio Ambiente.

REPETICIÓN. El dragado del acceso al puerto de Ribadeo es algo que Portos de Galicia tiene marcado como una obra que es necesario ejecutar con unas cadencias aproximadas de unos diez años, que son los cálculos que realizaron para evitar que pueda haber problemas con los accesos a la zona sur de la ría.

En el caso del canal de acceso a Mirasol se da la circunstancia de que no es demasiado amplio y en ocasiones necesita de maniobras precisas por parte del práctico del puerto para que los mercantes que llegan puedan salir o entrar sin ningún contratiempo. 

En este sentido, no es extraño que algunas de esas maniobras, especialmente cuando se trata de zarpar cargado, se haga aprovechando las mareas altas para así tener un mayor margen de maniobra que no existe en marea baja.

EN ASTURIAS. También hay otra peculiaridad en la ría al respecto de los dragados, y es que los requisitos para realizar una obra de estas características no son los mismos en Galicia que en Asturias, donde está permitido que empresas privadas ejecuten dragados. En Galicia, esto no puede hacerse.

El ejemplo más claro es Astilleros Gondán, en la localidad asturiana de Figueras, donde la empresa dispone de su propia draga que está trabajando allí de forma continua bajo su responsabilidad aunque con controles. Esto, sin embargo, en Galicia está totalmente prohibido y estas actuaciones están rigurosamente controladas por la Administración autonómica.

Comentarios