La diócesis opta al 2% Cultural para la cubierta de San Salvador de Lourenzá

El Obispado ultima un convenio con la fundación Endesa por unos 150.000 euros para la iluminación de la catedral de Mondoñedo y recabará la ayuda de la Xunta al costar 240.000 todo el proyecto
Colocación de parte de la cubierta provisional tras su caída a finales de 2020. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Colocación de parte de la cubierta provisional tras su caída a finales de 2020. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La diócesis de Mondoñedo-Ferrol ha presentado un proyecto para la renovación de toda la cubierta del monasterio de San Salvador de Lourenzá al 2% Cultural, con especial atención a la parte que se cayó y se cubrió de modo provisional, avanzó este miércoles el obispo, Fernando García Cadiñanos en un desayuno con los periodistas por su patrón, Francisco de Sales.

El patio, cedido al Concello, pretende habilitarlo como espacio expositivo y para uso público. "Ojalá tuviésemos esa gran lotería y que el Ministerio de Cultura pensara en el monasterio de Lourenzá". El prelado relató que la diócesis acometió obras en la iglesia laurentina por más de 33.000 euros, a mayores de lo invertido por la Xunta en ese templo, y también renovó el tejado de la iglesia de San Esteban de O Vicedo aportando más de 50.000 euros, a los que sumó 50.000 la parroquia y el resto, hasta 145.000, la Xunta.

Siguiendo con mejoras en los templos mariñanos, García Cadiñanos aseguró que "el próximo año actuaremos sobre la iluminación de la catedral de Mondoñedo", para lo que consiguieron financiación de la fundación Endesa y confía en tener, a través del Plan Catedrales, el apoyo de la Xunta, pero subraya "la colaboración privada aliviará la carga de lo público". El objetivo es adaptarla a la normativa de seguridad para evitar incendios.

El convenio con Endesa está en fase de elaboración y se acercará a los 150.000 euros, aunque el proyecto está valorado en 240.000. Por proyectos como este defendió la necesidad de incentivar la colaboración público privada, como ocurre en otras comunidades autónomas y cree que, "quitando la catedral de Santiago, a lo mejor está por explorar". Piensa que podría favorecerse con una reforma del sistema fiscal de patrocinio "para que las empresas puedan repartir beneficios si obtienen desgravaciones".

BARREIROS. Por otro lado, el obispo explicó que pidieron un proyecto para la renovación de las tapias y un estudio geológico de cara a la ampliación del cementerio de Barreiros. Valoró la reunión con la alcaldesa: "Ha estado muy colaboradora para la búsqueda de financiación". "Hemos asegurado todos los nichos que estaban en peligro de caída y se retiran los restos de esa zona en contacto con los familiares. Se taparon los que quedaron al descubierto por la caída del muro".

"Hasta ahora hay una colaboración grande de Administración y familias, pero reivindico la labor de la Iglesia en los cementerios, que no es la que tiene las competencias en la policía mortuoria, sino que son las administraciones públicas. Estamos haciendo una labor subsidiaria, en la que muchas veces estamos solos, y sería interesante que reconociesen esta labor".

También reiteró la urgencia de la digitalización del archivo diocesano para que los poderes públicos "faciliten esta tarea que la Iglesia por si sola no puede acometer, para que se conserve para el futuro".

Advierte de la falta de recursos para las personas sin hogar

Cadiñanos puso el foco en las necesidades sociales, como la dificultad para el acceso a la vivienda de los trabajadores, "muy condicionado por el sector turístico", siendo más complicado aún para las personas más excluidas, como los inmigrantes, cuya integración le preocupa. Aludió asimismo a que en Cáritas también constatan que en A Mariña "no hay ningún recurso institucional para las personas sin hogar, siendo un punto de paso con bolsas de personas que tendríamos que atender".

También mostró sensibilidad hacia las mujeres vulnerables de Sudamérica que mafias y proxenetas convierten en objeto de trata. "Nos preocupa esa esclavitud de las mujeres, que también hay que denunciar en A Mariña".

El obispo ve signos positivos en espacios generados por la Iglesia con el programa preventivo Familia Educa, emprendido por San Aníbal y Cáritas Diocesana en Foz, donde trabajando con 36 niños, o la iniciativa de acogida de Cáritas y del Concello en Viveiro a seis familias con sus niños para su educación.

Preocupación por el futuro sin Alcoa

El obispo de Mondoñedo-Ferrol, Fernando García Cadiñanos, expresó este miércoles su preocupación por el futuro de la comarca ante la posibilidad de que la factoría de Alcoa, en San Cibrao, no vuelve a reactivarse. Añadió que el futuro de la comarca "pasa por inversión en industria y en infraestructuras, para que las empresas puedan descubrir que es factible invertir aquí". Considera que se precisa “una colaboración mixta, público privada, que siempre tiene que estar presente, no todo lo tenemos que dejar en manos del Estado, sino que la sociedad tiene una labor importante”.

García Cadiñanos entiende que si todo se fía al sector servicios, la comarca deja de tener futuro y “si no lo tiene, las poblaciones se van perdiendo. Vengo de una zona despoblada, que es Castilla, pero aquí todavía podemos hacer algo”, estima.

Un 2023 agridulce

El prelado hizo un balance agridulce de 2023, recordando su presencia en Ribadeo para acompañar a las familias de los jóvenes fallecidos en el accidente de Xove o la despedida de la congregación de Marta y María, que dejó el Hospital Asilo por las obras y espera que vuelva.

Contaminación en el mar

Cadiñanos consideró que la llegada de pellets de plástico "está politizada". "Lo que nos tiene que preocupar es la enorme cantidad de basura que llevamos al mar" e invitó a concienciarse del grave problema de contaminación para la conservación del medio marino y natural. "Tenemos que seguir despertando la  conciencia ecológica, el propio Papa Francisco habla del cuidado de la casa común".

Expresó su "solidaridad a las personas que viven del mar, que cada vez por desgracia son menos", pues el sector pasa por una transformación, "que tenemos que intentar que sea lo más humana posible y que se fije no solo en los intereses económicos, sino también en los de las personas". Además, animó a consumir pescado y marisco gallegos.

Nueva realidad eclesial

Habló de cambiar hábitos con las unidades pastorales ante la falta de sacerdotes y la reducción de las comunidades para organizarse en torno de núcleos, como en las tierras de misión, aunque "estamos más avanzados que en otras partes de España". Avanzó que dentro de cuatro años hará la visita pastoral a la comarca mariñana, tomando como base Viveiro.

Comentarios