Detenido por un delito continuado de daños a cierres de fincas en Mondoñedo

El presunto autor cortaba cables y cuerdas que delimitaban parcelas de la parroquia de Os Remedios ► Blandió una hoz y una estaca frente a la Guardia Civil, por lo que también le imputan un delito de atentado a agentes de la autoridad
Cuerda que guardaba el detenido en su bolsillo GUARDIA CIVIL
photo_camera Cuerda que guardaba el detenido en su bolsillo. GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil detuvo en Mondoñedo a un vecino del dicho municipio, de 52 años de edad, como supuesto autor de los delitos de daños y de atentado a agentes de la autoridad. El hombre había sido investigado por hechos similares anteriormente.

Esta situación se remonta a principios de mayo del pasado año, momento desde el que se sucedieron numerosos episodios de daños materiales en fincas situadas en la parroquia mindoniense de Os Remedios. Los destrozos tienen como origen un conflicto vecinal que ha derivado en la interposición de denuncias por parte de los propietarios de los terrenos derivadas de daños en los cierres perimetrales de fincas con ganado vacuno, que a consecuencia de esos desperfectos intencionados salieron del recinto en múltiples ocasiones, llegando incluso a internarse en la carretera N-634, con el consiguiente riesgo para la seguridad vial.

A raíz de esos hechos los agentes inician una investigación estableciendo un operativo policial al objeto de identificar al autor, ya que, a pesar de estar captado en varias grabaciones en el momento de cometer los daños, acostumbra a llevar la cara cubierta con un pasamontañas.

Alrededor de las once menos cuarto de la noche, en plena oscuridad y sin portar luz o elemento de visibilidad alguno, los guardias observaron a una persona con el rostro cubierto y portando en su mano derecha una hoz punzante y de hoja afilada, provista de un mango de un metro de longitud que avanza por el camino que conduce a las parcelas afectadas.

Herramientas incautadas al detenido GUARDIA CIVIL
Herramientas incautadas al detenido. GUARDIA CIVIL

Cuando dicha persona se aproximó lo suficiente al lugar donde se hallaban los agentes, estos  le sorprendieron identificándose como guardias civiles. Ante esto, el individuo responde blandiendo hacia ellos la hoz que sostenía con su mano derecha y una estaca que portaba en la izquierda. Transcurridos unos segundos y reiterándole que depusiese su actitud hostil, este continuó sin hacer ademán de soltar la hoz. 

Los agentes repelieron la amenaza y procedieron a la detención, comprobando que portaba asimismo cuchillos y alicates, con los que mientras se acercaba al lugar donde se encontraban los investigadores, pudo cortar más de 100 metros de cable metálico y arrancar estacas de madera del perímetro de las fincas.

En el momento de la detención, le encontraron en los bolsillos de su chaqueta más de 20 metros de cuerda que había arrancado de los cierres, con el propósito que no pudiese ser reutilizada por los propietarios de las fincas en ulteriores reparaciones, tal y como hasta entonces sucedía.