domingo. 22.09.2019 |
El tiempo
domingo. 22.09.2019
El tiempo

Cuenta atrás para O Naseiro

Varios grupos montando el martes las casetas, en O Naseiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Varios grupos montando el martes las casetas, en O Naseiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Los grupos de amigos y las familias apuran el montaje de las que serán sus casas durante la popular romería de Viveiro, una de las citas más esperadas del municipio y la comarca

El viernes arranca uno de los eventos más esperados del verano y de todo el año en Viveiro, tanto para los más jóvenes, que disfrutan al máximo de la celebración, como para los más veteranos. Casi una semana de fiesta continua que sirve para despedir al verano a lo grande. Música, comida, bebida y diversión son los aspectos clave que componen y conforman la conocida como Romaxe do Bo Xantar.

A pesar de los cambios de este año con respecto a los anteriores, como la prohibición del descenso del río por motivos medioambientales o la disminución de las zonas de aparcamiento y acampada en las proximidades del Landro, la celebración continúa en pie y la fiesta está asegurada. Los días previos conllevan un trabajo imprescindible, que es el de habilitar las parcelas para la comodidad de los asistentes, aunque no todos los componentes de los grupos participan en esta tarea.

Ana Travieso y sus amigos llevan ya desde el sábado habilitando y adaptando su "mesa", la cual será el hogar de todo el grupo de amigos durante los próximos días. Aunque la mayoría son de Viveiro, algunos vienen de León e incluso de Madrid. Treinta personas que han asistido a la romería en los últimos cinco años y piensan continuar con la tradición durante mucho más tiempo.

"La organización entre todos es muy complicada, lo hacemos como podemos, pero las expectativas nunca se cumplen, la verdad", cuenta Travieso. La sesión vermú triunfa entre los componentes de este grupo de amigos y la mayoría coinciden en que es su parte favorita de la romería. "Recuerdo el año en el que cayó una granizada, fue bastante desastre. Pero al final vimos el lado positivo y usamos el hielo para la bebida", bromea Ana. En este grupo de amigos coinciden en que la unión que se crea durante estos días es palpable y al final muchos de los grupos se van juntando y mezclando, yendo los asistentes a la romería de mesa en mesa para socializar y pasárselo bien.

Otro de los grupos, que inició el montaje de su mesa el lunes y que lleva ya siete años asistiendo a O Naseiro, es el de Francisco Rodríguez y sus amigos. "El año pasado tuvimos una boda y puede ser que llegase a haber cien personas aquí dentro de nuestra parcela", recuerdan como una anécdota divertida.

Julián González y sus amigos también preparan ya estos días y un año más la romería. A pesar de ser 22 en el grupo, solo siete consiguieron reunirse para esta tediosa tarea de montar el "caseto". "Las tardes en la romería nos gustan mucho. Estamos todos juntos en los sofás, tranquilos...", aseguran los jóvenes.

La eliminación del descenso humorístico del río es una de las novedades de este año, decisión tomada por motivos medioambientales. Las opiniones sobre el asunto son muy diversas. Mientras que a algunos les parece muy buena medida, otros coinciden en que no comprenden por qué se hace en esta romería pero en otras no. "Me parece que es una pena que se quite, pero en parte lo entiendo, porque si es para cuidar el medioambiente, es una decisión lógica", indica una de las amigas de Ana Travieso.

Cuenta atrás para O Naseiro
Comentarios