El CSIF reclama medidas urgentes al Concello de Viveiro para solucionar la crisis de la Policía Local

La central sindical habla de "sibilino acoso y malas formas" que soportan los agentes casi a diario ► Sugiere un cambio en la jefatura para acabar con el ambiente "tóxico" que dinamita la salud laboral ► Asegura que denunciaron el problema en múltiples ocasiones y que ya provocó bajas y la marcha de un funcionario
Un agente regulando el tráfico en Viveiro JMª ÁLVEZ
photo_camera Un agente regulando el tráfico en Viveiro. J. Mª ÁLVEZ

La dirección provincial de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Lugo insta al gobierno del Concello de Viveiro a adoptar de forma urgente todas las medidas que sean necesarias para solucionar la situación "insostenible" que vive la Policía Local, fruto de un entorno laboral "brutalmente tóxico y dictatorial", que está provocando serios problemas de salud a toda la plantilla.

El sindicato advierte de la dificultad que supone para los policías enfrentarse diariamente a situaciones de estrés y malas formas, "provocadas por la actuación de quien debe llevar a cabo la gestión de la plantilla de Policía Local, que dista mucho de ser la ideal para que cualquier trabajador pueda realizar su trabajo de forma satisfactoria" y añade que "las malas prácticas en la gestión de los recursos humanos por parte de los jefes acaban dinamitando la salud laboral".

Sostiene que "no es de recibo que esta situación se mantenga en el tiempo", pese a haber sido denunciada en numerosas ocasiones, y alerta de que está generando graves problemas de salud, con numerosas bajas laborales e incluso la marcha de un funcionario a otro ayuntamiento (Lugo), debido a la sobrecarga emocional provocada por el estrés, "el sibilino acoso y las malas formas a que son sometidos casi a diario".

Que las últimas bajas se hayan producido en este preciso momento no significa que se estén imponiendo como medida de presión por coincidir con la Semana Santa, sino que ha rebosado su vaso de salud laboral", aclara.

Añade que dicho ambiente "complica enormemente el ya de por sí complejo trabajo policial, provocando en los policías una dificultad añadida que repercute en el servicio a la ciudadanía".

El CSIF denuncia que esta situación no es novedosa ni reciente y recuerda que en los últimos años, tanto el sindicato como la plantilla han trasladado este problema a los responsables del Concello, tanto políticos como funcionarios, con el fin de restablecer un entorno laboral saludable en el cuerpo.

La central sindical valora que se haya dado algún paso, como el encargo de un informe a otra Administración –Diputación– para evaluar el alcance del problema, pero insiste en que desde el Ayuntamiento deben agilizar las soluciones, que "solo parecen pasar por un cambio en la jefatura del cuerpo", para que el problema no se enquiste de forma irreversible, lo que implicaría "desaprovechar varias generaciones de excelentes profesionales en detrimento del servicio a los ciudadanos".

En este sentido, destaca que los funcionarios de la Policía Local "desempeñaron durante años su labor de forma profesional y manteniendo siempre el sentido del cumplimiento del deber, a pesar de ser un cuerpo mermado en efectivos", carencia que "se palió en todo este tiempo con el esfuerzo y dedicación de los agentes". Recalca que la crisis no se debe a reivindicaciones salariales, de minoración de jornada, horarios o derechos laborales que se negocian siempre "con buena voluntad" por parte de CSIF y predisposición por parte de la Administración.