Crece el control sobre el jabalí en A Mariña

Medio Ambiente autorizó batidas de ejemplares en Trabada, Ribadeo, Barreiros y Viveiro en el año 2023. En la campaña anterior los tecores mariñanos registraron más de mil capturas
Un grupo de cazadores. AEP
photo_camera Un grupo de cazadores. AEP

La Consellería de Medio Ambiente autorizó medidas de control del jabalí en cuatro concellos mariñanos durante 2023, que se llevaron a cabo en Trabada, Ribadeo, Barreiros y Viveiro. En el concello trabadense permitieron 16 esperas y 12 batidas con perros atados, mientras que en el vivariense dieron luz verde a 16 batidas, en el ribadense permitieron seis y en el barreirense, cuatro.

Ningún municipio mariñano solicitó el plan específico de actuación para el control de la especie en núcleos urbanos y zonas periurbanas, aunque está a disposición de los que piden colaboración de la Xunta, porque cada vez se avistan más en zonas habitadas.

La temporada de caza comprende desde el 1 de agosto de un año hasta el 31 de julio del siguiente, por lo que la campaña 2023-2024 todavía está en marcha. En la anterior temporada (2022-23), en los concellos de A Mariña y Riotorto se superó el millar de capturas, registrando los tecores 1.039 ejemplares capturados.

Desde el departamento autonómico explican que las batidas con perros son disuasorias. Los cazadores llevan los canes atados en el rastreo de los jabalíes con la finalidad de desplazarlos de la zona en la que causan daños. Esta técnica se emplea fuera de la campaña de caza, por tratarse de la época de mayor sensibilidad para la cría y para afectar lo menos posible a la fase reproductiva o de cría.

Medio Ambiente precisa que las medidas posibles también incluyen actuaciones para evitar una superpoblación, así como para eliminar o minimizar los daños que esta pueda ocasionar —llegó a declararse emergencia temporal en varias comarcas por el gran volumen de daños registrados—.

Para ello se realizan mejoras en la gestión de los tecores, con planes de ordenación cinegética ajustados a la realidad, y en las áreas libres de caza agilizan la tramitación de solicitudes de cacería en épocas críticas y otorgan a concellos y ganaderos permisos para colocar jaulas trampa. Además, para evitar que los espacios naturales protegidos y las zonas de seguridad se conviertan en refugio de la especie autorizan la extracción puntual. Asimismo, se pueden realizar desencames con perros atados o batidas con perros y sin armas.

La modificación de la ley de caza facilita a los tecores contar con los cazadores necesarios para formar las cuadrillas al reducir el mínimo preciso de diez a ocho.

Sin censo por causa de su biología

La Administración no tiene un censo del jabalí porque las características fenológicas de la especie lo dificultan, pero Xunta y Ministerio de Agricultura colaboran para lograr una estimación a partir de puntos de monitoreo. Esos datos y los obtenidos de los planes de ordenación de los tecores permitirán el diseño de un plan de monitoreo en Galicia para facilitar el seguimiento continuado de las poblaciones

1,44 millones de ayudas

El DOG del 17 de enero publicó la orden de ayudas para paliar los daños que causan las incursiones del jabalí en cultivos agrícolas por importe de 1,44 millones de euros. Antes de cada temporada de caza, Patrimonio Natural se reúne con el sector agroganadero y con los cazadores para fijar el protocolo de actuación para prevenir o reducir daños.