La costera del bonito flojea en el golfo

La segunda marea de la cacea, al adentrarse en el Cantábrico, rinde menos que la primera, y ahora salen los tanqueros ► El Regino Jesús descargó este jueves 6.000 kilos en Burela pero de más lejos del Atlántico y el Zamorano apenas vio pescado
undefined
photo_camera El Regino Jesús, bonitero de Puerto de Vega pero de venta habitual en Burela, descargó este jueves en Absa 6.000 kilos y el precio medio llegó a 7,70 euros/kilo. EUROPA PRESS

La costera abrió con muy buenas perspectivas hacia el Oeste, pues en la primera marea los boniteros regresaron a puerto con bastante pescado en las bodegas tras pocos días de faena, pero conforme han tenido que buscar los bancos que se adentran en el golfo de Vizcaya, la situación es mucho más irregular por no calificarla de pésima.

Si bien este jueves el Regino Jesús, un barco asturiano con base habitual en Burela, vendió unos seis mil kilos en su primera descarga del Atlántico, a un precio medio bastante bueno de 7,70 euros el kilo de media, otros que han regresado a puerto tras probar en el Cantábrico no han visto bonito como en la primera marea. Es el caso del burelés Zamora II, propiedad de Antonio José Rojo, o "Zamorano" como lo conocen en el mundo del mar. "Mal, moi mal -asegura-, para leste non hai peixe, non marcan nada os aparatos e viñémonos con poucos días".

                      El Regino Jesús, bonitero de Puerto de Vega pero de venta habitual en Burela, descargó ayer en Absa 6.000 kilos y el precio medio llegó a 7,70 euros/kilo.
Un trabajador de la lonja. EUROPA PRESS

En efecto, el Zamora II echó apenas 700 kilos en Absa en esta ocasión y confirma que "unha cuadrilla de barcos viña de fóra e viñeron para dentro do golfo, chegaron este xoves pero tampouco pescaron nada".

Zamorano es consciente de que la pesca del bonito puede resultar muy errática porque "ao mellor catro días pescas arreo e logo a saber onde se meten ou navegan os bonitos; ocorre como coas anduriñas, un día ves pasar grandes bandos e aos seguintes non aparece ningunha". Siendo consciente de que "o peixe corre moito", también le apena que en la primera marea, donde los mercados suelen tener más expectación por el bonito, se lo hubieran pagado a tan solo cuatro euros y pico el kilo. 

"Agora vinme de aburrido e tamén aproveitarei para unha pequena reparación pero a frota andaba polo 46 ou 45,5 de latitude norte e cunha lonxitude no 5 ou no 4,5", explica sobre los barcos de cacea. E indica que los tanqueros vascos y montañeses acaban de salir en busca de los bonitos, pero sin resultados de momento.

"O que non matan, espántano porque cos sonar que levan, os poucos que haxa, embálanos", argumenta. Y cree que cogerán rumbo noroeste hacia el cantil donde saltaban delfines y el bonito también podría acudir a cebarse en la anchoa. En cambio, "pola parte sur do Cantábrico non se viu carnada".

                      El Regino Jesús, bonitero de Puerto de Vega pero de venta habitual en Burela, descargó ayer en Absa 6.000 kilos y el precio medio llegó a 7,70 euros/kilo.
Un operario colocando el bonito. EUROPA PRESS 

Sin bonito en cantidad pues han venido pescando 5 este viernes, diez este sábado y 15 otro día, también les duele que sí se ve "patudo", otro túnido de inferior calidad pero más grande, que suele arruinar los aparejos cuando entra. "Só podes traer un 5% do total do bonito así que de pescar moitos hai que tiralos pola borda", explica.

Si acaso la buena noticia es que la costera está siendo tempranera en relación a años anteriores, pues aunque fallan las últimas descargas, en Absa se han rulado a estas altura más de 86.000 kilos cuando por estas fechas del mes de junio del 2022 apenas llegaban a 10.000 kilos. Eso sí, a precio superior, a 7,5 euros/kilo de media.

Comentarios