jueves. 03.12.2020 |
El tiempo
jueves. 03.12.2020
El tiempo

La Costa de Lugo pierde más de medio millar de habitantes en el último año

Mondoñedo, una de las localidades que más población pierde. JOSÉ Mª ALVEZ
Mondoñedo, una de las localidades que más población pierde. JOSÉ Mª ALVEZ

El despoblamiento del rural, en Galicia, es evidente. La mayoría de la población se instala en las ciudades en busca, sobre todo, de oportunidades laborales. A pesar de las numerosas iniciativas para frenar el traslado a las grandes ciudades, el efecto parece no tener freno. En A Mariña se constata un año más. Los últimos datos dicen que en el año 2016 hay censadas 580 personas menos que en 2015.

Esta pérdida de población, que en el año 2016 es de 73.294, según los datos facilitados por el Instituto Galego de Estadística (Ige) no solo se explica por el traslado de los más jóvenes a las ciudades. También se explica por el saldo vegetativo, ya que según un informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística (Ine) en el primer semestre de 2017 hay casi el doble de defunciones que de nacimientos y que, tras Asturias, es la comunidad autónoma más envejecida de España, con casi una cuarta parte de su población por encima de los 65 años y una media de 47.

En A Mariña solo dos concellos lograron aumentar su población entre 2016 y 2015, aunque son subidas mínimas. Ribadeo, que se está convirtiendo en un concello donde cada vez hay más actividad de servicios, tiene censadas a 43 personas más y se acerca a los 10.000 habitantes (9.972) mientras que en Foz la subida fue de 17 personas y tiene a 2016 a 9.908 personas censadas.

Las mayores pérdidas poblacionales en los concellos están situados en el Oriente mariñano. En Trabada se perdieron en total 45 personas entre 2016 y 2015, un 3,8% de su población, mientras que en Riotorto el retroceso es de 42 personas y un 3%. Por último, en A Pontenova el bagaje es negativo también en un 2,7% de descenso, con 68 habitantes menos que en 2015.

Si nos remontamos a hace más de dos décadas, a 1996, la pérdida de población en A Mariña es de 5.651 personas. Si la progresión siguiera igual, en apenas un lustro la Costa de Lugo bajaría de los 70.000 habitantes.

Las cuatro grandes poblaciones de la comarca son las que aúnan a la mayor parte de la población. El 61% de los residentes en A Mariña viven en Viveiro, que sigue siendo la localidad con más habitantes con 15.615, Ribadeo, Burela y Foz, estos tres últimos entre los 9.500 y los 100 habitantes. El crecimiento de Ribadeo y el descenso de poblaciones cercanas como Riotorto o Trabada se puede explicar en las comodidades y mejores comunicaciones que se puede tener viviendo en una localidad con la A-8 a sus pies que en un concello del interior, peor comunicado, y con peores perspectivas laborales.

Si la comparación es entre los concellos que miran al mar y los que son de interior, la diferencia es todavía más amplia. Más del 78% de los habitantes de A Mariña están censados en municipios de la Costa, mientras que solo el 22% vive en ayuntamientos del interior, donde Mondoñedo sigue siendo el municipio con más habitantes, con 3.820, si bien es verdad que fue el ayuntamiento que más habitantes perdió en los últimos veinte años.

Los concellos buscan soluciones para intentar mantener a la población o atraerla. Son ayudas para fomentar la natalidad o tener suelo industrial donde las empresas puedan asentarse y así crear puestos de trabajo, que es el objetivo prioritario de los jóvenes cuando salen de la enseñanza. Pero todas estas ayudas no solucionan un problema que se tiene que atajar de una manera global, ya que se trata de una crisis nacional, no solo a nivel autonómico.

En la propia comarca mariñana se puede observar el trasvase que hay desde el interior hasta la Costa, donde están los núcleos importantes. Y también desde las parroquias hasta los núcleos urbanos, donde sobre todo las personas mayores tienen más cerca servicios básicos, como los centros de salud o los supermercados.

"Foz está bien situada geográficamente, en el centro de la comarca"
Foz es uno de los dos municipios, junto a Ribadeo, que ha subido en población entre 2015 y 2016 (+17). Aunque es una subida mínima, es un buen dato. Aunque no en todos los lugares de un concello tan amplio como en Foz se vive igual. Mientras que las parroquias del interior van perdiendo población, el núcleo urbano y las parroquias cercanas a éste y a la Costa se mantienen o crecen.

Para el alcalde Javier Castiñeira, Foz es un sitio atractivo para vivir por varios motivos. «En primer lugar tenemos cinco colegios, dos guarderías y un instituto, y eso es algo importante», subraya. "Tenemos muy a mano el hospital, un centro de salud que funciona muy bien y un clima social bueno que atrae a la gente para que se asiente aquí", continúa el munícipe. "En verano hay muchas actividades, ambiente, escuelas deportivas, varios clubes y una cosa importante, y es que geográficamente estamos situados en el centro de A Mariña, y hoy en día donde en casi todas las casas trabajan los dos progenitores, es algo importante, porque estamos cerca de Ribadeo y de Viveiro, de Alcoa y del hospital", afirma.

Aún así, Castiñeira trabaja para asentar población en Foz. "De hecho la semana que viene voy a poner encima de la mesa un borrador a los compañeros de la corporación para dar ayudas a la natalidad, que pueden ir desde los 300 a los 500 euros, y que son un grano en un granero" apunta, y cree que el tema se tiene que abordar desde un punto de vista más global. "Lo importante al final es que los que residan aquí tengan buenos servicios, buenos colegios y todo lo necesario para desarrollarse", apunta.

 

"Hay que tener buenos servicios e infraestructuras para fijar población"
Para Alfredo Llano, presidente de la Mancomunidad, el despoblamiento del rural «está en una grave crisis» y cree que la fórmula para atajarlo debe ser "integral, abierta y compartida por todas las administraciones y concellos".

Desde la Mancomunidad de Municipios de A Mariña se trabaja para intentar asentar población. ¿Cómo? "Dando buenos servicios, como por ejemplo la sanidad, que es una buena manera de mantener a la gente, o reclamando unas buenas infraestructuras, para que haya empresas que se asienten en la zona", dice Llano.

Otra de los factores que últimamente está siendo clave en el futuro económico de la comarca es el turismo. "El que haya mucho movimiento, con fluidez, es bueno, porque son oportunidades de trabajo para mucha gente de aquí", dice Llano, que afirma que intentar impulsar desde el organismo comarcal "el turismo etnográfico, el turismo deportivo, las rutas de senderismo... En definitiva, potenciar todo lo que es bueno y positivo para que la gente pueda crear un modelo de vida aquí", explica Llano. Pero la realidad es que en los últimos 20 años A Mariña ha perdido más de 5.000 personas. "Debería ser al revés", dice Llano, pero hay otra realidad, y es que la industria se ha ido automatizando mucho más y ya no se ocupan tantos puestos de trabajo", dice, y concluye. "A Mariña es un potencial social y económico muy grande, hay que tener fe porque las posibilidades son muchas, pero hay que implicar a todas las administraciones, concellos y empresarios para que vengan empresas aquí y hacer un plan globa".

 

"Damos ayudas de 1.500 euros por nacimiento"
Uno de los municipios que más habitantes ha perdido en el último año es Riotorto, un 3%. "Claro que se nota; ya no solo por la gente que se va, y la gente mayor que fallece, sino que en los últimos años hemos tenido una serie de desgracias, como la niña que cayó del caballo con 16 años u otro hombre que trabajaba en un camión de Coren que murió en un accidente con 55 años", dice Clemente Iglesias, el alcalde.

Para intentar retener a la población, el municipio mariñano da ayudas de entre 900 y 1.500 euros a cada nacido si cumplen tres requisitos: que alguno de los progenitores esté empadronado con una antigüedad de seis meses; que inscriban a nacido en el registro civil de Riotorto y que los tres primeros años lo escolaricen en el colegio local. "Este año hemos tenido seis casos, no está mal", apunta el regidor.

Desde el ayuntamiento de Ritorto se están dando los pasos para aprobar el documento urbanístico para el polígono industrial, según comenta el alcalde. "Tenemos que tener una base industrial", dice, y apunta. "Yo tengo demanda de cuatro o cinco empresas, muy localistas, que se quieren establecer aquí, que demandan suelo industrial", dice.

Aún así, Iglesias cree que desde la Xunta y otras administraciones se debería hacer más para que no existe el despoblamiento del rural. "También estamos estudiando hacer un censo de casas vacías y ofrecerlas, hablando antes con sus propietarios, con un alquiler barato, de 100 o 120 euros, para incentivar que la gente se venga a vivir aquí", subraya.

Según Iglesias, la mayoría de la gente de entre 25 y 40 años de Riotorto se va en busca de trabajo "bien a Lugo, bien a la Costa, a Ribadeo, Foz o San Ciprián, si trabajan en Alcoa", y concluye. "También está ganando población Meira, ya que nosotros aunque pertenezcamos a A Mariña también lo hacemos a la comarca de Meira, donde tenemos varios servicios".

 

La Costa de Lugo pierde más de medio millar de habitantes en el...
Comentarios