martes. 13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo

Un corto de Mondoñedo en su lucha contra el despoblamiento llega ya a 250.000 personas

El cementerio viejo de Mondoñedo es escenario de varias escenas del corto. ARCHIVO
El cementerio viejo de Mondoñedo es escenario de varias escenas del corto. ARCHIVO

Está grabado con un formato especial de sonido denominado 8D y colaboraron en el mismo 17 personas

La lucha de Mondoñedo contra la despoblación está encontrando un aliado en el mundo del cine. La directora Patricia Niironen fue la encargada de filmar una historia en un formato experimental con audio espacial 8D que tiene como eje fundamental tanto la ciudad mindoniense como algunas de sus distintas zonas rurales. Está ya en el cuarto de millón de visualizaciones

La teniente de alcalde Elena Candia recuerda que fue un proyecto presentado a los fondos europeos GDR dentro del programa Mondoñedo Valley y que les encajaba perfectamente porque daba la oportunidad de generar contenidos digitales que posicionan el territorio visibilizando que se trata de un sitio seguro, con servicios y de gran belleza "que son todas cousas que queríamos transmitir".

Candia recuerda que cuando empezaron con esta lucha contra el despoblamiento no esperaban conseguir la respuesta que se están encontrando "porque está chegando xente con talento e gañas de facer cousas, que agora están amañando casas e iso para nós é moi importante". Dice que para ella y para el resto de compañeros del gobierno municipal, que encabeza el alcalde Manuel Otero, "ten mérito que se fixen en nós porque sabemos perfectamente que hai outros sitios con denominadores comúns a nós, así que temos que coidar ben a nosa oferta, pero conseguimos demostrar que podemos ser unha ventá ao mundo e iniciativas coma esta xeran un gancho". 

En cuanto al cortometraje propiamente dicho, se enmarca dentro del género de terror y se centra en el personaje de Virginia, una mujer de 39 años que decide volver a Mondoñedo, el pueblo de su padre, a realizar una investigación con los ancianos del lugar para un documental acerca de los mitos y leyendas de la zona. Es allí donde se ve obligada a enfrentarse a sus mayores miedos, aceptar y superar la pérdida de su padre con el cual no tenía buena relación y había fallecido por covid-19. En el proceso, la mente le juega malas pasadas, aunque con la ayuda de su tío conseguirá superarlas. 

Elena Candia anuncia su intención de trabajar con formatos similares y reseña los "pequenos éxitos" que van logrando

Finalmente vuelve a Madrid con una nueva visión de su pueblo y también de su niñez, aunque tendría que volver tras ganar una subvención para poder filmar el documental. 

Sus promotores destacan que a la hora de decir sí a un proyecto como este no perdieron de vista que el objetivo fundamental era "visibilizar el pueblo de Mondoñedo además de preservar los mitos y leyendas de la zona, salvaguardando su memoria histórica. Por otro lado, se solidariza con la situación actual en la que se encuentran los docentes universitarios, y se representa la situación de la pérdida de un ser querido ante el covid-19". 

Los colaboradores en el corto son Ana Landeta, Arturo de las Heras, Carolina Juste, Estefanía Suárez, Felipe Debasa, Francisco Cal Pardo, Fran Cornide, Juan Manuel López Labrada, Miriam Bastante, Nathali Machado, Noemi Fariñas, Pablo Díaz, Rocío Fernández, Roberto Reigosa, Salvador Bellver, Viviana Fernández Pico y Xavi Roselló. 

GÉNERO. Con respecto a la elección del género de terror para grabar este cortometraje, sus creadores destacan que "en la actualidad el concepto de películas de terror ya no es algo común. Gran parte de la población ha perdido el miedo a este tipo de películas, aunque aún seguimos consumiendo éste género". 

En lo que sí inciden es en la elección del formato del sonido 8D para realizar este trabajo, porque no es algo habitual, pero destacan que precisamente lo eligieron "para ampliar la sensación de terror puesto que esta te atrapa y te acaba provocando una nueva impresión". A juzgar por el número de reproducciones que están consiguiendo, parece que ese efecto lo están consiguiendo con creces. 

CONSEGUIDO. Elena Candia se muestra muy satisfecha de haber conseguido ese número de reproducciones, que además confía en que continuarán creciendo y les servirá para conseguir el objetivo de seguir promocionando Mondoñedo en ámbitos muy diversos, aunque reconoce que la gente joven es capaz de aportar un plus de actividad que sirve para crear una imagen de marca que es importante para el municipio y ese objetivo de luchar contra el mal del despoblamiento contra el que anticipa que continuarán desarrollando nuevas actividades.

Casco histórico de Mondoñedo. ARCHIVO
Reclamos ► Un casco histórico muy fotogénico
Los distintos rincones que ofrece el casco histórico de Mondoñedo son un reclamo para el mundo audiovisual porque conservan un encanto que se puede plasmar con facilidad en una pantalla. La creadora de este corto supo darse cuenta de ello y lo aprovechó.

Una lucha que se extiende por cada municipio 

El objetivo de conseguir asentar población en entornos rurales es algo que trae de cabeza a los alcaldes de prácticamente todos los municipios. En la comarca de A Mariña solo Barreiros se salva de una caída de población y va ganando habitantes de forma más o menos continuada. Pero la realidad es que las amplias zonas rurales cada vez con menos habitantes son una realidad complicada de gestionar porque implican una gestión del territorio muy compleja a muy distintos niveles. Por eso desde Mondoñedo están particularmente implicados en conseguir que la gente se mude a su municipio, conscientes de que cuentan con un buen entorno natural que pueden complementar con buenos servicios. 

Aunque las cifras de ventas de casas rurales son, en general, buenas si se comparan con las de hace unos años, la realidad es que siguen estando lejos de las necesidades reales que existen para conseguir cubrir un vasto territorio que lleva décadas viendo cómo sus habitantes caen en picado.

Un corto de Mondoñedo en su lucha contra el despoblamiento llega ya...
Comentarios