Domingo. 22.07.2018 |
El tiempo
Domingo. 22.07.2018
El tiempo

El Concello trata de ordenar el mercado burelés, donde hay puestos irregulares

Uno de los puestos del mercado de Burela. AMA
Uno de los puestos del mercado de Burela. AMA

Alcalde y primer teniente de alcalde acudieron para disuadir de la colocación frente a vados ►Ambulantes con lugar y tasas correctas se quejan de la competencia de los manteros

El alcalde de Burela, Alcalde de Burela, Alfredo Llano, y el primer teniente de alcalde, Ramiro Fernández, acudieron este viernes al mercado de los viernes para comprobar su distribución y tratar de disuadir a vendedores de bolsos, ropas y cedés mal colocados o sin permiso para ello. El punto más conflictivo, donde había artículos expuestos en el suelo o en tableros, era la esquina de las calles Lamestra y Castelao.

El Ayuntamiento había vallado ese lugar para que nadie se instalase en el acceso, donde existe vado de un gran edificio y negocios cuyo frontal podrían verse afectados, pero algunos vendedores no lo respetaron.

A media mañana el regidor acudió para pedirles que dejasen libre el lugar señalizado,aunque no se mostraron muy dispuestos. El mercado burelés, que en verano puede congregar a más de ochenta ambulantes mariñanos y de otras comarcas, continúa en expansión y este viernes los puestos abarcaban la calle Castelao, superando incluso la confluencia con Beiramar.

El Concello ha barajado trasladar el mercadillo de los viernes, que goza de notable afluencia de clientes y vendedores, hacia otras zonas como Torrentes

Llano explicó en el lugar que tratarán de dar forma a un reglamento para llevar a pleno y que permita a los feriantes abonar las tasas de los puestos por tres, seis o doce meses, algo que facilitará su labor, así como el adecuado el control del mismo.

Se pretende así mejorar el cobro de tasas —comerciantes que cumplen se quejan de quienes no lo hacen—, y evitar perjuicios al comercio de la zona.

Otro aspecto es el de la seguridad, ya que puestos mal colocados o u ocupando demasiado la calzada dificultarían el paso de vehículos de incendios o ambulancias, en caso de emergencia. Este viernes varios visitantes se extrañaban de que la Policía Local no actuase para corregir este y otros detalles.

El Concello ha barajado trasladar el mercadillo de los viernes, que goza de notable afluencia de clientes y vendedores, hacia otras zonas como Torrentes, algo que parece no se hará. Otra idea era utilizar las plazas del Concello y A Mariña, junto con la calle Pardo Bazán que las une.

El Concello trata de ordenar el mercado burelés, donde hay puestos...