El compromiso y el sacrificio, el secreto del éxito verde

El Club de Mar Castropol ha logrado el ascenso a la Liga A de la LGT ganando las seis banderas en las que ha participado
castropol12
photo_camera Celebración de la embarcación de Castropol por la victoria en la Bandera Princesa de Asturias. AMA

Alegría y felicidad inmensa fue lo que sintieron el domingo el equipo del Club de Mar Castropol tras la victoria en la Bandera Princesa de Asturias, en casa, lo que además propició el ascenso matemático a la Liga A de la Liga LGT para la próxima temporada.

Una temporada, esta, donde el conjunto asturiano ha dominado con mano de hierro la Liga B, donde ha ganado las seis regatas en las que ha participado. Solo queda por disputar la Bandeira Muros de San Pedro, que será el próximo sábado, y el Teresa Herrera el último fin de semana de agosto.

Uno de los grandes artífices de este éxito ha sido Daniel González, Zeta, que en su primer año como entrenador ha conseguido el ascenso. Él cree que ha habido dos claves: "La primera es que hemos hecho un grupo humano y deportivo muy bueno, con gente con mucha experiencia como Luis Pazos y Abel Illanes", dice. "Y la segunda es que el que iba a ser nuestro mayor rival en la Liga B esta temporada, el Chapela, subió a la Liga A al renunciar uno de los equipos de esa Liga", explica. "Ellos eran nuestro rival a batir, y juntando las dos cosas, pues no digo que fuera fácil, pero ahí están los resultados, seis victorias en seis banderas", dice.

Y no solo son las victorias, sino la manera de conseguirlas, con diferencias bastante amplias. "Sí, la mayoría de los triunfos fueron holgados, solo la de Perillo fue más disputada, pero en el resto desde el primer o el segundo largo ya remábamos solos", argumenta.

El compromiso y el sacrificio han sido dos valores que han estado presentes esta temporada en el equipo masculino del Club de Mar Castropol. "En ese sentido estoy muy contento", reconoce Zeta. "En este deporte, si no haces un invierno duro de entrenamientos luego no rindes; necesitas tener un fondo físico de invierno detrás para optar a ganar y nosotros lo hemos hecho", asegura. "Muchas semanas solo descansamos dos días y en otras muchas un día, entrenando fines de semana, festivos...", subraya.

Ha habido un gran compromiso; muchas semanas de dos días de descanso y de solo un día

Para Zeta esta ha sido su primera experiencia como entrenador, algo diferente a lo que había hecho hasta ahora. "Ha sido un arma de doble filo, porque la mayoría de los remeros son amigos o conocidos, empecé o coincidí con ellos, salen en mi pandilla y a veces es difícil separar la parte deportiva de la personal", explica.

Aún no ha terminado esta temporada, queda la Bandera de Muros y el Teresa Herrera, pero le pregunto por el futuro, por la próxima temporada. "Ahora mismo cuesta hablar un poco de la próxima temporada, porque hay que dar un descanso", dice. "Lo lógico y deseable es que haya una continuidad, que este trabajo se siga haciendo los próximos años", dice. "Cuando nos comparamos con los rivales de la Liga A, cuando hemos coincidido, tenemos un nivel medio, para estar entre el cuarto y el sexto", señala. "Mi idea y mi pensamiento es que el proyecto continúa con dos o tres cambios", afirma.

Cuando nos comparamos con rivales de la Liga A, tenemos un nivel para estar entre el cuarto y el sexto

Lo que recuerda muy bien Zeta es la celebración por la victoria el domingo en casa. "Yo nunca había remado con la trainera de Castropol en casa y, sin duda, es la regata que más gente mueve de la Liga B y me atrevería a decir que todas las demás banderas", explica. "Había mucha gente animando con el pañuelo verde; en este pueblo se vive mucho el remo porque es un club con 76 años y quien más quien menos ha tenido amigos o familiares remando y, cuando se dan estas circunstancias de ir primero y poder ascender, muy más motivos para que la gente se acerque al puerto», señala. "Fue espectacular", concluye.
 

Comentarios