sábado. 24.07.2021 |
El tiempo
sábado. 24.07.2021
El tiempo

El comité europeo contradice a Alcoa sobre el coste de hibernar las cubas

El interior de la fábrica de Alcoa
El interior de la fábrica de Alcoa
En base a un informe sostiene que es más caro un apagado temporal que mantenerlas activas mientras se hace la venta. Le preocupa el impacto del cierre de Aluminio en Alúmina y en Europa

El presidente del comité europeo de Alcoa, Stian Nordal Jensen, remitió una carta a los trabajadores de San Cibrao en la que sostiene que el coste de apagar temporalmente las cubas “podría ser más alto que mantenerlas en funcionamiento” mientras se consolida la venta, en contra de lo que defiende la multinacional, que solo está dispuesta a vender una vez cerrada la electrolisis pues ve urgente frenar las pérdidas que ocasiona y que cifra en 1,2 millones semanales.

El órgano sindical encargó a la asesora Syndex un contraperitaje para analizar “las posibilidades de mantener la planta abierta” y la principal conclusión es que si se encuentra un comprador que continúe con las cubas en funcionamiento en un plazo de 30 a 40 semanas “esto sería más barato que cerrar temporalmente las cubas”, por lo que, sin entrar a considerar el impacto negativo en la región “hay una sólida razón económica contra el cierre temporal de las cubas”.

El comité europeo también alerta de que la decisión de prescindir de la fabricación de aluminio supone “una amenaza para la viabilidad a largo plazo” de la fábrica de Alúmina y teme por los efectos que pueda tener en centros de trabajo de Madrid, Hungría y Holanda. “Los colegas de estos países han expresado su preocupación por las posibles consecuencias”, dice, al creer que se reducirá la actividad en puestos de responsabilidad y que aumentarán los gastos generales de otras plantas.

El comité europeo sostiene que el cierre es una “decisión estratégica a nivel corporativo” que no tiene en cuenta “el potencial de San Cibrao y las graves consecuencias sociales y económicas para toda una región”, pero además supone “un paso más en el debilitamiento de la base industrial de Europa, sucumbiendo al juego de poder de otros actores globales como China”. Jensen muestra su “gran preocupación” por la estrategia industrial de Alcoa en el continente y se pregunta si sigue interesada en Europa “como base para la producción o solo como mercado para vender productos importados”.

El comité acusa a la dirección de Alcoa de no mostrar “mucha compasión con la gente que siempre ha sido muy leal a la empresa”, en alusión al propio órgano europeo y a los trabajadores de San Cibrao, y reseña que en los últimos dos meses hubo “serias disputas con la gerencia que podrían haberse evitado si esta hubiera involucrado a los empleados en una etapa más temprana del proceso y hubiera prestado más atención al impacto de esta decisión en la gente y en la comunidad”.

Jensen también remitió una carta a la dirección el 30 de julio y espera recibir respuesta en una semana. En ella, además de los argumentos antes explicados, le pregunta si Alcoa está dispuesta a cooperar en la búsqueda de un comprador o inversor y si se puede llegar a un acuerdo para mantener las cubas operativas sin apagarlas, ni siquiera de forma temporal.

El comité europeo contradice a Alcoa sobre el coste de hibernar las...
Comentarios