viernes. 06.08.2021 |
El tiempo
viernes. 06.08.2021
El tiempo

El comité de Alcoa desconfía hasta ver "papeles" y exige la vigilancia del Gobierno

En su protesta los trabajadores caminaron de Río Covo a San Cibrao al grito de "Sepi, traidora, A Mariña non perdoa" y cortaron la Nacional

El anuncio del Gobierno sobre el desbloqueo del proceso de venta es acogido con cierto escepticismo por el comité de empresa, que reclama "papeles escritos" sobre ese acuerdo e insiste en la necesidad de que las administraciones garanticen la viabilidad de la operación y la solvencia del comprador. En estos términos se pronunció el presidente del colectivo sindical, José Antonio Zan, ayer en el transcurso de la última movilización de los trabajadores, que consistió en una caminata desde Río Covo hasta el centro de San Cibrao, con corte de la carretera general por medio.

"Sepi, traidora, A Mariña non perdoa", "Sen industria non hai futuro", "A solución, unha intervención", "Fóra ianquis, pandilla de mangantes", "Maroto échale ovarios" o "Si no hay solución, Gobierno dimisión", fueron algunas de las consignas que cantaron los participantes en su recorrido desde el centro social de Río Covo hasta la carretera nacional, donde ocuparon el cruce y cortaron el vial en ambos sentidos con barricadas de neumáticos a los que prendieron fuego. También colgaron en la pasarela superior monigotes con las caras de Roy Harvey, Álvaro Dorado y Pedro Sánchez, además de un avión en alusión al viaje de la ministra a Estados Unidos. Los trabajadores, muchos acompañados de sus familias, continuaron caminando después hasta el centro de San Cibrao, donde terminó la protesta junto al Museo do Mar al grito de "A Mariña sálvase loitando".

"Hasta que no tengamos papeles escritos seguimos hablando de notas de prensa. Nosotros necesitamos papeles escritos, saber cuál es el acuerdo al que han llegado plasmado en un papel", comentaba el presidente del comité sobre las conclusiones de la reunión de la ministra con el máximo responsable de la multinacional, pero puntualizaba que sus informaciones eran que "Alcoa iba a tardar quince días en valorar lo que le había presentado el ministerio y ese posible desbloqueo".

Los representantes sindicales insisten en que las administraciones deben vigilar y respaldar esta operación para darles las garantías necesarias. "Necesitamos que alguien garantice que el comprador es solvente y que alguien dé viabilidad a la operación, y ese tienen que ser el Gobierno y la Xunta, no hay otra», aseveró Zan, quien insiste en que «tienen que estar detrás y garantizar la operación; lo que no podemos es vernos como los compañeros de A Coruña y Avilés el día de mañana sin tener a nadie que avale la venta".

En su opinión la mejor opción es que intervenga la Sepi. "Si encuentran otra fórmula que nos sirva también podemos hablar de ello, pero la Sepi nos servía a todos", dice.

CIG. El sindicato CIG transmite su "cautela" ante el anuncio del Gobierno. "Esperemos que non sexa un intento de gañar tempo por ningunha das partes implicadas e que desta vez si se materialice unha rápida solución para a fábrica do aluminio", apunta el secretario xeral, Paulo Carril, quien reclama garantías sobre la "recuperación de todas as capacidades produtivas e o mantemento de todos os postos de traballo".

La CIG defiende que "a fórmula ideal" para garantizar el éxito de la operación es que la Sepi adquiera las instalaciones para después buscar el mejor comprador "coa calma necesaria para non cometer os mesmos erros que na Coruña e Avilés e coa tranquilidade de manter empregos e produción en tanto se resolve a operación". En todo caso urge a "apartar a Alcoa da propiedade e dirección da fábrica, pois non abandonou o seu plan de peche e despedimentos".

El comité de Alcoa desconfía hasta ver "papeles" y exige la...
Comentarios