domingo. 27.09.2020 |
El tiempo
domingo. 27.09.2020
El tiempo

El comité de Alcoa insiste en que el futuro de la fábrica pasa por evitar que se paren las cubas

Centenares de trabajadores se desplazaron a Santiago para exigir a la Xunta y al Gobierno que obliguen a la empresa a negociar con Liberty para dar una solución a la actividad industrial ‘

As cubas non se paran. Esa es una de las consignas que gritan los trabajadores de Alcoa desde el principio de sus reivindicación y la que este viernes volvieron a repetir centenares de ellos que se concentraron frente al Parlamento gallego con motivo de la sesión constitutiva de la Cámara. "El problema que tenemos es que la empresa quiere parar la cubas y una vez que se paren estaremos todos despedidos y A Mariña sin fábrica", aseguró el presidente del comité, José Antonio Zan, que subrayó que "las cubas no se pueden parar y eso es lo que estamos intentando explicar a los políticos y lo que los políticos tienen que entender".

"La empresa ha disfrazado desde el primer momento la misma mentira y es que querían apagar las cubas y si eso pasa la fábrica está cerrada y eso no nos sirve ni a nosotros, ni a A Mariña ni a Lugo", añadió, y recalcó que la dirección les obligaba a firmar esa parada pasadas las seis semanas de negociación con Liberty para sentarse a negociar con el grupo británico: "Hace dos meses Liberty se quiso sentar con Alcoa, pero Alcoa no quiso saber nada y ahora nos dicen, nos sentamos seis semanas pero después paramos las cubas, eso no es sentarse a negociar con nadie".

"Estamos luchando aquí fuera lo que tienen que hacer ahí dentro", dijo Zan, en relación a los políticos y volvió a reclamar que tanto la Xunta como el Gobierno "deben decirle a esta empresa que se siente a negociar sin condiciones". "No vamos a ceder y el Gobierno no puede permitir que una multinacional engañe a una ministra y a un conselleiro de Industria no sentándose a la mesa con ellos», afirmó. "Lo que tiene que hacer esta empresa es sentarse a negociar con Liberty hasta que lleguen a un acuerdo y no puede haber otra salida porque no se puede aplicar un Ere habiendo una empresa que está dispuesta a dar continuidad al empleo y a la producción".

Zan, que puso en duda la voluntad negociadora de Alcoa después del plantón del jueves con el que dio por zanjada la negociación del Ere, asegura que tiene que ser el Gobierno de España el que actúe «y decirle a la empresa quien manda aquí y si no quieren que le entreguen las llaves, que esta fábrica ya era del Estado antes de que vinieran ellos". "Si tiene que volver a la Sepi que vuelva, como si es por un minuto para después venderla a otro, pero lo que no pueden permitir es que se paren las cubas, que son el corazón de la fábrica", añadió. "Ahora tenemos que apoyar a la Xunta y al Gobierno para que cojan a la empresa y que se ponga a negociar con Liberty", indicó Zan dirigiéndose a los trabajadores desplazados en Santiago y les adelantó las palabras del secretario general del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero, de que el Gobierno sentará a la empresa para seguir la negociación "antes del lunes". De hecho, estas palabras son la única noticia que tienen al respecto de si habrá o no otra reunión con la multinacional.

UNIDAD. Desde el comité insisten en que su lucha es para darle futuro no solo a la fábrica sino a la comarca: "Nosotros no vamos a firmar el fin de A Mariña lucense, ni ahora ni nunca", dijo y subrayó que la lucha «no es por subirnos el salario o por un nuevo convenio, lo que estamos haciendo es luchar para que A Mariña, Lugo y toda Galicia tenga un futuro industrial porque será un futuro de bienestar".

Desde la CIG, Xosé Paleo insistió en que "a nosa forza é manter as cubas arrancadas, dende que as paremos estamos mortos" y subrayó que otro de los pilares que les da fortaleza en sus reivindicaciones es la unidad entre todos los miembros del comité.

Delante de los trabajadores que se acercaron a Santiago, los miembros del comité subrayaron que no darán ni un paso atrás en sus reivindicaciones para conseguir un futuro para la única planta de producción de aluminio primario que queda en estos momentos en España. La empresa tiene previsto convocar una reunión para realizar la firma de las actas.

La empresa tiene previsto convocar una reunión para realizar la firma de las actas
La empresa no se volvió a pronunciar desde que el jueves emitiera un comunicado en el que explicaba que no había acudido a la reunión prevista con los representantes de los trabajadores porque "un importante grupo de personas con monos de trabajo y distintivos de la planta de San Cibrao han impedido su acceso con intimidación y violencia". Sin embargo, fuentes próximas a la misma aseguran que habrá otra reunión para firmar las actas aunque no se sabe si esta será presencial o se hará a través de videoconferencia.

En el comunicado emitido el jueves, la empresa daba por zanjado en periodo de consultas asegurando que había sido "inviable" encontrar una salida acordada a la situación que sufre la planta, "con pérdidas semanales superiores al millón de euros".

"Lamentablemente, todas las alternativas propuestas fueron rechazadas por la comisión representativa de los trabajadores y Alcoa cuenta ahora con 15 días para comunicar su decisión", aseguraba el escrito. En su última propuesta la empresa propuso sentarse a negociar con Liberty con las cubas en funcionamiento, pero proponía la hibernación de las mismas a partir del 21 de septiembre si no llegaban a un acuerdo con el grupo británico. Y este extremo es el que rechazan de plano los trabajadores, que ven en la hibernación de las cubas la muerte de la fábrica.

El comité de Alcoa insiste en que el futuro de la fábrica pasa por...
Comentarios