miércoles. 30.09.2020 |
El tiempo
miércoles. 30.09.2020
El tiempo

El comité de Alcoa afronta una "reunión larga" en el último día de negociación del Ere

Cree que Liberty House tiene un proyecto "concreto, solvente y claro" para el complejo de San Cibrao

La dirección de Alcoa España y el comité de empresa de la planta de San Cibrao han iniciado este martes una nueva reunión para negociar el expediente de regulación de empleo (Ere), la última antes de que venza el plazo previsto para ejecutar el despido colectivo que finaliza precisamente hoy. Aun así, el presidente del comité, José Antonio Zan, ha dicho a la prensa allí congregada no saber "si es la última o no". Lo que sí se prevé es que sea "larga".

"Esperamos que hagan caso a la autoridad laboral y suspendan el proceso al haber un comprador en firme que aporta una solución para evitar tanto el cierre de las instalaciones como un despido colectivo, sea en directo o en diferido", dijo Zan. Ante la cita, varias decenas de trabajadores llevaron su protesta a Lugo

Con respecto al posible comprador, la compañía británica Liberty House Group, Zan apuntó que el encuentro del lunes en Santiago "fue bastante bien". "Tienen un plan y saben lo que quieren hacer con nuestra fábrica", dijo. 

Trabajadores de Alcoa. SEBAS SENANDE

Evitar el fin de las cubas de Aluminio en San Cibrao exige un principio de acuerdo que, a día de hoy, último de las consultas previas para el Ere, no existe. España podría quedarse en breve sin producción de aluminio primario y A Mariña con mil puestos de trabajo menos, un desastre que los trabajadores y administraciones quieren desactivar con reuniones contrarreloj. Aunque la meta no está en el mismo lugar para todos. La actual propietaria de la planta, Alcoa, planteó este lunes dos alternativas a los trabajadores que tienen una condición clara: parar las cubas de electrolisis, un "empecinamiento" que el comité de empresa rechaza de plano. 

"Se nos muere el corazón de la fábrica", decía José Antonio Zan tras una mañana de trámite con Alcoa, a la espera de mejores noticias o concreción en el plan de compra y viabilidad que pretende Liberty House. "Siguen insistiendo en la hibernación de las cubas", lamentaba sobre Alcoa, que aceptaría, no obstante, cambiar el Ere por un Erte de dos años que dé tiempo a aclarar el futuro y las intenciones de todos. 

Comité y Xunta quieren evitar los despidos y obligar a la multinacional a negociar ya la venta de la fábrica de Aluminio

Los trabajadores cuentan con el apoyo de la Consellería de Economía y Emprego, que, como autoridad laboral y a la vista de los términos de la oferta de compra del grupo británico y capital indio, ha solicitado una vez más a Alcoa que se avenga a negociar la venta de la planta. La aceptación del Ere depende en última instancia de la Xunta y los trabajadores lo ven ahora como un fraude de ley al haber una salida y no querer aplicarla. "Hai unha solución para Alcoa, unha solución posible, industrial", dijo el conselleiro Francisco Conde, cuya prioridad es el mantenimiento del empleo y la actividad en San Cibrao. Liberty quiere toda la fábrica pero acepta comprar ahora Aluminio, sin la parada de cubas previa que Alcoa mantiene como condición para cualquier avance. 

A la espera de ver qué depara la reunión de este martes, el despido de los 534 trabajadores de Aluminio, más otros tantos que caerían en las empresas auxiliares, sigue su trámite, a pesar de las dos propuestas realizadas este lunes por el presidente de Alcoa, Álvaro Dorado. "Siguen erre que erre —lamenta el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan—, cuando nosotros pedimos mantener el 100% de la producción para garantizar la viabilidad de la fábrica". El problema, en su opinión, es que "Alcoa lleva boicoteando la negociación desde hace mes y medio. En dos meses no se ha movido nada, quieren parar las cubas, que es como si ofrecen matar la vaca pero negociar el método de sacrificio". 

PLAN CONCISO DE LIBERTY. Por contra, los sindicatos aprecian la propuesta de compra desde Liberty House, explicada en la mañana de este lunes ante el conselleiro de Industria y por la tarde en la sede de UGT Galicia en Santiago a los sindicalistas. 

Estos quieren una paralización de una semana o diez días en el proceso de Ere, manteniendo activas las cubas, para que el grupo británico y Alcoa puedan negociar pues creen que Liberty podría concretar una compra en ocho semanas, algo que en su opinión ocasionaría menos pérdidas a Alcoa que costear un futuro rearranque de la electrolisis. Lamentan la negativa de la multinacional que solo interpretan como una manera de "atacar a la fábrica". "Incluso es más factible —sostiene—, vender en 30 o 40 semanas que aplicar el cierre que pretenden ya". 

Por contra, el plan integral del conglomerado metalúrgico británico para dar continuidad al aluminio primario en España lo ven "concreto, solvente y claro", sobre todo porque también aportan la experiencia de haber comprado y reactivado otras plantas en Europa. Zan dice que "saben perfectamente cómo llevar a cabo este proceso de transición y conseguir viabilidad para la planta". 

En una primera fase pretende aplicar la cogeneración con gas para conseguir electricidad más barata y después sumar fuentes renovables como las solares y de hidrógeno para fabricar aluminio verde, contando con el apoyo de la política energética europea y del Ministerio de Transición Ecológica. La extracción de alúmina de la bauxita y completar todo el proceso es de interés para estos inversores pero antes quieren "las cubas funcionando". 

Pero todo está muy en pañales porque, además de no haberse aprobado todavía el Estatuto de Industrias Electrointensivas, tampoco Alcoa le ha facilitado en esta fase datos de la fábrica. Previo a cualquier acuerdo de venta es necesaria una investigación de la situación empresarial, que requeriría varias semanas.

El comité de Alcoa afronta una "reunión larga" en el último día de...
Comentarios