Una clase impartida en la naturaleza

La empresa Coca Cola, en colaboración con la asociación medioambiental Chelonia, escogió las playas de San Cibrao para llevar a cabo una de las ochenta limpiezas programadas este año dentro del programa Mares Circulares, con el que buscan concienciar de la necesidad de producir menos residuos y aprovechar los que se generan.
Los jóvenes recogiendo y seleccionando los residuos, en la playa de A Caosa. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Los jóvenes recogiendo y seleccionando los residuos, en la playa de A Caosa. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Más de una treintena de estudiantes de primero y segundo de Eso del IES Marqués de Sargadelos de San Cibrao participaron el pasado martes en una limpieza de los arenales de A Caosa y Cubelas como parte del programa Mares Circulares que Coca Cola lleva a cabo con la asociación medioambiental Chelonia, con el fin de llamar la atención sobre la situación extrema de los océanos por la elevada concentración de residuos. Una clase impartida en la naturaleza, que arrancó con una charla teórica sobre la necesidad de consumir con responsabilidad para generar menos basura y la puesta en marcha de acciones para tratar de reutilizar la mayor parte.

Una campaña de sensibilización que contó con el respaldo del Concello de Cervo y el grupo El Progreso, que apuestan así por la mejora del entorno, que quedó un poco más limpio tras la retirada de 45,64 kilos efectuada por los jóvenes, con el apoyo de Asier Lusarreta, voluntario de Chelonia, y el jefe de proyectos de la entidad para España, Antonio Castro. Este último reconoció al término de la jornada que se trata de una cantidad de residuos "dentro da media das praias que non están tan sucias" a lo que ayuda, apuntó, que no es época de grandes temporales que suelen arrastrar elementos más grandes, como maderas o neumáticos.

Los jóvenes recogiendo y seleccionando los residuos, en la playa de A Caosa.
Dos de los alumnos, en el arenal. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La mayor parte de lo recogido en los arenales sancibrenses fueron plásticos y gomas, con una veintena de kilos, pero también muchas cuerdas y redes enmarañadas en las que se acumulan plásticos y otros restos, lo que los hace más complicado de ver, justo lo que contaban Íker Fernández e Íker Teixeira, dos de los alumnos participantes. "Pensábamos que estaba más limpia la playa, pero hay basura entre las algas", aseveraban los jóvenes, pertrechados de guantes, gorras y bolsas de distintos colores para cada residuo aportadas por la organización.

Envases de plástico de comida, botellas y un tubo de pasta de dientes fue lo que recogieron los jóvenes, mientras sus compañeras Antía, Aldara y Ashley se sorprendían de haber encontrado hasta un cartucho, además de envoltorios, restos de espuma sintética y residuos de ladrillos. Cápsulas de café y gomas del pelo fue lo más llamativo para Íker García.

La iniciativa forma parte del compromiso de Coca Cola de reciclar el equivalente al cien por ciento de los envases que comercializa

En general, los niños se mostraron encantados con la iniciativa y descubrieron a pie de playa algunos de los residuos más difíciles de ver y recoger como les explicó Castro en la charla previa, como es el caso de los microplásticos (menos de cinco milímetros), que forman ya las llamadas sopas de plásticos, uno de los grandes problemas medioambientales en la actualidad, porque pasan a la cadena alimenticia y al ser humano. También hallaron bastocillos de los oídos, que la gente tira por el inodoro y hasta la cabeza de una jeringuilla, "que, por sorte, son infrecuentes", recalca Castro.

Algunos de los alumnos muestran material recogido en la playa. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Algunos de los alumnos muestran material recogido en la playa. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Pero también hubo algún "tesouro, como un anzuelo dos caros", como recordaba el director del IES, José Rubal, quien hizo un balance "muy positivo" de la iniciativa, pues "está ben que se conciencien de que non é máis limpo o que máis limpa, senón o que menos ensucia", dijo.

La concejala de medio ambiente de Cervo, Mali Méndez, se mostró también encantada de colaborar "e máis nas praias onde eles pasan o verán", al tiempo que recordó la gran apuesta del Concello por el fomento del reciclaje.

Antonio Castro, María Sande y Mali Méndez, con los alumnos, en la casa de la cultura de San Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Antonio Castro, María Sande y Mali Méndez, con los alumnos, en la casa de la cultura de San Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ

APUESTA. La actividad sirvió para conmemorar en A Mariña el Día del Medio Ambiente, el pasado domingo, y el Día de los Océanos, que se celebró este miércoles, gracias a la apuesta de Coca Cola de mejorar el entorno en donde opera —son 80 las acciones similares que hará en este 2022 en playas, embalses y ríos— y como parte del compromiso de la multinacional de reciclar el equivalente al 100% de los envases que comercializa y que salen de fábricas como la que la embotelladora tiene en A Coruña y la que su responsable de Comunicación de la zona Noroeste, María Sande, animó a los niños a visitar.

La empresa, recordó, apuesta por otras acciones en el cuidado del medio ambiente a través de su Estrategia de Sostenibilidad para Europa Occidental, Avanzamos, como es el uso de envases cada vez más ligeros o la implicación del sector hostelero en la lucha contra el cambio climático a través del programa Hostelería Por el Clima.

Comentarios