sábado. 25.09.2021 |
El tiempo
sábado. 25.09.2021
El tiempo

Los chiringuitos, la otra costera del verano

Tres clientes disfrutando de una cerveza en el chiringuito de Esteiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Tres clientes disfrutando de una cerveza en el chiringuito de Esteiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Muchas de estas terrazas nos transportan a un estado casi zen en un entorno natural, aunque otras funcionan como restaurantes

Una puesta de sol en pleno verano, después de un largo día de playa o de un rápido chapuzón, con una cerveza fría sobre la mesa y el horizonte marino como telón de fondo. Puede que para muchos sea un sueño pero en A Mariña es posible disfrutar en chiringuitos playeros rodeados de un entorno natural privilegiado. Unos se caracterizan por su ambiente relajado, casi zen, en playas tranquilas; otros se encuentran en arenales con mayor ajetreo. Algunos funcionan como bares con una gran terraza; otros, como los de O Vicedo, más bien tienen vocación de auténticos restaurantes.

La decena de negocios playeros con los que cuenta la comarca son un lujo. De ahí que algunos tengan las consumiciones algo más caras que en otros locales hosteleros, "porque las vistas se pagan", asegura el propietario de uno. Todos ellos tratan de hacer su agosto en la temporada estival. Son la otra costera del verano lucense, con la del bonito.

La ensoñación de relax veraniego nos puede llevar, de manera inconsciente, a otro océano o continente sin salir del municipio de Xove. Es lo que sucede en el Esteiro Sur Café, situado en una explanada sobre la playa del mismo nombre, a la que se accede por la carretera litoral o, desde el mismo arenal, por un camino de tierra. Es un espacio amplio, con mesas de madera al aire libre y hamacas ubicadas de cara al mar en las que disfrutar del paisaje. Cuenta también con una zona cubierta con una carpa que lo convierte en el lugar ideal para comer una ración, un bocadillo o una hamburguesa.

Una réplica de una estatua moái de la Isla de Pascua y el ambiente surfero, ya que son muchos los jóvenes que acuden al arenal xovense para practicar este deporte acuático, le dan un toque exótico al chiringuito, que nos acerca más al océano Pacífico que al Atlántico que baña parte de Galicia. La música de fondo ayuda a conseguir ese estado de tranquilidad que se une a la suave brisa del mar, el sonido de las olas y la puesta de sol sobre la entrada de la ría de Viveiro.

En la playa focense de Llas está Machete Beach, un chiringuito que comparte una posición elevada como el de Esteiro desde la que se observa el mar hacia un lado y el núcleo urbano de Foz, con la costa de Barreiros como telón de fondo, hacia el otro. Además de buena música, este local ofrece una amplia carta de cócteles, entre los que llama la atención el mojito de Ribeiro. Además, ofrece la versión sin alcohol para aquellas personas que quieran mantener el tipo durante el verano o tengan que coger el coche.

Barreiros también cuenta con varios negocios de estas características. Uno de ellos es El Pirata, en la playa de San Bartolo, muy espacioso y concurrido, como el de As Pasadas. El tercero es el Quilla de la playa Anguieira. Su promotor escogió un lugar más recóndito y tranquilo para iniciar este recién estrenado proyecto.

La réplica de una estatua moái y el ambiente surfero hacen distinto el recinto de Esteiro

De aspecto moderno, la peculiaridad de este chiringuito, que lo diferencia de los demás, son las sesiones de música en directo con las que atraer a la clientela y amenizar las mañanas o tardes de verano. Los tres establecimientos de playa barreirienses muestran una misma estética con mesas de metal o plástico combinadas con otras de madera. Todos cuentan, además, con una carta de picoteo.

En Area, junto a históricos negocios situados en las inmediaciones del arenal como el Flora o los restaurantes Nito y Louzao, se puede disfrutar de un espacio típicamente playero ubicado sobre una inmensa explanada de césped y arena, el Kenia Area. Su filosofía se basa en disfrutar de una buena consumición con la mejor música de fondo, tal y como indica la pizarra de la entrada.

En el oriente mariñano, llegando a la frontera con Asturias, se encuentra el chiringuito de Os Castros, ubicado en la playa ribadense del mismo nombre, que fue elegido como el séptimo mejor de Galicia hace un par de años. Este negocio está a medio camino entre la terraza de una cervecería y el local con servicio de comidas. Las mesas de la zona delantera, al aire libre, son ideales para tomar algo, mientras que la zona cubierta de la parte trasera sirve para comer. Las sardinas, ese pescado tan típico de las fiestas de verano, el churrasco y el pulpo son los platos más demandados.

PARA COMER. Los chiringuitos aprovechan su tirón veraniego no solo para ofrecer consumiciones o helados a los bañistas, turistas o gente de paso en las playas, sino también para dar comidas. Muchos cuentan con una carta básica de bocadillos, paninis o raciones con las que picotear algo rápido cuando el hambre aprieta. Sin embargo, otros como el chiringuito de la playa de Xilloi o el de Abrela, tienen su gran potencial en la restauración que atrae a muchas personas, incluso en días nublados.

Este fenómeno hace que sean lugares con un ambiente más movido por la carga de trabajo.

El local de Punta Anguieira se suma a las otras dos terrazas de las que goza el municipio

El merendero Los Árboles, en Xilloi, tiene un nombre en consonancia con la zona arbolada que da sombra a sus clientes. La hora del mediodía es un no parar de camareros y gente. Decenas de personas se acercan para disfrutar de una comida al lado de la playa y, especialmente, degustar uno de sus platos estrella: las croquetas de calamares en su tinta. Si la opción es pasar un día en familia, este chiringuito cuenta con una zona infantil y otra juvenil con futbolín o billar. Para acabar con un buen sabor de boca, en este merendero se puede disfrutar de una de las mejores tartas de la abuela de toda la comarca. Es irresistible marcharse sin pedirla.

Pero si hablamos de comidas, la palma de oro se la lleva el chiringuito de Abrela, al funcionar como un auténtico restaurante. Da igual que haga frío, llueva, o haga sol. Este chiringuito siempre está hasta los topes. Su fama se centra en pescados, frescos y de gran calidad, ya que su propietario también lo es de la pescadería O Grallal, en Covas. En este caso, lo recomendable es acudir con reserva.

A estos dos chiringuitos de comidas se pueden sumar las dos carpas de la Pulpería Mario ubicadas en Barreiros, una en la playa de Coto y la otra en la playa de Reinante. Estos establecimientos son de temporada y su principal función es servir comidas.

SORTEA NDO OBSTÁCULOS . La ecuación chiringuito- verano-sol se cae por la borda si se traslada a los municipios mariñanos este inestable verano. Sin embargo, la falta de buen tiempo, que no de calor, no impide que la gente acuda a estos locales para comer o pasar la tarde. La afluencia fue aceptable, aunque no la esperada, durante el mes de julio, según los propietarios de estos locales, y existe la confianza de que la situación mejore en agosto.

Los chiringuitos, pese a ser terrazas al aire libre consideradas seguras, también se ven afectados por las nuevas restricciones del coronavirus. A pesar de ello, siguen con las pilas cargadas para ser, un año más, los reyes del verano.

Refrigerios entre los 2,80 y 4,20 euros

Os Castros ▶ Caña de Mahou 5 estrellas + agua de 33 cl

3,20 €

Quilla Anguieira ▶ Caña de Estrella Galicia + agua de 0,5 litros

2,80 €

El Pirata San Bartolo ▶ Caña de Estrella Galicia + agua de 33 cl

3,00 €

Machete Beach Llas ▶ Caña de Mahou 5 estrellas + agua de 33 cl

3,50 €

Mirador de Carlos A Marosa ▶ Caña de Mahou + agua de 0,5 litros

3,00 €

Esteiro Surf Café ▶ Caña de Mahou 5 estrellas + agua de 0,5 litros

3,00 €

Kenia Area ▶ Caña de Estrella Galicia + agua de 33 cl

4,20 €

Chiringuito de Abrela ▶ Caña de Estrella Galicia + agua de 0,5 litros

2,80 €

Los árboles Xilloi ▶ Caña de Mahou 5 estrellas + agua de 0,5 litros

4,20 €


 

Los chiringuitos, la otra costera del verano
Comentarios