El CEO de Alcoa insiste en no invertir más en la factoría de San Cibrao

Bill Oplinguer reiteró la intención de la empresa en una conferencia, mientras continúa el rearranque de las cubas de la planta de Aluminio paradas en los dos últimos años
Instalaciones de Alcoa en San Cibrao. EP
photo_camera Instalaciones de Alcoa en San Cibrao. EP

La dirección Alcoa insiste en no financiar más las pérdidas de su negocio en España, al que ha puesto tope en los casi 200 millones de dólares que quedan en caja, según manifestó el CEO del grupo, Bill Oplinguer, esta semana en el marco de la conferencia Global Metals, Mining & Critical Minerals, mientras continúa el proceso de rearranque de las cubas paradas durante los dos años en la planta de Aluminio de San Cibrao (Cervo).

Oplinguer aseguró que las conversaciones sobre el futuro del complejo mariñano continúan con todas las partes implicadas, sindicatos y los gobiernos de las administraciones cental y autonómica. El directivo advierte que ha dejado claro que "Alcoa no invertirá más efectivo en esa factoría" y que explicarán a todas las partes la situación de la fábrica.

"Haremos todo lo que esté bajo nuestro control para que esa instalación sea viable, pero necesitaremos el apoyo de los sindicatos y del Gobierno, y tenemos claro que no pondremos más dinero", zanjó, según recoge el diario Economía Digital.

El ejecutivo de la compañía con sede en Pittsburgh reitera así la intención que puso sobre la mesa en el pasado mes de enero, cuando la multinacional presentó los resultados anuales, disparando entonces todas las alarmas al indicar que la matriz del grupo no seguiría financiando las pérdidas de su negocio español.

Bill Oplinguer cifró entonces el tope en unos 220 millones de euros, cantidad que incluye las existencias de caja y las líneas de crédito disponibles para operaciones en San Cibrao. El directivo consideró que se trataba de una cuantía "insuficiente" para completar el rearranque de la planta de Aluminio, pactado con el comité de empresa.

En ese momento también advirtió que la puesta en marcha del rearranque aumentaría el drenaje de los fondos disponibles. "Tenemos un acuerdo de viabilidad que queremos cumplir pero, si lo hacemos, eso acelerará ese drenaje de caja y esa es una situación en la que todo el mundo perdería", recalcó.

Durante la precampaña autonómica acordó con el Gobierno y la Xunta trabajar en la búsqueda conjunta de una solución que permitiese a la planta tener una factura energética sostenible en el tiempo, lo que posibilitaría dar estabilidad al complejo aluminero, lo que podría conseguirse mediante ayudas públicas vía Perte. Asimismo resulta imprescindible acelerar la construcción de los parques eólicos vinculados a los contratos de PPA  que ha formalizado con las energéticas Endesa y Greenalia.

Comentarios